miércoles, 23 de enero de 2019

Leyes espirituales para el crecimiento interior . Por Ro_Sa



Con atención permanente y amor, con conciencia de nuestros procesos interiores y sabiendo siempre que el mayor objetivo es crecer hacia la autenticidad de nuestro ser pleno, podemos transformar nuestra visión para sanar y liberarnos. La paz nos conecta con los atributos del universo que son nuestra esencia: felicidad, amor, salud. Lo mágico es que cuando dejamos de buscarlos porque lo somos, la vida nos responde con cambios concretos.

Conocernos a nosotros mismos y entender cómo funciona el universo, cuáles son sus leyes espirituales, nos labra el camino.
Sólo a partir del amor propio podemos comenzar a sanarnos y a trascendernos

La primera condición es la aceptación y el amor propio. Nada tiene que ver con la vanidad o el egoísmo. Es sencillamente una forma sana de relacionarnos con nosotros mismos y el primer paso hacia la espiritualidad. Así como respetamos a los demás debemos hacerlo con nosotros. Cultivar el amor hacia nuestro propio ser es una primera forma de liberación de las trampas de la mente.

Esto incluye aceptar nuestro proceso de vida y perdonarnos. También tratar bien nuestro cuerpo con buenos hábitos y bonitos pensamientos. Cuando cambiamos la manera usualmente despectiva como nos tratamos, que sólo no llena de culpa y desprecio, podemos tener una relación armoniosa con la vida. Más aún cuando se trata del camino espiritual, donde algunas veces confundimos la severidad con espiritualidad.

Si somos parte del universo, tenemos la responsabilidad de tratarnos con amor porque somos una manifestación de algo más grande, del infinito. Sólo honrándonos, asumiendo las diferentes fuerzas que se manifiesta en nosotros, aprendiendo a escuchar nuestro espíritu, permitiéndonos ser felices y tener cosas buenas, cuidándonos, perdonándonos, podemos comenzar a evolucionar.

De nada sirve la disciplina, la entrega a los otros, la búsqueda espiritual la primera manifestación de amor incondicional es hacia nosotros mismos.
Tenemos un poder personal que estamos llamados a asumir

Este concepto de poder no es poder social, sino poder sobre nosotros mismos y las diferentes formas de poder universal que tenemos. Se trata de tomar responsabilidad sobre la propia vida, porque uno mismo crea su experiencia, y determina si es feliz, saludable o no. Esto implica saber que el mundo exterior refleja mi mundo interior porque yo veo diferente, y porque además atraigo lo mismo que yo doy hacia fuera. Somos seres energéticos. Por tanto, el único que puede definir mi destino soy yo mismo, con voluntad e intuición.

Esto quiere decir, además de honrarse a uno mismo, amarse y escuchar su voz interior, asumir su poder personal. Poder que tenemos para definir cómo nos sentimos, cómo actuamos. Para elegir aprender desde la dicha o el dolor. También para decidir hacer los cambios que se necesarios para desarrollarse. Tener una vida equilibrada es indispensable enriquecernos y desarrollar nuestro ser. La enfermedad es reflejo de pérdida de poder en la vida, de que no estamos escuchando nuestro espíritu en un aspecto determinado.
Hay un orden universal que nos guía y nos enseña

Nuestro poder de acción se enmarca dentro de un orden cósmico que es el universo. Nosotros somos parte de ese universo, somos uno. La sabiduría está en aceptar y comprender lo que “debe ser”, pero al mismo tiempo actuar para desarrollarnos y realizarnos. Podemos sintonizarnos con él a través de la intuición. Cuando estamos conectados con la vida comprendemos cuál es nuestro propósito espiritual, la misión que tenemos en el mundo. Estamos sintonizados con nuestro camino en la vida, aquello que amamos y que hacemos con excelencia mientras hacemos un aporte al mundo.

Saber que las experiencias todas son maestros, que lo que más resistes es lo que más debes aprender. Que la incertidumbre es parte de la vida, porque la vida es cambio y eso la hace hermosa y que el miedo te dice que estás desarrollándote. Es decidir hacer lo que disfrutas y lo que te interesa a pesar de los miedos, pues es tu llamado. Sabes que la incertidumbre es asombro y posibilidad y te dejas sorprender. Sabes que la vida es cambio permanente y decides abrazarlo. Aceptas las situaciones sin resistir, porque eso te quita energía, mientras conservas tu poder decidiendo no victimizarte, sino sacar lo mejor de ellas, decidiendo cómo las enfrentas, permitir que te hagan fuerte. Así fluyes.
Estamos en sintonía con el universo cuando aceptamos, estamos presentes y somos plenamente conscientes

La conciencia plena no permite que lleguen pensamientos viejos que nublen nuestra visión. Si estamos completamente presentes estamos en unión con el universo, sin interferencia de la mente que juzga, teme, desea o rechaza. Estamos iluminados si somos conciencia. Pero además es saber que lo que buscas siempre está dentro de ti: la salud, la seguridad, la alegría, la paz y el amor vienen de dentro.
Aceptar es:


Es encontrar la satisfacción aquí y ahora. Perdonar, dejar ir el pasado. Porque además todo el mundo es único, es un regalo vivir tu ser. No tomar nada personalmente. No se trata de tí: cada uno está lidiando con sus cosas lo mejor que puede, más bien sé compasivo con ellos. Es no juzgar porque el juicio viene del ego. Es saber que cada uno es diferente y hace lo mejor que puede. Es pensar positivo porque siempre hay algo bello. Es cuidar los actos y las palabras que crean realidades. Sobre todo, siempre observar los pensamientos que son una poderosa fuerza en nuestra vida e ir más allá de ellos porque no son “yo”.

Ayurveda del Tibet

Los grandes beneficios del contacto físico


Existen innumerables estudios sobre los beneficios del contacto físico y casi todos llegan a la misma conclusión: el tacto encierra varios secretos relacionados con el bienestar. No es casualidad que sea el sentido que tenemos más desarrollado al nacer.


Desafortunadamente, nos encontramos en una sociedad, sobre todo, en las grandes ciudades, que nos invita a todo lo contrario: a no tocarnos. Cualquier roce se vuelve sospechoso o molesto. Queremos conectarnos con los demás a través de un aparato, a distancia. Poco a poco, perdemos los valiosos beneficios del contacto físico y, aún así, nos preguntamos por qué hay tanto malestar psicológico en el mundo.


“La caricia adormece, y a una región conduce más cercana a la tierra, a su silencio y sueño, bien tendidos, dichosos”.
-Jorge Guillén-


La piel es, literalmente hablando, una extensión del sistema nervioso. Por eso, las percepciones táctiles se traducen casi automáticamente en estados fisiológicos del cerebro. El contacto piel con piel incide en nuestro bienestar y es una valiosa fuente de salud mental. Profundicemos.


La buena salud, uno de los beneficios del contacto físico


La ciencia ha comprobado que un toque amistoso hace que la piel emita una señal al cerebro. El principal efecto de esto es una reducción en la producción de cortisol, la hormona del estrés. Esto, a su vez, desinhibe la producción de linfocitos, que son la primera línea de defensa del sistema inmune.


Así mismo, se comprobó que otro de los beneficios del contacto físico es que incrementa la producción de serotonina, dopamina y oxitocina. Todas esas hormonas tienen un importante papel en la sensación de bienestar.


Por ejemplo, hay un estudio con mujeres que sufrían frecuentemente migrañas. A algunas de ellas se les proporcionó un masaje simple. Todas las que tuvieron acceso a ese contacto físico, experimentaron que su dolor disminuía. En otra investigación, se aplicó una descarga eléctrica a algunas voluntarias. Las que tomaron de la mano a su marido sintieron con menor rigor la descarga.


El contacto físico incide en la persuasión


El doctor Nicolás Gueguen, de la Université de Bretagne-Sud, ha estudiado en detalle los beneficios del contacto físico. Mediante sus experimentos, pudo comprobar que dar un toque sutil, en la parte superior del brazo, incrementa notablemente las posibilidades de que una persona acepte las peticiones de otra.


Se pudo verificar que, por ejemplo, las camareras reciben una mejor propina en los restaurantes, si establecen ese contacto físico con los clientes. A esto se le llamó “el toque de Midas”. Así mismo, en otro estudio se comprobó que la gente estaba más dispuesta a obsequiar un cigarrillo a quienes se lo solicitaban, si habían recibido ese toque suave en la parte superior del brazo.


En otro estudio, se propuso una encuesta callejera falsa. Los resultados indicaron que solo el 40% de los transeúntes mostraba disposición a responder, cuando no había contacto físico. En cambio, cuando se introducía un sutil toque, el porcentaje subía hasta el 70%.


El vínculo con los demás se vuelve más estrecho


En otras de las investigaciones, se comprobó que el contacto físico activaba la zona de córtex cerebral. Esta región tiene que ver con los sentimientos de conformidad y confianza. A partir de estos resultados, se concluyó que quienes se relacionan con los demás usando el tacto, son percibidos como personas más honestas y confiables.


Uno de los experimentos puso a prueba el valor del contacto físico de otra manera. Deliberadamente, dejaron montones de basura regados en la calle. Alguien pedía a quienes transitaban por allí que le ayudaran a recoger los desperdicios. El 63% aceptó prestar la ayuda. Ahora bien, cuando se introdujo un gesto de contacto, la proporción subió hasta el 93%.


Las personas sienten más simpatía por quienes establecen contacto físico con ellas. En Francia, los usuarios calificaron mucho mejor a los vendedores que les daban la mano, o una palmadita en el hombro, que a quienes no lo hicieron. Eso sí, las variables culturales pueden hacer que estos resultados varíen.


El contacto físico con uno mismo


El sexólogo Javier Sánchez ha estudiado el tema del contacto físico con uno mismo. Llegó a la conclusión de que hay fuertes prohibiciones, sobre todo en las niñas, para que toquen sus genitales. Esto tiene un efecto en la vida adulta: muchas sienten como si su propia sexualidad no les perteneciera.


En el caso de los hombres, las familias suelen reprimir y hasta castigar las expresiones táctiles de afecto. Muchas veces, se les insta a que “sean duros”, que no sientan lo que toca su piel. De lo contrario, se les cataloga de frágiles y poco masculinos. Esta es la razón por la que muchos hombres tienen dificultades para acariciar.


Como hemos visto, los beneficios del contacto físico son tantos, que incluso acariciarse a uno mismo tiene efectos positivos. Los primates, que tienen un cerebro menos evolucionado que el nuestro, invierten el 20% de su tiempo en tocarse mutuamente. Por eso cabe la pregunta: ¿sabemos comunicarnos con el tacto?


Edith Sánchez
Atrévete a ser feliz

lunes, 21 de enero de 2019

Un diario de gratitud para ser más feliz



En el último reencuentro con las amigas de siempre, estas Navidades, quise regalarles algo. Les dediqué unas letras tras una foto nuestra, dentro de un bonito diario. La idea es que cada una recoja en su diario lo que quiera. Aunque les sugerí llevar a cabo un diario emocional, o un diario de gratitud.


A nivel racional enseguida surgen las preguntas ¿Por qué un diario? ¿Para qué registrar lo vivido como si fuéramos adolescentes? ¿Por qué emocional o de gratitud? ¿Para qué expresar nuestro agradecimiento? ¿Si escribimos nos vamos a sentir mejor? ¿Nos servirá para expresar nuestras emociones? En realidad, reflexionar y escribir sobre nuestro sentir día a día puede servirnos para reconocer, valorar y agradecer todo lo que tenemos y a quien tenemos.
Un diario emocional para sentirnos mejor


Escribir un diario emocional es una opción sencilla y eficaz para conseguir un mejor bienestar psicoemocional. Conocerse a uno mismo, descubrirse y reconocerse es un primer paso para ser feliz. Ser consciente de cómo manejamos nuestras emociones y conflictos diarios es una vía del autoconocimiento y supone un viaje vertiginoso y aventurero que bien merece la alegría de vivir.


Si registramos en un diario nuestras vivencias y situaciones, pensamientos previos, emociones sentidas y reacciones, podemos hacer consciente nuestra forma de actuar. Así, al cabo de unos días o semanas podremos valorar con más facilidad esa forma propia de actuar, pensar y sentir que caracteriza nuestra personalidad. Si algo no va bien, podemos intentar cambiarlo.


Por qué escribir un diario te aporta bienestar
Escribir un diario proporciona numerosos beneficios: te ayudará a equilibrar tu bienestar emocional y a poder empezar a conocer tu mundo interior.


Cómo empezar nuestro diario emocional


Sencillamente, necesitas una libreta o folios y un bolígrafo o incuso el mismo ordenador sirve. No hace falta que lo hagas a diario, pero sí que elijas el momento y el lugar adecuado para estar tranquilo, y te sientes periódicamente cuando haya una probabilidad baja de que te puedan interrumpir. Piensa en lo acontecido durante el día, describe cada situación relevante y cómo te has sentido frente a ella.


Comienza por revisar las situaciones que consideras más importantes, la decisión que has tomado ante una duda, cómo te has comportado en una determinada situación, qué has sentido y qué pensabas cuando sentías esas emociones. No juzgues los hechos, piensa en cómo te han hecho sentir. Al practicar la escritura emocional, serás consciente de las emociones y pensamientos que a menudo no te paras a reconocer.


Escribir para liberar emociones
Escribir es una verdadera herramienta terapéutica. Ayuda a aclarar ideas, ahondar en nuestras emociones y eliminar pensamientos nocivos.


Después de unas semanas, puedes leer tu diario y preguntarte sobre las emociones que se repiten, las que ni aparecen, y sobre los pensamientos que tienes o lo que haces en cada una de las situaciones. Entonces podrás cambiar algunos aspectos de tus pensamientos para que las situaciones te hagan sentir de otra manera. Incluso podrás aprender a gestionar tus emociones para que no te afecten negativamente.


Diario de gratitud, razones para ser feliz


La gratitud, revisada recientemente en un estudio llevado a cabo por la Universidad de Valencia, y desde la Psicología Positiva en el ámbito de la psicología humanista y existencial, se relaciona con el bienestar, la felicidad, la salud, la resiliciencia y la prosocialidad. Así, numerosos estudios y teorías avalan la idea de practicar la virtud de la gratitud como motor de mejora de nuestro bienestar y felicidad.


“La gratitud no es sólo la mayor de las virtudes, sino la madre de todas las demás”
-Marco Tulio Cicerón-


Del latín gratitúdo, la gratitud es el sentimiento que nos obliga a estimar el beneficio o favor que se nos ha hecho o ha querido hacer, y corresponder a él de alguna manera, según la RAE.


Como decía Santo Tomás de Aquino, la gratitud se compone de reconocimiento, agradecimiento y retribución. Ser conscientes de todo lo que la vida nos ofrece, agradecerlo y devolver esos beneficios en forma de retribución a la persona o la vida nos hace sentirnos mejor.


Para qué un diario de gratitud


Podemos aprender y practicar la gratitud para ser más felices. Un primer paso sería comenzar por anotar las cosas materiales básicas por las que estás agradecido, y cómo te hacen sentir. Continúa por ti mismo, cómo de agradecido te sientes por estar vivo, o por estar rodeado de familia y amigos. Reflexiona sobre tus habilidades, fortalezas y virtudes, y escribe sobre tus situaciones y experiencias del día a día.


Si además te enfocas en las emociones y los sentimientos que te afloran al sentirte agradecido, potenciarás muchas más de estas situaciones y las emociones de alegría, bienestar y felicidad se multilplicarán.


Cristina Tabernero Neira


Atrévete a ser feliz


Respuestas #21. Por David Topí




127 Hola David, ¿cuál es tu opinión sobre el Efecto Mandela? Ya que a mi ya van dos experiencias sobre la muerte de personajes famosos y al pasar los años veo noticias de ellos y resulta que siguen vivos.


El efecto Mandela es un término que se asocia a personas que recordaban haber visto por televisión exactamente el momento en el que Nelson Mandela murió en la cárcel. El funeral en su honor, y todo lo demás. En realidad, Mandela sobrevivió al presidio, y vivió algún tiempo fuera de él antes de fallecer. Pero por mucho que digamos de que eso es así, de que su memoria podría haberles jugado una mala pasada, a muchos les cuesta asumirlo. Lo vieron “con sus propios ojos”.

El proceso a través del cual un evento que sucede en una de las realidades paralelas que co-existen en nuestro planeta termina “colándose”, a nivel mental, en la nuestra es la causa de lo que se conoce como el efecto Mandela. Nuestro planeta, como estructura multidimensional que es, posee varias realidades paralelas en las que se producen diferentes versiones de muchos de los eventos que nosotros, en esta realidad, a la que estamos acotados y fijados por nuestro punto de anclaje, percibimos de una forma determinada. Cuando, debido a cambios, distorsiones, aperturas espontáneas o sucesos aleatorios de conexión entre estas realidades a nivel del plano mental se “cuelan” los escenarios y situaciones de una realidad a otra, hay personas que se ven influenciadas, porque su cuerpo mental y su esfera de consciencia en ese momento ha sintonizado el escenario mental de una situación que proviene de una realidad adyacente, y por lo tanto, lo toman como evento real en esta, y perciben, en su realidad ilusoria y holocuántica, que ese evento ha sucedido o está sucediendo realmente también en la nuestra.

Luego, al disiparse el escenario mental del evento, por ejemplo la muerte de Mandela, pues no tiene un sustrato etérico y menos una contrapartida física “tangible” en nuestra realidad, uno se da cuenta de que fue una “ilusión”, una “distorsión mental”, a posteriori, pero no cuando se está conectado en ese momento a ese escenario “intruso”, que es tan real a nuestra percepción psíquica como cualquier otro. Así, miles de personas han podido percibir muy realmente algo que proviene energéticamente de otra de las realidades paralelas del planeta, y lo han integrado como parte de sus recuerdos y memorias, pero no todo el mundo lo ha hecho y por eso no es una percepción universal para todos y, cuando ese escenario ya no está, y aquellos que lo percibieron tratan de comprobarlo y verificar sus recuerdos, resulta que la realidad “sólida” y etérica de esta “dimensión” en la que estamos no concuerda con lo que estamos seguros de recordar y haber percibido en otro momento.


128 Hola David, te envío la siguiente pregunta: Cuando hacemos peticiones ¿es necesario ser muy específico? ¿O podemos confiar que nuestro YS sabrá qué se debe hacer exactamente, si solo mencionamos el tema o programa sobre el que necesitamos ayuda?


Nuestro YS hace exactamente aquello que se le solicita dentro de las posibilidades existentes para ello, y no amplia o cambia o modifica por motu propio las peticiones que le hacemos, ya que no tiene “potestad”, por decirlo así, para violar el libre albedrío ni siquiera de su parte “terrenal” y personalidad, ejecutando algo que no ha sido solicitado. Por lo tanto, se contesta y se ejecuta solo aquello que se pide, siendo a veces suficiente para según que situaciones una petición más genérica, o siendo a veces muy importante hacer peticiones tremendamente detalladas si queremos conseguir ayuda para algo más concreto y “afinado”. Lo mismo ocurre con aquellos que llamamos nuestros guías o protectores espirituales, pues siguen las mismas reglas: asisten en EXACTAMENTE aquello que se ha pedido, por lo que solicitudes vagas o amplias solo producen ayuda genérica y vaga y amplia, dentro de todos los esfuerzos que hacen por asistirnos como mejor pueden en las capacidades que se poseen, y dentro de las reglas del juego evolutivo en el que nos encontramos.


129 Hola David aquí van otras preguntas: ¿Cómo se relacionan e interactúan los Centros del Control con las Esferas Mentales?, y ¿Cómo se relacionan o interactúan los Centros de Control con los diferentes cuerpos (físico, etérico, mental, espiritual)?


Los centros de control están directamente relacionados con los chakras, más que con las esferas mentales, de la siguiente manera:
Centro instintivo- se ubica simultáneamente en el interior del primer y segundo chakra.
Sub-centro sexual – forma parte del centro instintivo y se ubica en el segundo chakra
Centro emocional inferior- se ubica en el interior del cuarto chakra
Centro intelectual inferior – se ubica en el interior del tercer chakra
Centro espiritual inferior- ubicado también en el interior del cuarto chakra junto con el centro emocional inferior
Centro motor – ubicado en el interior del quinto chakra
Centro emocional superior – ídem sexto chakra
Centro intelectual superior – octavo chakra
Centro espiritual superior – séptimo chakra
Centro de consciencia universal – CCU – ubicado en el noveno chakra que corresponde al centro de la esfera de la consciencia en el cuerpo mental



Por lo tanto, las esferas mentales trabajan con varios de estos centros según la programación necesaria para ella, el centro motor, por ejemplo, trabaja mucho con la esfera subconsciente, el centro intelectual inferior trabaja mucho con la consciente, etc., pero no hay una esfera para cada centro con uso exclusivo sino que el software mental de las diferentes esferas se usa para ejecutar diferentes funciones de los centros de control y coordinarlos o hacerlos funcionar correctamente. Los cuerpos sutiles también están relacionados con los diversos centros según su función, el cuerpo emocional por ejemplo con el centro emocional y el sistema límbico del cerebro, el cuerpo mental con el neocórtex y con el centro intelectual, etc.

Hay una introducción a los centros de control básica en la literatura de Gurdjieff y en el curso de desprogramación mental de la EMEDT los tratamos a fondo para desprogramarlos, sanarlos y limpiarlos de todos aquellos bloqueos, programas y limitaciones que poseen.

130 Hola David ¿Cómo funciona a nivel energético esa influencia que achacamos a los diferentes planetas, a veces mal usada en horóscopos ridículos o sensacionalistas, pero por otro lado a nivel psicológico o evolutivo que si que parece tener cierta importancia el momento de la situación planetaria en nuestro nacimiento?


El sistema solar al que pertenecemos, como todos, es un campo enorme de energías que fluctúan en todos los sentidos, a muchos niveles, en todas direcciones. Todos los cuerpos celestes, planetas, asteroides, cometas y componentes del sistema solar que incluso no vemos por no estar dentro del rango frecuencial que captan nuestros aparatos y tecnología, están constantemente influenciándose mutuamente, a través de fuerzas electromagnéticas, a través de impulsos energéticos, a través de energías de atracción, repulsión, cohesión y desintegración. Ningún ser vivo en ninguno de los planetas del sistema solar está exento de la influencia energética que supone la existencia dentro de esta enorme “sopa vibracional” en la que nos encontramos, y estas influencias energéticas constantemente interactúan con nuestro campo electromagnético, el “huevo de luz energético” que hemos mencionado en el último artículo.

Además, no solo mueven energías en nosotros diaria y constantemente, también impregnan los campos de los diferentes planos de la Tierra, influenciando inconscientes colectivos, egregores, masas de energía, bolsas vibracionales, estructuras y soportes,etc. Por otro lado, también se impresionan en nosotros diferentes fuerzas y energías que, desde el momento de nacer, nos otorgan ciertas características, como si fuéramos moldes de plastilina que, al nacer, reciben un modelado especial simplemente por las energías que en ese momento estaban presentes en nuestro entorno y lugar de nacimiento, de manera que el cuerpo físico y su estructura energética, se ven impregnados de una cantidad enorme de vibraciones y fuerzas que llegan desde todos los rincones del sistema solar, a nosotros y a cualquier otro ser del mismo en cualquier momento del espacio y tiempo.

Estas influencias además, también están relacionadas con la posición en el espacio en la que se ubica nuestro Yo Superiorcuando enlaza con el cuerpo en la encarnación, de manera que, según donde se encuentre la Tierra en su periplo galáctico, la energía del punto de nacimiento tiene unas ciertas características u otras que luego afectan al desarrollo de los cuerpos sutiles en mayor o menos grado, dan un cierto impulso a ciertas situaciones dentro de la trama sagrada de cada individuo, nos dotan de unas características emocionales y mentales determinadas, etc. Puesto que estas energías son más o menos calculables y han sido estudiadas desde diferentes ámbitos y enfoques por la astrología desde tiempos inmemorables, y gracias al conocimiento arcaico de las razas que crearon al vehículo físico que ahora usamos, podemos tener una aproximación para entender su influencia en cosas como las cartas astrales y demás, aun teniendo en cuenta que hay influencias que asociamos a los planetas y cuerpos celestes conocidos que no son correctas porque aún no sabemos, no hemos descubierto y no tenemos constancia, de otros elementos que existen, planetas y otros cuerpos, que son los que realmente causan ciertos campos electromagnéticos en nosotros y que, al estar en otras frecuencias y niveles vibratorios, nos resultan completamente desconocidos, por lo que no podemos asignar correctamente el origen de las influencias de todo lo que nos llega, de dónde viene realmente y cómo y porqué nos afecta.

131 La mayoría de la literatura que he leído dice que tenemos chakras o centros energéticos en el plano etérico. Otros dicen que también hay centros energéticos en los planos emocional y mental… mi duda es: ¿Hay algún centro energético en esos planos o son los centros energéticos del plano etérico que “se reflejan” en esos planos?


Los chakras, así como el resto de componentes de las estructuras que nos forman no están en los planos etericos o mentales, sino en los cuerpos que poseemos. Es decir, el cuerpo etérico, que está hecho de energía del plano etérico, posee un conjunto de elementos transmutadores de energía lumínica que llamamos chakra por su nombre sanscrito. Estos chakras o vórtices son los responsables de la emisión de un tipo de energía electromagnética que forma lo que llamamos “aura”, y existen chakras o vórtices en todos los cuerpos sutiles, pero con diferente configuración y función. Así, los chakras del cuerpo etérico son los conocidos por la literatura que podemos encontrar fácilmente, pero existen otro tipo de chakras en el cuerpo emocional que tienen ciertas peculiaridades diferentes a las etéricas para poder procesar y trabajar con las emociones y sentimientos, existen chakras en el cuerpo mental y causal que tienen funciones diferentes a las del cuerpo etérico para poder procesar, captar y transmutar energías mentales y formas que provienen del plano mental, etc. En general, la composición de cada cuerpo sutil aunque parecida en estructura, difiere en función y, aunque hablemos de chakras en todos los cuerpos, estos transformadores de energía tienen cada uno en su lugar y posición un trabajo diferente para asegurarse que todo el conjunto de nuestra estructura funciona perfectamente.

132 Muchas personas parecen tener o ir despertando la capacidad de comunicarse con árboles o animales, ¿cómo se hace eso? ¿Qué mecanismo de la mente facilita la comunicación con los otros reinos de la naturaleza sin que sea pura imaginación o invención de la propia psique esa “conversación”?. Gracias.

Es evidente a estas alturas que todos los reinos de la naturaleza son conscientes y tienen la capacidad de comunicarse mentalmente unos con otros y con el ser humano también. Aunque el reino animal y el reino vegetal posean diferentes estructuras cognitivas, psíquicas o mentales, posean además una mente o campo morfogenético grupal que los agrupa a todos y les permite la comunicación instantánea entre miembros de la misma especie de cualquier parte del planeta a cualquier otra parte, el poder entrar en sintonización con esa comunicación y poder “conectar” entonces con el proceso mental de emisión y recepción de paquetes de datos y contenidos con animales, plantas y arboles, incluso minerales, ya depende de la capacidad de la persona de activar ciertos programas en las esferas mentales que facilitan esta comunicación interespecies, y que algunos seres humanos han desarrollado o poseen por defecto, por misión de vida o por simplemente ser la configuración escogida para esta encarnación por su alma y YS.

Por lo tanto, el “software” que facilita la comunicación con otros reinos se encuentra principalmente ubicado en la esfera mental subliminal, y es una especie de “traductor”, para que nos entendamos, entre los procesos y formas mentales que poseen y usan los reinos de la naturaleza y los procesos mentales del cerebro y mente humana. Así, si las “ondas mentales” con el contenido de una conversación que un árbol o un animal están generando, en su nivel, con sus conceptos, en su manera de comunicarse con su especie, son captadas, decodificadas e interpretadas adecuadamente, el ser humano puede llegar a interactuar con estos otros reinos de manera más o menos natural, sin que sea nada extraño, esotérico o producto de la fantasía, que esa comunicación se esté produciendo. Este mecanismo, además, es el que permite a muchas especies de muchas razas y lugares distintos comunicarse telepáticamente entre ellas, pues no es necesario conocer la lengua o idioma de una especie o raza para poder emitir y recibir los paquetes mentales con los conceptos que se quieren transmitir, y que luego la propia mente del receptor decodifica y adecua al sistema interno de cada uno, llegando a “entender”, mentalmente, lo que el otro ha emitido, sin que haya necesidad de que las palabras o vocabulario usado haya sido parecido. Es una forma de comunicación por paquetes de datos y por conceptos, algo parecido a que hablamos hace algunos años en este otro artículo.

133 Hola David ¿qué conexión tienen los gemelos idénticos y los mellizos tienen el mismo Yo Superior? Gracias

A pesar de que los gemelos parten de la división de un mismo óvulo (fecundado por un solo espermatozoide) y que los mellizos parten de DOS óvulos diferentes (y dos espermatozoides), a nivel de alma y de YS no comparten más que parte de la estructura física y mental que les proporciona haber nacido de los mismos padres y dentro del mismo inconsciente colectivo familiar. Lo que sucede, es que tanto a nivel de ADN como a nivel físico-energético y etérico, el hecho de compartir idénticas características, puede facilitar que dos YS afines, o en un nivel inferior, dos almas afines y cercanas y con propósitos similares, decidan usar esos dos cuerpos con parámetros y características parecidas para poder trabajar en conjunto sus procesos evolutivos, sus lecciones, o sus propósitos de vida. Pero tienen dos YS diferentes y separados, así como dos almas individuales y que, aunque en una vida encarnen juntas en la misma familia como hermanos siendo mellizos o gemelos, puede que en otra simplemente ya no lo sean y ocupen otros roles dentro de la familia o grupo familiar en el que encarnan.

un abrazo,
David Topí


EL ORIGEN DE LOS PROBLEMAS: NO TIENES UN PLAN DE VIDA (¡Hazlo!) Por Laura Foletto



Cuando analizo Cartas de Diseño Humano o alguien comienza sesiones de terapia o coaching es común que me cuenten que no saben qué hacer con sus vidas o que quieren comenzar cambios o que están en un camino pero no sucede nada o que están hartos de sus rutinas. Cuando les pregunto qué clase de vida desean vivir, indefectiblemente se me quedan mirando como si un marciano se les hubiera aparecido…



LA pregunta nunca es hecha, por lo que atraen cualquier cosa; esto incluye lo que la familia o sociedad demanda que hay que hacer; sus peores miedos; lo que se sienten presionados a cumplir; lo que su pobre autovaloración les dice que merecen; cualquier bicho que ande cerca y otros etcéteras. Hay un par de frases que resumen esto: “Trabaja por tus sueños o los demás te impondrán los suyos” y “Convocamos lo que más tememos”.



La mayoría tiene diseños en que lo grupal es tan fuerte que ceden su individualidad para ser aceptados y reconocidos, por lo que generalmente terminan insatisfechos y cargando las vidas de otros, sin haber podido liberar el potencial que trajeron. Las crisis suelen aparecer cuando ya no soportan más (y se enferman) y/o caen en la cuenta de estos hechos. No es necesario llegar a los extremos; estamos en tiempos en que podemos usar la conciencia para comenzar a darnos cuenta e ir haciendo los pasos necesarios para cambiarlo.



La cuestión de cómo queremos vivir es fundamental, porque eso dicta todas las decisiones que tomaremos. Es obvio que lo hacemos al revés: hay que estudiar “algo”; hay que tener “un” trabajo para ganarse la vida; hay que tener hijos; hay que llenar el día de actividades; hay que… (llena tú tus propios “deberes”). Después de años de vivir entre obligaciones y exigencias, el vacío nos pega en los talones y caemos al fondo del pozo… o seguimos aguantando porque hay que…



¿Qué nos proveen las metas? Muchas cosas: un rumbo claro; enfoque energético para que no se disperse; aprendizajes que nos harán mejores y con más recursos; un estilo de vida que tenga coherencia con lo que somos; decisiones alineadas con los propósitos, lo que nos facilita tomarlas y hace cómoda la existencia; relaciones acordes, que nos potencien y acompañen, entre otras cosas importantes.



La excusa más común para no hacer esto es que no se sabe qué hacer (o no se tienen las condiciones –se consiguen-), que cualquier cosa da lo mismo. En principio, esto es normal en las personas que no tienen el Centro G Definido y no debe constituir una carga ni un problema; es parte de sus aprendizajes. Sea como sea, no es tan cierto que nada les interese; simplemente, no han indagado lo suficiente en sí mismos como para encontrar lo que les provea un rumbo para el presente. Y esto es crucial: no hay que tomar LA decisión de la vida.



Este tema constituye el impedimento más grande, ya que se piensa que, como no hay una pasión involucrada o un convencimiento total, nada se puede comenzar. No importa si los tenemos o no, siempre sentiremos dudas y miedos. A veces, iniciar algo nos da la certeza de que NO es eso (pero encontramos lo que SÍ en ese camino); nos saca los temores al confrontar los hechos, no las fantasías insanas de la mente; nos suministra informaciones, vínculos, recursos, lo que sea, que nos ayuda a continuar, etc. Comenzar con algo que nos dé un cierto sentido de dirección nos la termina proveyendo.



Estamos en tiempos ahora en que proyectarnos al futuro hace que la energía propia se alinea con la Energía Universal y ésta nos apoye y sustente para lograr lo que soñamos. Tómate el tiempo, siéntate y escribe (debes bajar la información; no solo tiene que estar en tu mente), narra tu día, cómo te gustaría vivir, con quién lo compartes, qué haces, cuánto ganas, qué pasos te llevarán a esto (esto es importante: ¿necesitas realizar un curso, hacer contactos, soltar ideas que te limitan, trabajar con tu perseverancia, etc.?), deja volar tu imaginación. Pero, ten cuidado: si fantaseas cosas que la sociedad o tu maltrecho ego te sugieren, pueden pasar dos cosas; que nunca las consigas o que las logres, en ambos casos sufrirás. Ve a tu corazón, a lo simple y auténtico, a lo que conecta tu alma a la vida. Los más locos sueños están hechos de los materiales más sencillos. ¡Atrévete! Te acompaño.


domingo, 20 de enero de 2019

Respuestas #20. Por David Topi



Seguimos con otra entrega de respuestas a las preguntas que me habéis hecho llegar.

120 ¿Cómo funciona la “pantalla mental” que nos permite visualizar imágenes en nuestra mente, sean internas del propio cuerpo o sistema energético o externas captadas por nuestros sentidos o capacidades extra físicas?


La posibilidad de ver imágenes mentales en nuestra psique es una función imbuida en nuestro ADN y esferas mentales como un “software” que permite mostrar “internamente” los paquetes de datos recogidos por los sentidos extra físicos tanto desde el interior de la estructura energética del ser humano como del exterior. La glándula pituitaria es la encargada de hacer funcionar a través de la conexión con programas de las diferentes esferas mentales la proyección interna. Así como la glándula pineal actúa de proyector externo de la realidad, emitiendo las “ondas holocuánticas” que crean el mundo “exterior”, la pituitaria recoge todos los paquetes de datos que llegan a chakras, a los centros de control, a los cuerpos sutiles, etc., y si la persona desea percibir y “ver” en su mente que está siendo captado por sus receptores y sintonizadores, es esta glándula en su contrapartida etérica y mental la que ejecuta el proceso de proyección que vemos como imágenes mentales al cerrar los ojos. De esta manera, podemos escanearnos internamente, ver los bloqueos y estado energético de nuestros cuerpos sutiles, detectar lo que llevemos a cuestas a nivel de entes y parásitos, ver lo que tenemos alrededor nuestro que los ojos físicos no captan, etc., ya que todo paquete energético que provenga de nuestro sistema y estructura, o provenga del exterior y que sea captado y recibido puede ser traspasado, y de hecho lo es, hacia este sistema de proyección interna que, sin llegar a ser una función clarividente, que tiene otros mecanismos y programas asociados, nos permite tener una visión “interior” y “mental” de todo lo que se mueve dentro y alrededor nuestro, incluso en la distancia y a través del espacio-tiempo, pues no estamos restringidos para captar información de otros lugares y otras épocas, realidades o dimensiones por este mecanismo.


121 ¿Qué genera el enganche a implantes que son como imanes de energía negativa hacia tu persona y que se conecte a todos los chakras, terminando en los órganos reproductivos y bloquee toda la energía del sistema de chakras? ¿Es posible protegerse de esto? Porque lo pasas fatal. Tengo claro que lo ideal es estar energéticamente fuerte, haciendo sanaciones periódicas. Pero estas cosas te toman por sorpresa y te dejan por el piso. ¿Hay algún tipo de entidad específica que implante eso? ¿Algún patrón de conducta o emoción que te predispone a ello? Gracias



Todos los dispositivos que llamamos “implantes etéricos” son insertados y colocados por diferentes tipos de entes que trabajan principalmente, o están bajo la jerarquía de las principales razas que rigen los sistemas de poder en el planeta. Una de las razas que más es usada para ejecutar este tipo de inserción de implantes y dispositivos, que son elementos tecnológicos, pero fuera de la vibración y frecuencia del cuerpo físico, y por lo tanto no aparecen en ningún tipo de escáner, rayos x o parecidos, es la raza que llamamos mantis, pues por la configuración de sus “manos” tienen facilidad para colocar este tipo de elementos en nosotros. En todo caso, la mayoría de entes lo pueden y suelen hacer siguiendo ciertas órdenes de sus jerarquías superiores que son las que suelen monitorizar a los seres humanos según sus códigos y según su categoría de “peligrosidad”, como hemos explicado en otras ocasiones. Estos dispositivos etéricos, no físicos ni sólidos, se pueden instalar en cualquier parte del sistema energético que poseemos, dependiendo de lo que se quiera bloquear en la persona. En mi caso, por ejemplo, es una lucha constante por limpiar mis cuerdas vocales, quinto chakra, garganta, etc., antes de los cursos y conferencias, pues intentan dejarme afónico con este tipo de aparatos insertados en el cuerpo físico-energético y en el cuerpo etérico para que no pueda hablar o lo haga con mucha dificultad. En general, no hay una regla de a quien se le implanta qué ni cómo defenderse de ello, pues, cómo bien dices, al no tener la capacidad de percibir a aquellos que nos los ponen (como los animales no pueden defenderse de nuestros chips e implantes), se nos hace difícil luchar para prevenir su instalación, y solo a posteriori, cuando los hemos detectado, los podemos sacar. Pero si es cierto que un nivel frecuencial alto, una vibración elevada y un sistema energético sano pone las cosas más difíciles, pues en la mayoría de casos, estos elementos tecnológicos aprovechan nuestros puntos débiles y más negativos, amplificando esas emociones y formas mentales densas, taponando flujos de energía en meridianos y sistema de canales, bloqueando o manipulando ciertos órganos a nivel etérico que en algún momento termina afectando al cuerpo físico, etc.

122 Hola David gracias por este ejercicio. tengo una duda que ha ido surgiendo desde hace tiempo: el YS o Ser es infinito, perfecto, eterno, atemporal, etc. ¿Por qué entonces necesita de conectarse a avatares en este plano? ¿Necesita “experiencias”, “vivencias humanas”? ¿Por qué la “fuente” necesita experimentar la creación a través de avatares? Además si en la gran mayoría no estamos conectados al YS conscientemente, ¿cómo lo experimenta? ¿Podría “encarnar” y hacerlo como nosotros para hacerlo mas “real”?


Ya hemos tocado este tema en preguntas anteriores. El YS es atemporal y adimensional, pero, en cierto modo, es el vehículo a través del cual la “Fuente” se experimenta a si misma. La forma de experimentar la Creación es a través de múltiples experiencias y vivencias y, para ello, es necesario la conexión con todos los planos en los que esa experiencia está presente. Puesto que desde un punto de vista o existencia atemporal y adimensional no se puede experimentar el plano físico, que no deja de ser otro de los múltiples niveles de la Creación, existen avatares, nosotros a nivel humano, para que se pueda “jugar” en este nivel y crear, aprender, avanzar, explorar, modificar, manipular, todo aquello que la vida y sus procesos nos ofrecen. Si no existiera el plano físico y toda la Creación se diera solo en los niveles más elevados de la estructura de la misma, no haría falta que el ser o el Yo Superior tuviera “avatares”, formas de vida como la nuestra para ello, pues la experimentación de la vida y de la consciencia se haría solo en esos niveles. Pero debido a que la parte más “elevada” del ser humano se mantiene en esos niveles “elevados”, proyecta e interactúa con el resto de niveles y planos a través de una estructura compleja de sistemas y cuerpos sutiles. De esta manera, la “Fuente” experimenta y disfruta de la vida y de las oportunidades del plano físico a través del cuerpo físico, el nuestro y de todas las razas que existen; experimenta y disfruta de las oportunidades de la vida en el plano etérico a través de todos los cuerpos etéricos de todas las razas que existen y seres que habitan el plano etérico; experimenta y disfruta de la Creación de todo lo que sucede en el sustrato astral, en el plano mental, etc., a través de los cuerpos mentales y demás de todas las formas de vida que existen en esos planos. De esta manera, todo está en continuo aprendizaje, cambio, evolución, crecimiento, experimentación, viviendo, explorando, “jugando”, probando que se puede hacer y que no se puede hacer dentro de esa Creación. Es algo complicado de entender para la personalidad humana, pero, de alguna manera, al ser todo parte del “TODO”, siempre es ese “TODO” el que busca probarse y vivirse a si mismo en cada instante y momento de su eterna existencia.

123 Cuando alguien practica o realiza lo que se llaman viajes astrales o proyecciones fuera del cuerpo, ¿por qué se percibe la realidad diferente a como es en el plano físico? ¿qué es lo que se está proyectando, a donde y de que manera? Gracias.


La estructura de los diferentes planos que forman el sistema energético del planeta tiene múltiples subniveles y cada subnivel es algo diferente de los niveles inferiores y superiores. Mientras que el plano “sólido” y tangible a los sentidos tiene para nosotros una forma, estructura y características, en el momento en el que te proyectas y ya sintonizas con cualquiera de los otros subniveles incluso dentro del mismo plano físico, la forma de la realidad y lo que se percibe es diferente. Una casa, por ejemplo, una habitación donde aquellos que conocen las técnicas de proyección pueden estar practicando, tiene una disposición y estructura determinada en el plano sólido, el plano 1.1, si tomamos como referencia el nivel físico como el primero y, de sus siete subniveles, el 1.1 como el nivel más físico dentro del plano físico. En el subnivel o plano 1.2 las cosas ya cambian un poco, así, la estructura de esa habitación sería casi idéntica pero puede que el proyector perciba algunos muebles fuera de sitio, o que ahora no están, pero lo estuvieron, ya que este plano mostraría la estructura de la habitación posiblemente como estuvo anteriormente y cuyos cambios energéticos se hayan consolidado. Esto quiere decir que la disposición y situación de esa habitación en el plano 1.1 tal y como esté ahora se reflejará en el plano 1.2 en unos meses y, si hoy cambias una cama de sitio, posiblemente a nivel energético hasta dentro de algún tiempo la habitación “energética” no consolide completamente ese nuevo cambio. Por lo tanto, quien ya se proyecta en los subniveles superiores del plano físico no percibe ni ve la misma realidad que ve cuando está en vigilia en su día a día porque la estructura del plano físico también cambia en cada subnivel. En el plano 1.3 por ejemplo, se percibiría la casa o la habitación como estuvo hace años, en el plano 1.4 prácticamente no se reconocería esa casa o incluso si hubo otros edificios siglos atrás esa es la estructura que aun prevalecería a la vista del proyector, etc.

Luego, si la persona se está proyectando al plano etérico, vería solo estructuras energéticas sin mayores detalles y sin demasiada similitud con el entorno físico que conoce. El plano etérico contiene todas las vigas, estructuras, andamios y sistemas que mantienen la realidad física en pie y, por lo tanto, su percepción a nivel clarividente o a nivel de proyección astral no nos da muchas pistas de a que parte del plano físico puede estar haciendo referencia “eso” que percibimos. Si subimos a proyección en el sustrato astral ya es completamente otra estructura, otros “mundos”, otros planos, y en el plano mental igual. De esta manera, cuando alguien quiere visitar a alguien en proyección astral, y trata de guiarse por lo que conoce de su plano físico, no puede hacerlo con facilidad, pues solo “viajando” a ras del plano 1.1, es decir, lo más cercano al nivel sólido a los sentidos, tendría alguna referencia conocida. En la proyección en el plano 1.2 ya vería cosas que no le cuadran y le desorientarían y más cuanto más “arriba” se encuentre dentro de la estructura del planeta. Así, por eso no funcionan en casi ningún caso el dejar elementos en tu habitación física para ver si los puedes ver por la noche, o poner mensajes en un papel físico para tratar de leerlos a nivel de proyección astral, ya que el plano desde el que el proyector intenta “leer” o percibir aquello que ha colocado en su realidad sólida está desfasado y no configurado igual.

Finalmente, lo que se proyecta es la consciencia de la persona, desde la esfera de consciencia, junto con una parte de su cuerpo mental y parte de la energía de los cuerpos inferiores, del emocional y a veces del etérico. Según el tipo de energías que la consciencia de la persona use para proyectarse tendrán más “carga” para mantenerse más cerca del plano físico o podrá proyectarse a niveles más elevados si lo hace solo desde el cuerpo mental.

124 Gracias David. Te quería preguntar sobre las redes de energía negativa: ¿las creamos nosotros con la energía que ya emitimos, o nos causan el programa negativo por estar enganchado en ellos? Es decir, qué viene antes, ¿el enganche o el programa? Gracias.


No, las redes de energía negativa se crean “tecnológicamente” y se colocan sobre el entramado físico-energético del planeta para absorber, concentrar, dirigir o proyectar energía de los seres humanos ancladas y conectadas a ellas para los fines del sistema de control. Debido a esta absorción constante de nuestra energía hace unos meses publicamos un artículo sobre cómo dejar de ser pilas para el sistema. Luego, según el punto de conexión a la red que la persona tenga en su sistema energético, pueden activarse diferentes programas, formas emocionales o mentales por resonancia con la misma, así que son bloqueos y energías ya presentes en la persona que se “remueven” y reactivan al sintonizar y resonar con las redes que existen por doquier sobre nosotros.

125 A pesar de que el planeta, en general, sigue “como siempre” a nivel de eventos, conflictos y peleas entre grupos y países y demás, parece que no se está gestando nada excesivamente “gordo” como pensábamos que podría pasar. ¿Se está conteniendo de alguna manera que las cosas se desmadren en la línea 33 a nivel físico con algún tipo de intervención “no física”?


Mientras se mantenga el paso de línea temporal abierto, como habíamos explicado en preguntas y artículos anteriores, se mantendrá “contenido” por los diferentes grupos y seres que asisten al planeta, y a nosotros en este cambio de nivel evolutivo, los intentos de “poner patas arriba” la realidad física mediante más conflictos, eventos y todo tipo de situaciones que pudieran perjudicar el trabajo de paso de línea para aquellos que están en el proceso de pasar a la 42. Cuando, si llega ese momento, se decida, porque se vea que es imposible que nadie más pueda moverse, entonces posiblemente, solo posiblemente, se dejen de frenar todos estos movimientos e intentos de los círculos de poder que rigen nuestro sistema de vida en la Tierra y, a partir de aquí, una vez aquellos en la 42 estén “seguros”, se permitirá que las consecuencias del libre albedrío de las acciones de aquellos en la 33 sigan su curso sean las que sean.


126 ¿Cómo despertar las hebras de ADN que tenemos dormidas? ¿Cómo despertar todo ese potencial dormido? Gracias.


La activación del potencial y capacidades presentes en el ser humano en su ADN pasa por la eliminación de diferentes componentes, implantes, inhibidores y programas que bloquean que se pueda llevar a cabo la puesta en marcha de las diferentes habilidades y potenciales que tenemos. Es necesario trabajar tanto en el ADN, como en las esferas mentales donde se ubican los programas que gestionan esas capacidades, como en el patrón conductual donde se encuentran otros topes y bloqueos en las llamadas “runas superhombre”, etc. Además, hay que eliminar los miedos, sistemas de creencias y programas que impiden que seamos conscientes de esas habilidades, que seamos conscientes de lo que no vemos ahora y que desaparezcan los miedos a ver e interactuar con aquello con lo que ahora no lo hacemos. En general, ningún Yo Superior se pone a activar capacidades más allá del nivel de consciencia que tiene la personalidad de su avatar para gestionarlas y usarlas adecuadamente, pues puede representar más un inconveniente para la personalidad que una ventaja poner en marcha potenciales enormes para los que no se está preparado ni se comprenden ni se saben manejar. Aun así, el camino evolutivo de cada persona está listo para que todos podamos hacer uso de ese enorme repositorio de herramientas que tenemos imbuidas en nuestro ADN a medida que vamos avanzando en consciencia y comprensión de las mismas.


http://davidtopi.net

TRABAJO DE ACEPTACIÓN DE UNA ENFERMEDAD CRÓNICA.


Este proceso de afrontamiento es similar al del duelo cuando perdemos a un ser querido, porque la enfermedad crónica provoca la pérdida de nuestra tan codiciada salud. La Dra. Elisabeth Kubler-Ross ha identificado las cinco etapas de ajuste a medida que aprendemos a aceptar una enfermedad crónica:



La Primera etapa es la Negación:
Las personas no estamos preparados para enfrentarnos a la pérdida de la salud, de manera que negamos la enfermedad, esa será nuestra primera reacción de defensa ante la noticia de que padecemos tal enfermedad crónica. La negación nos permite amortiguar el dolor ante una noticia inesperada e impresionante; y es una forma de defendernos mentalmente ante esa mala noticia.
Esa negación nos originará pensamientos como que el médico recibió un informe erróneo del laboratorio, podemos negar la gravedad de la enfermedad porque no vamos a permitir que eso nos inquiete. Esta negación puede tomar, peligrosamente, una forma de desafío. Afirmaciones como, “¡Voy a comer, a hacer ejercicio y a tomar o no mis medicamentos como me plazca!“
Aparecen nuestros miedos y temores porque tienes un diagnóstico, pero muy poca información sobre la enfermedad. Tu circulo familiar y de amigos probablemente saben muy poco o nada sobre la enfermedad y de cómo nos afecta.
En esta fase, a menudo te sientes muy solo. La mejor cosa que puedes hacer para ayudarte a pasar esta etapa, es aprender todo lo que podamos sobre la enfermedad y de cómo mejorar nuestra calidad de vida, estúdiala cuidadosamente. Deberemos de tener especial cuidado con la información que nos ofrece Internet, debemos de acudir a páginas que estén avaladas o certificadas por su calidad y siempre la confirmaremos con los profesionales sanitarios o con otros pacientes que han superado la enfermedad.

La Segunda etapa es la ira o el enfado:
En esta etapa reconocemos que la negación no puede continuar, porque la enfermedad es totalmente evidente. Aparecen sentimientos como la ira y todos los sentimientos asociados a la misma y esto provoca que no nos dejemos cuidar o si se dejamos que resulte más complicado. Y por nuestra mente aparecerán múltiples preguntas como: “¿Por qué a mi?”, “¡No es justo!”, “¿Cómo me puede estar pasando esto a mi?”. Y diferentes muestras enfadado con Dios por permitir que esto nos suceda. Nos enfadaremos con los médicos y/o con el resto de profesionales sanitarios por no realizar el diagnostico más precoz y por no ayudarnos más de lo que lo están haciendo. También nos enfadaremos con nuestra familia, amigos y compañeros de trabajo por no comprender y entender por todo lo que estamos pasando.
Tenemos que saber que concentrándonos en nuestro enfado solamente aumentará nuestro estrés (y así nuestro dolor) y facilitará de que nos aislemos y nos alejemos aún más de las personas a las que más necesitamos a nuestro lado. La manera más productiva de manejar el enfado, es canalizarlo y concentrar nuestra mente en buscar el plan de tratamiento más adecuado para ti para mejorar nuestra salud y calidad de vida.

La Tercera etapa es la Negociación:
En esta etapa alcanzaremos el un último intento de llegar a un compromiso con la propia realidad de la enfermedad crónica. Y empezaremos a pensar: “Si como demasiado sólo los fines de semana, no será tan malo.”, “Si practico más la caridad, no sufriré otro ataque cardiaco.” …
Intentaremos llegar a acuerdos con nosotros mismos y con los demás para mejorar nuestra salud y calidad de vida.
Lo más importante en esta fase es comprender que la enfermedad crónica no es un castigo por algo que hiciste mal. Es una de las muchas enfermedades que simplemente forman parte de la vida.

La cuarta etapa es la Depresión
El problema de salud que causa la enfermedad realmente nos impacta a diferentes niveles como el físico, el psíquico y el social.
Aparecen sentimientos de no servimos para nada porque no podemos hacer muchas de las cosas que hacíamos anteriormente. Tendremos mucho miedo a las vivencias e incapacidad que pueda generar la enfermedad crónica y de todo lo que nos va a traer la enfermedad a nuestras vidas.
En esta fase lloraremos, sentiremos pena por nosotros mismos y generalmente renunciaremos a hacer muchas cosas porque no encontramos alegría en nada. La pena nos puede conducir a la depresión y a la desesperación. Nos damos cuenta de que nuestra forma de vida ha cambiado o está cambiando de una manera drástica. Quizás ya no somos capaces de hacer todas las cosas con la que siempre hemos disfrutado. Nuestro futuro que antes nos parecía tan esperanzador ahora parece una gran espacio blanco con un gigantesco punto de interrogación en el medio. Es perfectamente normal sentirnos deprimido por estos cambios y nos preguntaremos cómo seremos capaces de vivir el resto de tu vida con esa enfermedad.
La primer cosa que tenemos que recordar es que tendremos algunos buenos días y algunos malos días. Cuanto más aprendamos sobre como manejar nuestra enfermedad, que actividades desencadenan una crisis y que tipo de tratamiento nos ayuda más, podremos aumentar el número de días en el que nos encontraremos mejor.
Nuestra vida quizás no es tan buena como la que habíamos esperado, pero sí puede ser mejor a la que nos encontramos tras la enfermedad. Cuando todo está dicho y hecho, efectivamente puede que sea mejor de la que habías imaginado.

La Quinta etapa es la Aceptación 
Habiendo pasado por las cuatro etapas anteriores, ahora la enfermedad se acepta como parte más de nuestra vida, una realidad con la que debemos de vivir porque no existe otra vía de escape. Con los primeros rayos de luz irán apareciendo los colores del arco iris emocional y el descubrimiento de capacidades que se encontraban latentes.
Debemos de reconocer que nuestra mejor oportunidad de felicidad futura radica en la comprensión de nuestra enfermedad y de nuestro compromiso de vivir con la enfermedad sin poner más limitaciones de las que nos origina.
La aceptación no es resignación. Es comprender que nuestra vida será distinta a la que teníamos, pero que esa diferencia puede ser mejor, que podemos aceptar el dolor sin que sea nuestro dolor y comprender que nuestra vida todavía puede tener un fin positivo y productivo a pesar de que nuestra energía y capacidades físicas están limitadas. La vida es un regalo y todos lo seres vivos estamos invitados a ser protagonistas del proceso que se da entre el nacer y el morir.
Debemos de gastar nuestro tiempo y energía limitada en lo que lo más importante para nosotros. Así veremos que nuestra vida nos dará más satisfacciones y estará más llena de propósitos que lo que jamás nos habíamos imaginado.
No hay límites de tiempo estipulados para superar todas las etapas de afrontar la enfermedad desde que llegó a nuestras vidas. Este tiempo es diferente en cada persona, en ese recorrido las emociones que nos provoca la enfermedad estarán a flor de piel en cada una de las fases del proceso de afrontar la enfermedad. Tenemos que saber que aunque el tratamiento nos vaya bien, es normal estar triste o preocupado de vez en cuando, cuando los síntomas se incrementan o se nos presente una crisis. Pero si reconocemos esas emociones y las aceptamos como tal cuando se manifiestan, sin duda estamos encaminados al objetivo personal de afrontar la enfermedad, que es el primer paso para lograr recuperar gran parte de la calidad de vida perdida.
En los momentos que nos sentimos que no podemos sobrellevar etapas de tristezas o frustraciones, tenemos que pensar en todas las personas que padecen nuestra enfermedad, con las cuales estamos en contacto y pedirles ayuda para superarlos, que sin duda llegarán las repuestas que estamos esperando y el aliento para salir adelante. Tender nuestra mano a quienes necesitan ayuda nos hace descubrir que aliviamos la sensación de pérdida que sentimos, y nos ayuda con nuestros propios problemas, encontrándolos más fáciles de afrontar. Esta idea de capacidad de superación, de encajar de forma adecuada un diagnóstico o una falta de posibilidad de curación, es algo que nos humaniza y nos hace más humanos.


7 claves budistas para enfrentar momentos difíciles


Para enfrentar momentos difíciles se necesita algo más que buena voluntad/actitud; sin embargo, esta puede ayudar mucho llegado el caso. La vida misma no sigue un guion fácil de interpretar. La contradicción, las carencias, los deseos insatisfechos son elementos del paisaje cotidiano. Un rasgo de neurosis es pensar que uno tiene problemas, pero los demás no.


Los budistas tienen una forma diferente de ver los problemas. A diferencia de los occidentales, ellos no se empeñan en negarlos o en tratar de salir de ellos tan pronto como sea posible. Su actitud es más adaptativa y por eso cuentan con importantes claves para enfrentar momentos difíciles.


Hay situaciones y situaciones. Una cosa es lidiar con un móvil que no funciona y otra tener que abordar un divorcio, o la muerte de un ser querido. Sin embargo, los budistas nos enseñan que ambas situaciones son una oportunidad para desarrollar destrezas indispensables, esas que nos ayuden a enfrentar momentos difíciles posteriores. Esto es lo que recomiendan.


“El arte de vencer las grandes dificultades se estudia y adquiere con la costumbre de afrontar las pequeñas”.
-Cristina Trivulzio di Belgioioso-


1. No luches contra la corriente


No lo hagas, especialmente si la corriente es fuerte. Una forma inteligente de enfrentar momentos difíciles es la de no oponerse a ellos. Cuando hay circunstancias adversas, la tentación de gastar demasiada energía en tratar de evitar lo inevitable es grande.


Aceptar es uno de los grandes pasos para resolver un problema, el primero para reconocer sus límites. Admitir que las cosas son como son, por más que contraríen nuestros deseos. Esa aceptación nos ahorra esfuerzos inútiles y nos pone en una perspectiva más realista y positiva.


2. Mira hacia adentro, un principio para enfrentar momentos difíciles


Es fácil caer en la tentación de explicar las situaciones complicadas en función de factores externos. Es cierto que en muchas dificultades influyen factores que escapan a nuestro control. Sin embargo, somos nosotros y solo nosotros quienes elegimos la forma en la que vamos a responder.


En toda situación, por difícil que sea, siempre hay algo que podemos hacer, particularmente en nuestro mundo interior. Antes de buscar culpables o acusar a la fortuna de darnos la espalda, intentemos responder al interrogante de cómo abrir un espacio en nuestro interior a esas experiencias difíciles de forma que no nos contaminen.


3. Todo error o privación entraña un aprendizaje

Para poder enfrentar momentos difíciles, intentemos dejar de verlos como algo indeseable, merecedor de ser erradicado cuanto antes. Todo lo contrario. Muchas veces, la extrema facilidad o la extrema comodidad no hacen más que envanecernos.


Una situación difícil siempre es una oportunidad de aprender. Bien sea acerca de nosotros mismos o bien sobre la realidad externa. El dolor nos revela nuevas facetas de la vida, de nuestro interior o de quienes nos rodean. Es importante valorar esto.


4. Sucede lo que debe suceder


Cada cosa que ocurre es el resultado de múltiples factores que se han conjugado para que así sea. Así como ningún gran triunfo llega sin razones, tampoco una dificultad o una pérdida surgen porque sí. El mundo funciona como debe funcionar.


El ahora es una síntesis del ayer. Cada hecho y cada ser humano es fruto de todo lo que le precede. Por lo tanto, sucede lo que debe suceder, ni mejor, ni peor, solo lo que debe ser. Si logramos visualizar los hechos desde esa perspectiva, podemos aceptarlos e integrarlos mejor en nuestra historia personal.


5. Es ahora, no después


Las situaciones difíciles son en sí mismas una llamada al cambio. Hay un error, o una perspectiva equivocada, o alguna acción que han dado como resultado una situación que experimentamos como problemática.


Por lo tanto, lo más adecuado es dar lugar a cambios dentro de nosotros mismos, aquí y ahora. Lo aconsejable no es esperar a que pase la tormenta para tomar las medidas del caso. Es en plena tormenta cuando debemos movilizar nuestros recursos para sobrellevarla.


6. Busca el camino hacia la risa


El mejor antídoto contra la desesperanza y el pesimismo es la risa. Esta cobra mucho más valor en aquellos momentos en los que todas las puertas parecen cerradas, o los problemas parecen desbordar nuestra capacidad para asumirlos.


En ese tipo de situaciones, la risa equivale a una bendición. Es probable que esta no surja de manera espontánea y, por lo tanto, hay que buscarla. ¿Qué situaciones te llevan a sonreír? Son esas situaciones a las que debes encaminarte.


7. No te permitas la victimización


La victimización otorga cierto goce a quienes se valen de ella. Genera beneficios, pero estos son falsos. Supone renunciar a la aspiración de asumir el control toral, para intentar poner en marcha estrategias de afrontamiento efectivas con los recursos que contamos.


Victimizarte solo prolonga las dificultades y te resta autonomía. A la larga, no soluciona nada, sino que por el contrario contribuye a que te estanques. No es una opción razonable, ya que a largo plazo solo te traerá más y más limitaciones.


Lo más importante de estos consejos budistas para enfrentar dificultades es que constituyen criterios sanos para fomentar la paciencia, afianzar el poder que tenemos sobre nosotros mismos y tolerar los malos tiempos, sacando de ellos lo mejor.


Edith Sánchez

Atrévete a ser feliz


El proceso de la alquimia espiritual



“Si no está en tus manos cambiar una situación que te produce dolor, siempre podrás escoger la actitud con la que afrontes ese sufrimiento”.
-Viktor Frankl-


Al nacer, e incluso antes, cargamos con el efecto de todos los problemas no resueltos aún por nuestros padres y las generaciones que les precedieron. También con las dificultades de la sociedad en la cual venimos al mundo.


Luego, a medida que vamos creciendo, nos enfrentamos con nuestras propias carencias, necesidades y paradojas. No podría ser de otra manera. Incluso si nuestra vida está rodeada de condiciones muy armónicas, más tarde o más temprano tendremos que enfrentarnos a las pérdidas, al dolor físico y emocional, a la enfermedad, a la muerte. Ese es el “plomo”.

Cuando por fin entendemos que una vida perfecta no existe y que por eso mismo no es razonable buscar que así sea, damos un gran paso. Renunciar a esa fantasía es un punto de partida muy importante, no solo para ajustar nuestras expectativas, sino para comenzar el largo proceso de aprendizaje de la alquimia espiritual. Convertir en plomo en oro. Es decir, transformar los problemas, las dificultades y el dolor en un aporte positivo a nuestras vidas.

Lo que nos lleva a experimentar como insoportables algunas de las vivencias que tenemos, o de las situaciones en las que estamos inmersos, no son esas realidades en sí. Lo definitivo está en nuestra mente, es decir, en la perspectiva que adoptamos frente a todo ello, en la lectura que hacemos de todas esas realidades.

Hasta la experiencia más hermosa puede convertirse en negativa si decidimos mirarla de ese modo. Esto sucede cuando, por ejemplo, “amamos” con egoísmo, miedo y afán de control. O cuando trabajamos con desidia y mala voluntad. O cuando decidimos enfatizar solamente en los defectos de los demás y del mundo.


La piedra filosofal

Necesitamos de la piedra filosofal para transformar el plomo en oro. El dolor, la privación o las contradicciones en crecimiento. Esa piedra filosofal existe en el mundo de la mente. Equivale a la forma de organizar nuestras ideas y nuestras percepciones para interpretar la realidad. Una roca puede servir para golpear a otro, para patearla, para edificar una casa o para hacer una escultura. Todo depende de lo que haya en la mente de quien la encuentra.

Siempre vamos a estar expuestos al dolor, al rechazo, a no conseguir lo que deseamos, al desamor… En una u otra medida ningún ser humano escapa a ello. La diferencia entre unos y otros está en la capacidad para elaborar de forma constructiva cada experiencia.Desafortunadamente, quienes no lo hacen adecuadamente repiten situaciones dolorosas constantemente.
La alquimia espiritual es un proceso de transformación interior que solo cada uno de nosotros puede llevar a cabo dentro de sí mismo. Ni es fácil, ni nos garantiza una vida feliz. Lo que sí hace es protegernos de una vida miserable, invadida por el dolor y la desesperanza, en la que terminemos siendo objeto pasivo de las adversidades.

https://nodejardeleer.blogspot.com/