domingo, 28 de mayo de 2017

Las personas complicadas o el arte de hacer difícil lo sencillo.


Hay personas así, complicadas y demandantes, de las que tienen un problema para cada solución, una contradicción para cada evidencia y una tormenta para cada instante de calma. Son petulantes y ladrones de paz interna, personalidades complejas que adoran las discusiones, que agotan, debilitan y que hemos de aprender a manejar para preservar nuestra integridad mental y emocional.
A muchos nos encantaría poder llevar a este tipo de perfiles a nuestra bandeja de “spam”, a una dimensión paralela donde nuestra realidad más cercana quedara a salvo e intacta. Sin embargo, si hay algo que todos sabemos es que ya sea en nuestra familia, en nuestro entorno laboral o incluso en el grupo de amigos, nunca faltan este tipo de personas complejas con las que estamos -casi- obligados a convivir.
A veces, al apartarnos de las personas complicadas, hasta nuestra salud mejora…
Decía Confucio en sus textos que hay personas que parecen encontrar algún tipo de recompensa encontrando fallos en los demás. Esto puede llegar a ser muy invalidante si quien ejerce esta práctica es nuestra pareja o un padre o una madre con sus hijos. La personalidad “complicada”, entendida como aquella que muestra comportamientos erráticos, desiguales, narcisistas, manipuladores, y a instantes hasta agresivos psicológicamente, encierran tras de sí matices que es necesario conocer en profundidad.
El arte de hacer difícil lo sencillo esconde un laberinto de problemas emocionales que nos será muy útil descubrir.
Las personas complicadas o la habilidad de ver el mundo desde el plano negativo
Todos somos complicados a nuestra manera
. Cada uno de nosotros disponemos de esos ovillos particulares alojados en la mente y el corazón, donde se entremezclan miedos con inseguridades, frustraciones con ansiedades. Sin embargo, la principal diferencia respecto a esos otros perfiles que habitan en lado más extremo de la complejidad es la incapacidad para establecer relaciones sociales y afectivas funcionales, respetuosas y estables.
El rasgo más evidente de estas personas es que presentan una clara inestabilidad emocional. Algo así ya nos avisa sin duda de una serie de problemas subyacentes que explican esa rigidez, esa inflexibilidad e inclinación constante por buscar el fallo ajeno, por dejar en evidencia, por hacer fácil lo difícil y echar raíces en el subsuelo de la negatividad.
Las personas complicadas, y esto es importante tenerlo en cuenta, pueden padecer alguna distimia (un trastorno afectivo de carácter depresivo crónico) o incluso algún tipo de trastorno de la personalidad que sin duda, dificulte ese trato cotidiano y significativo con las personas que conforman su entorno cercano.
Otras veces, y de esto habla Daniel Goleman en su libro “Inteligencia Emocional”, cuando atravesamos situaciones de estrés elevado y continuado en el tiempo, dejamos de pensar con claridad, no somos capaces de ver las prioridades y tenemos una “tendencia natural” a ver las cosas mucho más complicadas de lo que son en realidad.
Con todo esto queremos decir algo tan sencillo como evidente: las personas difíciles y complicadas, esas con las que en ocasiones nos suele costar tanto convivir, pueden esconder algún tipo problema subyacente que explique ese patrón de comportamiento. A veces, son hombres o mujeres que necesitan ayuda.
Por otro lado, también nosotros mismos podemos, en un momento dado, vivir con esa nube oscura en la cabeza, ahí donde la vida, a instantes, no es tremendamente complicada, como un puzzle al que le faltan piezas, como un juego de tetris imposible de resolver.
Tácticas inteligentes para tratar a las personas complicadasEn vista de lo expuesto anteriormente, ya tenemos claro que en primer lugar es recomendable ser sensibles ante estos comportamientos y entender que las personas complicadas pueden estar pasando por un momento personal delicado. No obstante, y por otro lado, también las hay que han cronificado sus manías, sus artimañas narcisistas y ese deseo encubierto por hacer difícil la vida a los demás.
“Lo verdadero es siempre sencillo, pero solemos llegar a ello por el camino más complicado”
-George Sand-
Si es este el caso, si cerca de nosotros hay algún perfil con estas mismas características lo primero que debemos tener claro es lo siguiente: no podemos cambiar su forma de ser, pero sí el modo en que interactuamos con ellos/as para que sus actos nos afecten menos. Te explicamos cómo.
5 claves para mantener el control con los perfiles complicados
La recomendación más evidente es la siguiente: establecer distancia.Ahora bien, no nos referimos solo a la “distancia física” – que como ya sabemos no siempre es posible- nos referimos a la necesidad de establecer barreras psicológicas y emocionales. Un desafío complejo que podemos conseguir con estas claves:
  • Debemos comunicarnos siempre con asertividad.
  • Deja claro cómo te sientes cada vez que la persona complicada hace o dice algo que te afecta, te daña o te molesta. Hay que poner sobre la mesa cuáles son los efectos de sus acciones.
  • Hay que detallarle qué es lo que no puede hacer, lo que no debe repetirse.
  • A su vez, es recomendable ofrecerle alternativas a sus acciones para que las tenga en cuenta (la próxima vez estaría bien que no te fijaras solo en mis errores, si aportaras soluciones o propuestas en lugar de críticas todo iría mejor. Yo sé que puedes hacerlo y confío en ello).
  • Por último, es muy acertado también mantener siempre la calma y entender que perder los nervios hará que la situación se vuelva más tensa. Lo ideal es construir una barrera de distancia, un espacio de seguridad.
Para concluir, hay personas con una tendencia natural a complicarse y a complicar la vida de los demás. Seamos capaces primero de entender sus ópticas y de intuir si detrás ellas existe algún tipo de problema que reclame nuestra ayuda. Si no es así, no cabe otra opción que desplegar nuestros paraguas emocionales para protegernos de sus tormentas personales.
http://www.reflexiones.life

Claves para detectar la baja autoestima.Por Marta Guerri.


Se ha hablado mucho a lo largo de los años sobre la autoestima y qué hacer para mejorarla. Hoy te planteamos en este post hacer un examen de autoconsciencia para averiguar hasta qué punto posees una autoestima saludable. ¿Te animas?

Cómo saber si alguien tiene una baja autoestima

Siente gran necesidad de aprobación

En primer lugar, podemos analizar si sentimos la necesidad excesiva de aprobación y/o afecto de parte de los demás. Esa ansia suele ser particularmente notoria, aunque se intente disimular de cara a los demás.
El adulto con baja autoestima que quiere recibir afecto puede mostrarse en exceso amable y afanarse por ayudar a todo el mundo, pero entre líneas se puede distinguir que actúa bajo el deseo extremo de agradar, y no por un desinteresado calor afectivo.

Muestra una alta inseguridad

Otra característica es la inseguridad que siente sobre sus propias capacidades, que lo lleva a sentirse menos o incluso a actuar de manera inadecuada. Tiene fuertes sentimientos de inferioridad, ideas de incompetencia y de fealdad que pueden no estar realmente fundadas o en lo cierto. Estas impresiones y sentimientos pueden aparecer bajo la fachada de preocupaciones y lamentaciones, o bien como compensaciones de elogios y alardes acerca de sí mismos. Estas personalidades tienen también grandes dificultades para expresar con seguridad lo que sienten o piensan, así como para expresar críticas justificadas, tomar decisiones, oponerse en forma explícita o dar instrucciones.
Tienden a encubrir todas estas necesidades con eufemismos u otros modos rebuscados. No obstante, el defecto en la autoafirmación puede darse en el sentido contrario, presentándose el individuo en forma avasalladora, intrusa y hostil. Se sienten engañados u ofendidos con facilidad, frente a lo cual responde con demandas ofensivas y presuntuosas.

Siente miedo y angustia

Con una autoestima muy baja el miedo y la angustia son piezas claves que mueven al individuo a desarrollar mecanismos defensivos contra sus temores y alternativas de solución que conllevan un enorme desgaste energético para ellos.
En un sujeto con baja autoestima el miedo que sufre puede ser tanto a ganar como a perder, pues lo que obtenga de sus intentos no va a demostrarle "cualidad real", sino  que lo percibirá como una sustitución de lo que dicte la propia percepción negativa de sí mismo.

Presenta conductas que generan problemas de relación

Instaurada esta complejidad de pensamiento, el individuo con baja autoestima idea modalidades especiales con el fin de lograr el cariño que tanto anhela. Lo hace a través del soborno, la caridad, la invocación a la justicia o por medio de las amenazas. En cada uno de ellos va creciendo la cuota de hostilidad. El que soborna pareciera decir "te amo, por lo tanto, debes amarme y dejarlo todo por mi"; el llamado a la caridad parece expresar "tienes que amarme, porque sufro y estoy indefenso"; en la invocación de justicia el mensaje es "he hecho todo esto por ti y tú ¿qué has hecho tú por mí?"; en cambio, el que amenaza plantea directamente "si no me amas, entonces, ya verás". Finalmente, cuando ya los recursos anteriores no dan resultado, su llamada de atención puede ser "de todos modos ya nadie me quiere, así es que mejor me quedo en este rincón, para que nadie me desprecie".

Es desconfiado

Es muy factible que el afecto dedicado a tales personas suscite en ellas desconfianza y ansiedad. Reaccionan como si ceder a esa libre y sincera expresión de sentimientos los capturara en una telaraña de sufrimiento, pudiendo experimentar hasta pánico ante la sospecha de que alguien que les ofrece cariño sea verdaderamente sincero.

Otros indicadores de baja autoestima

En el adulto con autoestima baja, es posible reconocer algunos de los siguientes comportamientos, propuestos por García, D´Anna et al. (1999).
  • Autocrítica dura y excesiva que mantiene al individuo en un estado de hipervigilancia e insatisfacción consigo mismo.
  • Hipersensibilidad a la crítica, por la que se siente exageradamente atacada/o, herida/o. Tiende a echar la culpa de los fracasos y las frustraciones a los demás (extrapunitivo) o a la situación (impunitivo). Cultiva resentimientos tercos contra sus críticos.
  • Indecisión crónica, no por falta de información, sino por miedo exagerado a equivocarse.
  • Deseo innecesario por complacer, por lo cual no se atreve a decir un "no rotundo". Puede más el miedo a desagradar y a perder la buena opinión del peticionario.
  • Perfeccionismo, como autoexigencia esclavizadora de hacer "perfectamente" todo lo que intenta. Esto le conduce a un desmoronamiento interior cuando las cosas no salen con la perfección exigida.
  • Culpabilidad excesiva, por la que se acusa y se condena respecto de conductas que no siempre son objetivamente malas; exagera la magnitud de sus errores y faltas y/o los lamenta indefinidamente, sin llegar nunca a perdonarse por completo.
  • Hostilidad flotante, esto es, irritabilidad a flor de piel, siempre a punto de estallar aún por cosas de poca importancia. Actitud propia del hipercrítico a quién todo le sienta mal, todo le disgusta, todo le decepciona, nada le satisface.
  • Tendencia defensiva, es un negativo generalizado (todo lo ve negro: su vida, su futuro y, sobre todo, a sí mismo) y una inapetencia generalizada del gozo de vivir y de la vida misma.

Consecuencias de la baja autoestima

Aunque una baja autoestima no significa ni es sinónimo de psicopatología, puede generar ciertas condiciones como la  fobia social, que suele acompañarse de una baja estimación de sí mismo por el miedo a las críticas.
En el adulto su autoestima condiciona gravemente su nivel de satisfacción personal. Al constituirse el autoconcepto en base a percepciones y afectos relativamente permanentes acerca de uno mismo, una parte importante de la autoestima personal se desplaza sin casi alteraciones a lo largo de la vida, mientras que otro tanto sufre leves modificaciones. Las disminuciones de consideración en la autovalía están en estrecha relación con la intensidad, la duración, el significado y la amplitud del estímulo desencadenante; del mismo modo que el estrés adopta distintos índices de gravedad, dependiendo de la espectacularidad del trauma y su recurrencia.
Sea o no de manera consciente, el juzgarse y rechazarse a sí mismo provoca un tremendo dolor. Un adulto normal, en tales condiciones, se inhibe de asumir riesgos sociales, académicos o profesionales. Junto a su vida afectiva, la sexualidad sufre importantes trastornos. Como se señaló anteriormente, el adulto levanta barreras defensivas. Puede enrabiarse consigo mismo y con el mundo o sumergirse en un empeño perfeccionista. O recurre al alcohol o a las drogas.

Baja Autoestima Situacional

Se manifiesta o abarca sólo áreas concretas dentro de la vida del sujeto. Por ejemplo, una persona puede confiar en sí misma como padre, pero puede presentar serias aprehensiones o nulas expectativas de alcanzar logros dentro de su profesión.

Baja Autoestima Caracterológica

Esta disminución tuvo habitualmente su origen en experiencias tempranas de abandono, descalificación, abuso o maltrato. La sensación de "maldad", "culpa", "inmerecimiento" o "incompetencia" es más global, tendiendo a cubrir varios aspectos o ámbitos de la vida de la persona.
En estos casos, la persona con baja autoestima aparece inhibida en forma permanente y generalizada. Un ejemplo de esto sería un sujeto hosco, que agrede verbalmente a quienes trabajan con él, se impone una exigencia desmesurada, trata de influir en la vida pública, no se compromete en forma estable con una pareja sexual, etc.

Blog de Psicoactiva


Sentires del Alma…Pareja ideal o Pareja real. Por Ashamel Lemagsa.


Amados…

El amor es energía, es la energía de la Creación… 

Dios crea a través del amor y con el Amor, pues Dios es Fuente de Amor, Dios es Amor!!

Aquí en la Tierra, en esta Tercera dimensión dual, material y cambiante, el amor generalmente se lo siente diferenciado, si es de amistad, de familia o de pareja…

Qué es y cómo es el amor de pareja?

Existe la pareja ideal?

Cómo llegar a la pareja ideal o lo más similar a nuestros ideales de lo que entendemos como pareja ideal?

La pareja ideal… a mi entender, no existe, en una realidad de Tercera Dimensión, donde los opuestos se atraen y rechazan a la vez, lo que sí es real es el Amor de una pareja auténticamente Real!!!, lejos de las expectativas personales de lo ideal, que lo puede ser para cada parte interiormente, pero generalmente está un tanto lejos de ser real.

Lo que si debemos tender  a Ser Reales y lograr construir con la otra parte una pareja Real, con libertad y capacidad para rehacerse a sí misma en libertad y respeto.

Los Seres Humanos viven en la cambio y en la evolución permanente, que en un momento dado coincidan, se enamoran y deciden vivir en pareja, no implica que no se modifiquen y cambien.

Si existe, el sentir en un momento dado de nuestras vidas, la sensación interior que encontramos la pareja ideal y creemos que logramos tocar con las manos el Cielo y acompañados de la otra parte de nuestra pareja, que la sentimos, casi un ángel encarnado, pero… 

El tiempo, la convivencia, los problemas o los triunfos individuales, son las pruebas a salvar para fortalecer la pareja o desarmarla.

Lo que hoy es ideal, mañana puede ya no serlo y esto es lo real y verdadero, la evolución individual y con ella la evolución de la pareja.

Todo cambia, y debemos aceptarlo, nosotros cambiamos y el otro también tiene derecho de cambiar y todo cambio debe darse dentro de un marco de respeto, sinceridad, libertad y amor.

Aceptar el cambio propio y del otro integrante de la pareja, forma parte de la construcción de la pareja de cada día.

La pareja es una construcción cotidiana desde el respeto y el amor de nosotros mismos hacia el otro y del otro hacia nosotros, entendiendo que es un proyecto de vida en común donde cada uno tiene la libertad de evolucionar y cambiar.

Creer que esa persona que conocimos, seguirá casi igual, con el fluir del tiempo, sin modificaciones y que el amor que nos prodigamos no deberá pasar por pruebas, en muchos casos muy difíciles, como la enfermedad, la falta de trabajo, el fallecimiento de un ser querido, es estar arraigado en las estructuras de la Vieja Tierra, donde se nos vendió las historias del “Príncipe Azul” o de la “Mujer Maravilla” como hechos reales.

Existe el tiempo, los cambios, la evolución y los aprendizajes de cada día para convivir desde la comprensión, la fe y el respeto de la libertad de cada uno.

No existe un Manual para aprender a ser un/a esposo/a “ideal” o para encontrar a nuestra pareja “ideal”, si existen encuentros de Seres Humanos donde, estan de acuerdo en atravesar una convivencia desde el amor en pareja, armando un proyecto de vida en común.

Aceptar al otro como es, con sus luces y sus sombras, así como el otro nos acepten a nosotros con nuestros cambios y evolución es construir un proyecto de matrimonio a largo plazo, pues en él, se acepta desde la realidad, no desde un “ideal” comprado en las novelas.

Comprender que ambos cambian desde la libertad y el respeto, tanto hacia el otro como hacia nosotros mismos, es iniciar una relación de pareja que siempre le dejamos un espacio para transformarnos y para que la otra parte cambie.

El amor de pareja es una construcción diaria, teniendo en cuenta que nada es estable, todo evoluciona, pero cuando el amor nos une al otro hay comprensión, aceptación y libertad para cambiar, sabiendo que el otro aunque cambie, no implica que deje de amarnos, simplemente cambia, porque la vida es movimiento y cambio forma parte de la vida misma.

No es igual la pareja de recién casados, cuando ambos comenzaban a conocerse, que después de cinco, diez o veinticinco años de convivencia, donde lo hijos crecieron y nos traen a sus propias parejas e hijos, entonces, la familia de cuatro integrantes, creció al doble o más.

El tiempo nos transforma individualmente y también como pareja y lo que nos era fácil de emprender ayer, hoy nos lleva más tiempo arrancar, pero seguimos andando y cuando se hace acompañado de nuestra pareja, es más fácil, pues el amor nos une como en aquel entonces, cuando nos conocimos por primera vez.

Pues comprendimos que con amor en la pareja, lo complicado se hace más sencillo, las dificultades son los escalones para crecer y en cada peldaño que ascendemos juntos, la sabiduría compartida es nuestra mejor recompensa tanto individualmente como en pareja.

Aceptar que el cambio y la transformación dentro de la evolución colectiva, individual y de pareja es nuestra realidad cotidiana, aprender a convivir en un marco de libertad y respeto, donde el amor sincero, coherente y comprensivo es la estructura necesaria para que toda pareja crezca  y se construya cada día más fuerte, como seres libres, soberanos y felices de vivir en pareja, no es ya un “ideal”, debe ser una Realidad!!!

Bendiciones Infinitas!!!!

Disfruten de sus parejas, si la tienen y si aún no la encontraron acepten que lo que les llegue a sus vidas, es lo que necesitan para aprender a vivir en pareja.

Recuerden que los ideales existen en las películas que nos vendieron de niños, que la realidad del aquí y ahora es la verdadera aventura de Amor en pareja!!!

La vida es aceptación, para transformarla desde la realidad que se acepta, sea individual o en pareja.

Muy feliz aventura de convivir en una pareja Real.

Los Amo!!

Con Amor Ashamel Lemagsa.





viernes, 26 de mayo de 2017

CLASE 6 - AUTOCONCIENCIA. Por Alexiis.


Depende en buena parte de nuestra autoconciencia la capacidad de comprender el lenguaje de los ángeles en nuestro corazón, pero depende más aún de nuestra disposición para encontrarnos con lo divino, con Dios, la Luz, la Fuente, tanto de nuestra vida como de la vida de los ángeles.

SI NO NOS ENTREGAMOS A LA BÚSQUEDA DE DIOS, NUNCA ESTAREMOS EN CONDICIONES DE ESTABLECER UNA RELACIÓN FRUCTÍFERA CON NUESTROS ÁNGELES.

Creo que esto es la parte más importante a tener en cuenta en la enseñanza de los ángeles. Los ángeles provienen de Dios; fueron creados como servidores del Señor, para reflejar la gloria de Dios y para observarnos tanto a nosotros como cuanto existe en el cosmos. Provienen de Dios y tienen su lugar dentro de la Luz y el Amor de los Cielos. Lo único que les interesa es llevar a cabo el cumplimiento de los planes de Dios. Si deseamos hablar con ellos "donde ellos habitan", habremos de hablarles de las cosas que les interesan.

Los ángeles se expresan utilizando el lenguaje de Dios.. que no es sino el lenguaje del amor. Si lo que deseamos es conversar con nuestros ángeles, es preciso que también nosotros nos expresemos en ese idioma, y podemos aprender a hacerlo.

Además de la búsqueda de Dios y juntamente con ella, también hemos de buscar la Divinidad dentro de nosotros mismos, en la vida de cada uno. Desde luego que no habremos de convertirnos en ángeles; pero sí podemos igualarnos a ellos por lo que hacemos.

¿Y cuál es la esencia del amor angélico? Trabajar en forma secreta en la vida del amado, para ayudarlo a crecer en el amor, el gozo, la sabiduría, la paz y todas esas cualidades que brillan sobre nosotros en el cielo. Buscar a los ángeles no significa sólo que nos comprometemos a buscar a Dios, sino a volvernos - tanto nosotros como nuestra vida - más santos. Significa liberarnos de los celos, porque ese sentimiento es absolutamente ajeno a la vida de un Ángel. Significa desprendernos del odio y crecer en espiritualidad, porque los Ángeles son amantes y generosos. Significa llevar una vida positiva y que no esté regida por los temores ni las ansiedades, ya que los Ángeles saben que vivir en Dios destruye los temores.

Y significa aproximarnos a otros para ayudarlos. Esto nunca se podrá subrayar lo suficiente. Si lo que ansiamos es funcionar en la misma longitud de onda que nuestros Ángeles, tendremos que ayudar a los otros a que puedan elevarse. No sólo tendremos que amar, sino demostrar qué y cuánto amamos. No sólo estar en paz con nosotros mismos, sino dejar que toda la paz posible inunde la vida de los otros.
Otra forma de ayudarnos a ser más sensibles a la presencia de los Ángeles es comenzar a buscarlos por todas partes, incluso donde comemos o donde hacemos nuestras compras, porque están en todas partes.

* * * * *

HUELLAS DE ÁNGEL

Hay coincidencias que son los que se llaman "huellas de ángel". Las huellas de ángel son las sincronizaciones, las coincidencias que reverberan de significado y te dan la sensación de que hay alguien por ahí, ocupándose de beneficiarte.
Algunas huellas de ángel son tan sutiles que puedes pasarlas por alto, si no tienes la costumbre de buscarlas.
Si por ejemplo no podemos llegar a tiempo a un cierto lugar, o nos demoramos más de lo esperado, no nos debemos alterar cuando los planes parecen empantanarse. Todas esas 'demoras' tienen una finalidad, nos tenemos que limitar a esperar que aparezca el motivo y pronto se hace visible.

Cuando sientes el impulso de llamar a alguien y esa persona te dice: 'Justamente necesitaba hablar contigo! ¿Cómo supiste que debías llamar", allí están las huellas de ángel, aunque podrías atribuirlo también a la percepción extrasensorial. Es lo mismo. Cuanto en tus manos cae el libro adecuado en el momento justo… ¡Más huellas de ángel!

Si dedicamos un momento a reflexionar sobre los innumerables momentos de gracia que hemos experimentado, comenzaremos a apreciar un esquema de intervención benévola. Lo que ha sido denominado corazonada, sexto sentido, intuición, bien podría ser la voz de un ángel que nos susurra una indicación, enseñándonos a utilizar la sabiduría que nos fue dada por nuestro Hacedor.
Invocar la atención y la compañía de tus compañeros celestiales favorece la oportunidad de crear más "huellas de ángel". Esas ocasiones en que se encuentra lo que no se buscaba brindan el placer de las sorpresas felices y proporcionan un sentido de flujo y la armonía de la vida.

* * * * *

LOS GUÍAS ESPIRITUALES

Hay un dicho muy conocido que dice: "Cuando el alumno está preparado, el maestro aparece". Los guías espirituales entran y salen de nuestras vidas de acuerdo a nuestras necesidades. Generalmente representan la base de una cultura, raza o religión en particular, o también la senda de la vida. Son maestros.
Cuando un nuevo guía acude a ti, posiblemente te invadirá un ansia voraz de saber todo lo que desconocías sobre una determinada cultura o religión. Empiezas por comprarte libros, objetos, incienso, discos o ropa que tenga que ver con esta nueva afición y con lo que ésta te ofrece. De repente te irás encontrando personas con el mismo interés por esta búsqueda espiritual. Este proceso te ofrece una oportunidad de tomar un nuevo rumbo, ocurra repentina o desapercibidamente.

Podrás ver a tus guías a través de la meditación o por otros medios. Básicamente, todo lo que tienes que hacer es descubrir de dónde vienen tus intereses y percibir los mensajes de tu interior. Una vez que conozcas a tu guía o guías, podrás acelerar tu proceso de aprendizaje al explorar las múltiples posibilidades de crecimiento.

Si uno de tus guías espirituales es, por ejemplo, un indio americano, es posible que tengas visiones que te pongan en contacto con la madre tierra. Esto te hará sentir más respeto por este planeta, lo que te llevará a cierto activismo.
Si tu guía es un budista Zen, te enseñará a olvidarte de tu ego por un tiempo, a desarrollar tu intuición y a aprender a ser. Quizás cambies tu trabajo por otro más elemental y menos intelectual para aprender nuevas maneras de ser.

También es posible que tus guías sean personajes del pasado, como por ejemplo Florence Nightingale. En este caso tu guía propiciará un período de atención a la salud y a la nutrición.
Si tu guía es celta, te fascinarás por los cuentos de hadas, leyendas del Rey Arturo, reyes, reinas, místicos y arpas.

Los guías nos enseñan los valores espirituales que nos son ajenos. El reconocer a nuestros guías, a través de los importantes cambios que se producirán en nuestras vidas, nos ayudará a ser conscientes de nuestros seres más íntimos propósito de una determinada búsqueda espiritual. Nuestros guías nunca nos abandonan realmente, pero puede que se desvanezcan para que otros guías ocupen su lugar cuando tengamos nuevas lecciones que aprender. Sus enseñanzas son básicas, nos dan una nueva perspectiva y gran creatividad que nos conducirá a la armonía con nuestro ser superior.

* * * * *

LA GRATITUD

El valor de los sentimientos es igual a la inmensidad cuando podemos dar de nosotros lo mejor que tenemos. No se mide en espacio ni en tiempo, y menos se puede esperar algo a cambio.
Si queremos transformar nuestras relaciones, tenemos que invocar a los Ángeles y aprender de ellos distintas experiencias. Cuando llamamos a la conciencia angelical, que es grandeza porque no existe en ella diferencia entre el uno y el otro, utilizando la ley de la gratitud vamos a poder valorar más nuestras acciones y al resto de las personas.

Luego de purificar o limpiar nuestro cuerpo emocional podremos hacer una lista de todas las cosas que de cada día tenemos que agradecer. Así dar gracias con el corazón abierto a cada persona o situación que vamos agradeciendo.
La ley de la gratitud afirma que siempre devolvemos al universo la respuesta que en otro momento ya había sido otorgada como una acción, que nosotros podemos percibir o no. Por eso nadie puede dar lo que no tiene o no sabe que lo posee.

Al comprender profundamente que la infinita Providencia nos da justo lo que necesitamos, como las aves del cielo que confían totalmente en el poder de nutrición de la tierra, es así que mirando solamente a otro, sin decirle nada, pero agradeciéndole desde nuestro interior, podemos irradiar todos los sentimientos de luz que guarda nuestro ser, y curar las heridas del alma-

También ésta es una forma de respuesta y entrega más profunda, la más importante: nuestro reconocimiento. En ese momento comenzamos a sentir que somos un Todo imposible de separar, como una danza que no se detiene generando unión y armonía entre todas las almas.
Está ya funcionando nuestra conciencia angelical, y se establece para siempre en nuestra realidad tan humana, y quizás, a partir de ese momento de purificación, tan divina.

* * * * *

EL ÁNGEL DEL PERDÓN

Hay un viejo dicho: "Errar es humano, perdonar es divino".
El Perdón es un desprenderse de las ataduras del pasado que nos permite ver al mundo y a nosotros mismos a través de la claridad luminosa del presente eterno.
El Perdón es la gran fuerza amorosa capaz de transformarlo todo sin violencia ni coacción.
Para personas que fácilmente estallan en ataques de ira o de enojo, la invocación del Ángel del Perdón restablece la armonía, liberta tensiones, aplaca el estado agresivo.
También permite ver la solución de un problema con mayor claridad y en consecuencia brinda paz espiritual.

Si no puedes perdonar a alguna persona que te ha dañado, pídele al Ángel que te oriente sobre la causa o razón de esa situación, para que aprendas la esencia del motivo y al final descubras qué es lo que tienes que cambiar para que no te resulten dolorosas las enseñanzas de la vida.
De fundamental importancia es que aprendas a perdonarte a vos misma por los errores cometidos, y que no vengas castigándote consciente o inconscientemente por estos motivos.

Te propongo que:

Sin duda hay en tu vida personas o cuestiones a las cuales te es difícil perdonar. Y es muy fácil que te limites a proyectar sobre ellas odio o indiferencia. Es igual. Estás proyectando aspectos ocultos de tu personalidad, que te niega a reconocer en ti mismo, sobre ellas.
Sin darte cuenta, estos odios más o menos irracionales, te están separando del Ángel del Perdón. Para solucionar este importantísimo problema, debes conectarte con el mismo, y para hacerlo debes comenzar perdonándote a ti mismo.
Imagina que estás sentada bajo las alas del Ángel del Perdón. Siente como todo tu ser absorbe su vibración y se funde con ella.
Pídele que haga desaparecer el rencor de tu vida y que te ayude a perdonarte a ti misma, a tus padres y a todos aquellos que tú creas te han perjudicado en tu vida.
Invita a tu Ángel del Perdón a compartir contigo la maravillosa experiencia del Perdón.

* * * * *

BENDICIONES PARA LA TIERRA

Esta oración hay que recitarla dando un giro completo y elevando las manos juntas hacia los cuatro puntos cardinales, motivo por el cual entre un punto y otro será necesaria una breve pausa para ejecutar el movimiento.
Es una oración muy intensa que atrae y sensibiliza a los Devas, los cuales dejan una gran vibración de serenidad en el lugar en el cual se ha recitado.

Muy sugestiva, está cargada de gran fuerza si se recita en grupo al aire libre, inmersos en la belleza de la naturaleza.

Paz al Norte,
Al Sur,
Al Oeste,
Al Este.
Paz a través de los cuatro elementos
Y al éter cósmico que todo contiene.
Haya paz y amor para todas las criaturas
Visibles e invisibles
Por medio de sus reinos
Y de sus elementos
Paz a sus Ángeles
Y a sus Devas.
Pas a nosotros que con ellos
Compartimos el camino.

* * * * *

A LOS ÁNGELES CONSOLADORES

Es una invocación particularísima para ser dirigida mentalmente hacia los lugares de guerra o en los que hayan ocurrido estragos, torturas, actos de terrorismo, matanzas realizadas por el hombre o por las fuerzas de la naturaleza, graves incidentes con muchas víctimas.
Fue compuesta para el Ghetto de Varsovia. Todavía hoy se copia en tiras de papel que enrolladas son depositadas donde sea posible, entre las piedras, en las fisuras de los muros y en los muchos sitios de sufrimiento sobre la Tierra.

Si se acompaña con pensamientos compasivos, posee un gran poder evocador. Solicita la intervención del Deva Consolador. Es la primera vez que su publicación es autorizada, pues ya es tiempo de que difundamos esta costumbre reparadora.

Como pétalos de rosas en un desierto de sal,
Amor, compasión, dulzura,
Pensamientos comprensivos
Desciendan a estos lugares.
Que los cielos se abran
Y ángeles misericordiosos hagan descender
Miel y ambrosía para curar las heridas:
A través del tiempo y el espacio.
De los reinos oscuros
De donde locura y terror han surgido
Locura y terror retornen
Y que la Nada los trague.
Que la Luz envuelva con su rayo
Toda vida truncada, y compense
Cada gota de sangre, y
Cada lágrima.
Que la nueva vida sea fácil
Y el karma positivo.
Devas Consoladores, lleven a quien queda
Resignación y fortaleza.
Y que el Hombre comprenda
Y la Tierra no olvide…

domingo, 20 de diciembre de 2009

http://alexiis-metafisica.blogspot.com.ar