domingo, 17 de septiembre de 2017

Beneficios de dibujar y pintar mandalas.


Si existe algo muy asociado a la palabra “estrés” hoy por hoy, es la palabra “Mandala”. No tenemos muy claro qué son ni qué significa, ni siquiera si es verdad eso qué dicen de que es bueno para el estrés y la ansiedad.

Pero algo que sí tenemos claro, es que los Mandalas han llegado para quedarse en nuestras vidas. No existen muchas cosas que vayan ligadas a la liberación y entretenimiento de la mente a través de diferentes dibujos y pinturas.
Es por ello que es importante saber qué son exactamente los Mandalas y cuáles son los beneficios que nos pueden ofrecer si los utilizamos y los incluimos en nuestra vida.

Qué es y significado de un Mandala

La palabra Mandala significa “círculo”. Un Mandala representa la totalidad, un diagrama cósmico cuya función es recordarnos la relación que existe entre nosotros y nosotras con el infinito, extendida más allá de nuestro cuerpo y mente.
En los Mandalas aparecen todos los aspectos relacionados con la vida, la Tierra, el Sol, la Luna, etc., relacionados con círculos de los vidas que abarcan a amigos, familias y a nuestros entornos. Este tipo de dibujos, están considerados diseños circulares que simbolizan la noción que la vida es un sin fin.

Estos Mandalas siguen una teoría de color que, según el tipo de religión o corriente que sigamos, podremos ver los diferentes significados de los colores que podemos utilizar y que, dependiendo de este, tendrá un efecto u otro en nuestra vida, al igual que su diseño.
Por ejemplo, en el “Budismo tántrico”, los Mandalas incorporan muchas imágenes visuales que buscan la representación de la “luz pura”, recogiendo desde el color blanco hasta el negro, siendo este último el color que abarca el todo y la nada y, el blanco, la paz y el descanso.

Por otro lado, si nos guiamos por el “Budismo tibetano” para pintar nuestros Mandalas, tenemos que tener en cuenta que estos se crean según los textos religiosos dependiendo del propósito con la creación de esa pieza. En este caso, el blanco y el negro son importantes también: el blanco para simbolizar la apertura y el negro para la oscuridad.
En general, el resto de los colores sigue un patrón de simbolismo en los Mandalas que es bastante estable: el amarillo simboliza el esfuerzo, el rojo la memoria, el verde la meditación y el azul la sabiduría.
Beneficios de pintar y dibujar Mandalas
Colorear Mandalas es una actividad que mucha gente disfruta como un hobbie durante sus días de infancia. Puede invocar la llamada “respuesta de relajación” del cuerpo siendo capaz de recuperar las actividades extenuantes y que desencadenen fatigas por algún tipo de actividad que podamos realizar, ya sea en nuestro trabajo, ejercicio físico, etc.

Una vez activada la respuesta de relajación, nuestro sistema nervioso se calmará y se relajará lo que hace que muchos padres y madres opten por libros llenos de Mandalas para colorear con sus pequeños y pequeñas.
Sin embargo, los libros de Mandalas para colorear no sólo son un favorito de las edades pequeñas, sino también de los adultos que pertenecen a la población activa. No sólo por los muchos beneficios para la salud que ofrecen, sino también por convertirse en una ayuda perfecta para los procesos del sueño y la meditación.
La lista de beneficios que nos pueden aportar los Mandalas es amplia, pero los más importantes que podemos encontrar son los siguientes.

Reducción del estrés
Combatir el estrés es una tarea complicada, sobretodo para los que ni siquiera encontramos tiempo para relajarnos. Es por ello que los Mandalas han encontrado la manera de abrirse hueco gracias al efecto colorante que tienen cuando los vamos completando.
Uno de los primeros investigadores en intentar averiguar sus beneficios, descubrió que pintar Mandalas ayuda a las personas a estar más tranquilos y experimentar menores niveles de estrés a la hora de realizar las actividades que se lo provocan, a través de la concentración en las formas geométricas y la combinación de colores que queremos hacer.
Terapia
Los Mandalas para colorear son también utilizados en terapias que buscaban resultados a través de la comunicación no verbal para ayudar a los pacientes a expresarse cómodamente. A través de este tipo de dibujos, personas con demencia y trastornos de estrés postraumático, son capaces de liberar frustraciones y de comunicar sus problemas y emociones de una manera mejor.
Colorear las páginas de los Mandalas es también ideal para aquellas personas que sufren de problemas neurológicos como, por ejemplo, epilepsia. Los estudios son para calmarse y concentrarse utilizando los colores para ayudarse.

Meditación alternativa

El color y la creación de los Mandalas tienen los mismos efectos que la meditación y es por ello que hoy por hoy, muchas personas, luchan por encontrar tiempo y espacio para la meditación y, en el caso de no encontrarlo, intentan encontrar un momento para combinar la actividad que les provoca perder la concentración con pintar Mandalas.
Además, los patrones de colores, circulares y sus formas geométricas, son las características más relajantes que forman parte de los Mandalas y que permiten a las personas estar relajadas y sin preocupaciones.
Por otro lado, colorear Mandalas nos permiten realizar una actividad sin esfuerzo físico serio y estresante, además de una alternativa para equilibrar el cuerpo, el espíritu y la mente.
Consigue que conectemos con nosotros mismos y con nuestros pensamientos, para poder reflexionar e, incluso, cambiar planes y ser más productivos.

Personalización y creatividad

Los libros o páginas con Mandalas para colorear también tienen un objetivo muy claro: ejercitar nuestra capacidad para personalizar y reconstruirnos a nosotros mismos. Cada página de un libro de Mandalas, nos permite y nos abre la posibilidad de agregar un toque nuevo de identidad que después podemos trasladar a otra dimensión de nuestra vida.
Una página puede contener un Mandala en forma de un bosque, un búho o un escenario relajante, por ello desencadenará nuestra creatividad y con ella la calma. Los adultos por lo general tienen problemas y dificultades y, por ello, caen en depresión, pero la creatividad les ayuda a crear una perspectiva positiva en la vida.

Desconexión de la realidad

Junto a lo comentado sobre una especie de meditación alternativa, pintar mandalas nos va a permitir el poder desconectar por completo de nuestra realidad. Hoy en día llevamos una vida constantemente en movimiento. Yendo a trabajar, estando por los niños, cuidando de la casa y a todo ello se suma el que queramos estar bien física y mentalmente. A veces es mejor desconectar y hacer una pausa y no hay nada para ello que sentarse a pintar un mandala.
Te darás cuenta como en el tiempo que le dediques al mandala, no estarás consultando el móvil o viendo si alguien te ha dejado algún mensaje en Facebook.

Concentración en otros ámbitos

Pintar mandalas no solo beneficia en un sentido de reducción del estrés o para desconectar de la rutina del día a día. Muchas personas que han comenzado a dibujar y pintar mandalas explican como el hecho de pasar un rato en esta “terapia”; les permite centrarse más en otros aspectos de su vida.
De este modo, como ocurre con la meditación por ejemplo, gracias a las mandalas podrás desarrollar la capacida de concentración y mejora de esta ya sea en campos como el del trabajo o a nivel personal.

Desarrollo de disciplina

Junto al hecho de desarrollar la capacidad de poder desarrollar tu concentración, para que luego apliques este recurso en otros ámbitos de la vida; los mandalas nos ayudan en el caso de querer aprender o seguir una disciplina. Aunque a la hora de pintar mandalas, tenemos la libertad de elegir los colores, para estos, sí es cierto que las formas y figuras que estos presentan siguen un patrón del que no podemos salir de modo que debemos adaptarnos a este. Con ello te acostumbrarás a seguir la “norma” establecidad y a que te desarrolles en la disciplina diaria.

Activa el cerebro

Junto al hecho de ser algo creativo, el hecho de pintar o dibujar mandalas, nos va a permitir activar los dos hemisferios cerebrales, de modo que gracias al hecho de relajarnos y centrarnos en nuestro mandala, llegaremos a conectar con las actividades de la mente y las habilidades asociadas a cada hemisferio.
Piensa que en los dibujos de los mandalas podemos encontrar distintas figuras geométricas las cuáles son captadas por el lado lógico de nuestro cerebro (hemisferio izquierdo) mientras que los colores y dibujos son captados por nuestro lado creativo (hemisferio derecho).

Nos sentimos mejor

Al pintar mandalas podemos conseguir estar y sentirnos mejor pero no solo porque nos relaja, sino porque en realidad esta actividad, libera endorfinas que hacen que el lado derecho del cerebro (mente lógica, científica), se estimule generando una sensación de bienestar general.

Practica para lesiones de mano o muñeca

Aunque no lo parezca, dibujar y pintar mandalas no es solo algo bueno para reducir el estrés o como terapia de relajación, sino que también podemos decir que aquellas personas que quizás han tenido una lesión en la muñeca o en la mano, pueden dedicar parte de su terapia de recuperación a las mandalas de modo que logren poder tener más juego de muñeca en poco tiempo.
Cuál es la forma correcta de dibujar un mandala

Una vez vistos los beneficios de pintar o dibujar mandalas, tenemos que explicaros que existe un método o una manera que podemos definir como “correcta” para dibujar mandalas y que nos queden como deseamos.
Siguiendo así los pasos a continuación puedes dibujar correctamente tu mandala para luego pintarla de los colores que desees:
Lo primero que necesitas para dibujar tu mandala será tener los materiales necesarios y para ello, necesitará: papel, un lápiz, una regla y un borrador. Ahora debes seguir estos pasos:

Dibuja un cuadrado
El primer paso para aprender cómo dibujar un mandala es dibujar un cuadrado (que luego borrarás) en el papel. Cuanto más grande sea, más espacio tendrás para tu mandala
A continuación, utiliza la regla y un lápiz para dibujar un punto en el mismo centro del cuadrado , como se muestra arriba.

Dibuja puntos
El siguiente paso es dibujar una serie de puntos alrededor de ese punto . Una vez que hayas dibujado el punto en el centro del cuadrado, una forma fácil de dibujar puntos es utilizar una brújula. Si no tiene una brújula, no te preocupes – dibujar círculos es fácil si sigues estos pasos :

Usando la regla, mida hacia fuera 1 centímetro (o más o menos – dependiendo de su preferencia) con respecto al punto del centro. Haz una marca de esos centímetros arriba, abajo, a la izquierda ya la derecha desde el punto central, como hemos mencionado.

A continuación, mide otra distancia del punto central. Puede ser 1,5 centímetros desde el punto central, usando el mismo proceso que antes, marca a esta misma distancia en la parte superior, abajo, a la izquierda ya la derecha del punto central. Y a partir de la primera marca realizada.

Puede seguir haciendo tantas filas de estos puntos como desese . Para comenzar puedes dibujar tres filas
Lo importante es asegurarse de que los puntos que haces son todos equidistantes del punto central.

Conecta los puntos

Ahora que has dibujado tus puntos, es hora de conectarlos . Dibuja una línea recta vertical que conectelos puntos que suben y bajan, y una línea horizontal recta que conecte los puntos que van uno a cada lado. A continuación, dibuja otra serie de puntos a las mismas distancias del centro que tu primera serie de puntos . Trata de hacerlos en un ángulo de 45 grados a las líneas perpendiculares.

Dibuja cuatro filas de puntos, haciendo una gran forma de x .
A continuación, utiliza la regla para conectar los puntos que acabas de hacer.  Ahora nos tocará conectar los puntos en círculos . Para ello, empieza por un punto y dibuja una línea curva en el punto siguiente, y así sucesivamente.

No te preocupes por hacer los círculos “perfectos”. No estamos preocupados por la perfección. Sólo tienes que dar un paso a la vez, el que va de punto a punto.
Está bien si cometes errores. Si esta es tu primera vez aprendiendo a dibujar un mandala, vas a equivocarte sin duda, así que con la practica irás mejorando y además,  dibuja suave para que puedas borrar en caso de que te equivoques.

Dibujar diseños para tu mandala

Ahora que has dibujado el esquema básico para tus mandala, puedes comenzar a dibujar diseños en tu mandala.
Para ello, puedes utilizar un lápiz, lápices de colores, tintas, crayones, o lo que elijas.
Lo que puedes hacer es comenzar desde el centro, o puede comenzar desde cualquier lugar donde te sientas inspirado para hacer algunas marcas.

El uso de las líneas y círculos que dibujes como directrices, te permitirán dibujar formas como círculos, triángulos, gotas de lluvia, bucles, etc .
Lo importante es repetir el patrón . Por ejemplo, si dibujas un círculo en una de las líneas, asegúrate de dibujarla en el mismo punto en las otras líneas.

Esto crea la repetición , que es un elemento clave en la creación de un mandala.
A medida que dibujas más y más diseños, tu mandala comenzará a verse más compleja.
La clave es tomarlo lentamente , dibuja una forma a la vez y dando la vuelta a todo el círculo dibujando esa forma en el lugar correcto.
A continuación, construye esa forma dibujando otras formas alrededor del círculo de la misma manera y así podrás acabar con un bonito mandala que puedes pintar.

Cuál es la forma correcta de colorear un mandala

La idea de dibujar nuestro propio mandala, nos permite que elijamos también el patrón que queramos para pintarlo. Como el mandala seguirá el patrón de figuras que hayamos hecho nosotros mismos, podemos elegir los colores para cada círculo y forma.
Elige un color para cada espacio de manera que al final el mandala pintado repita ese patrón y te quede como vemos por ejemplo, arriba.

Usos de los mandalas

En cuanto al uso de los mandalas, sabemos que desde los viejos tiempos, los mandalas se usaron como símbolos básicos para la concentración y la meditación, el proceso de madurez personal, la protección y la curación. Pero tenemos que decir que existen varias técnicas de meditación con mandalas, ya que hay diferentes religiones, culturas, contextos filosóficos y artísticos de modo que en cierto modo la meditación será su uso más extendido.

Con la ayuda de los mandalas, podemos gradualmente encontrar el camino hacia nuestro yo; podemos ser conscientes de quiénes somos, por qué estamos aquí y cuál es nuestro propósito en la vida. Ha llegado el momento de encontrar, cultivar y compartir de nuevo la paz y la armonía dentro de nuestros corazones. Sólo un corazón puro, pensamientos finos y palabras suaves nos llevan a una nueva era.


Las palabras de Thomas Merton pueden usarse para expresar el propósito de los mandalas: “Un hombre medita en un mandala con la intención de dominar su psique en lugar de dejar que su psique lo controle.” Durante la meditación a través del mandala, podemos construir nuestros arreglos internos o hacerlos desaparecer Un hombre no medita para aprender una doctrina religiosa, sino para convertirse en Buda, entronizado en su propio centro “.

https://viviendosanos.com


La Aromaterapia para el Tratamiento de Enfermedades.


Es conocido que los aromas tienen el poder de transportarnos a diferentes lugares, pueden traer a nuestra mente recuerdos, situaciones y personas. El poder de la aroma-terapia radica en el sentido del olfato y su conexión directa con el sistema límbico el cual regula nuestras emociones. La aroma-terapia se complementa con la terapia de aceites esenciales, la cual utiliza el extracto de plantas para equilibrar la salud del ser humano, tanto física como mental. Esta práctica holística puede ser usada de manera preventiva, y activa para el tratamiento de enfermedades.
La aromaterapia se puede definir como el uso controlado de aceites esenciales para mantener y promover el bienestar físico, psicológico y espiritual. —Gabriel Mojay

ACEITES ESENCIALES Y SUS PROPIEDADES

La utilización de estos aceites debe hacerse bajo control de un terapeuta especializado. Advertencia: nunca se deben ingerir o aplicar sobre la piel aceites esenciales en su estado puro.
Árbol de té: Fatiga, agotamiento mental y fisico. Falta de emotividad, de creatividad y de fuerza. Para personas que suelen perder con facilidad su energía vital; que han bloqueado sus emociones y se sienten sucias y/o indefensas.
Geranio: Pasividad, indecisión, pérdida de la fuerza de voluntad, estancamiento. Para las personas que les cuesta plasmar sus ideas, se bloquean y les falta fuerza para cambiar la situación. Su mente se mantiene en constante actividad, mientras ellas permanecen pasivas y estáticas. Les aporta entusiasmo, concreción, equilibrio, desarrollo de la creatividad. Integra la voluntad y el pensamiento.
Mirra: La mirra ayuda a restañar las heridas y borrar las cicatrices emocionales, aportando claridad de visión interna, permitiendo la conexión espíritu-mente-cuerpo; insufla el valor necesario para enfrentarse a sus propios miedos y motivaciones para vivir plenamente.
Canela: Útil en personas que parecen no interesarse por nada. Viven en su propio mundo de fantasías. Carecen de la capacidad de transformar sus propios sueños en realidad, por haber bloqueado sus sentimientos, emociones y creatividad.
Lavanda: Agitación, ansiedad, impaciencia, inquietud, desasosiego, angustia, cansancio, abatimiento. Indicado en personas que están desarmonizadas. Para los que están desequilibrados afectivamente, inquietos, irritables, estresados y alarmados. La Lavanda armoniza y equilibra las emociones, ayuda a las prácticas espirituales, aporta paz, armonía, calma, serenidad.
Romero: Olvido, desarraigo, aislamiento, desagradecimiento. Para personas a las que les cuesta mucho concentrarse. Para los que no quieren aprender. Son personas hurañas, esquivas, desatentas. En general se produce una desconexión entre el sistema de transmisión de la mente y el cuerpo. Este equilibra las funciones de transmisión interna y ayuda a vivir positivamente en plena comunicación con uno mismo y con los demás.
Manzanilla: Ansiedad, desequilibrio emocional, hipersensibilidad, angustia con opresión en el pecho. Cambios emocionales bruscos. Personas que suelen cambiar de estado de ánimo fácil y rápidamente. Tendentes a las tensiones físicas y trastornos psíquicos. El estrés forma parte de ellas. Duermen mal, sufren pesadillas y a veces sonambulismo. Se conmueven fácilmente.
Tomillo: Depresión endógena, ansiedad, tristeza, hipocondria. Carencia de fortaleza física y espiritual para salir de las crisis. Para personas que nunca paran y llegan al agotamiento extremo. No reconocen sus límites y no hacen nada para invertir la situación hasta haber agotado todas sus defensas, psico-físicas.
  • Rosa: Antidepresivo, ansiolítico, antiespasmódico.
  • Bergamota: Antiséptico, astringente.
  • Sándalo: Antiséptico, ansiolítico.
  • Ilang-ilang: Antiséptico, afrodisíaco.
  • Mirra: Antiséptico, ansiolítico.
  • Azahar: Sedante, ansiolítico, antiespasmódico.
  • Manzanilla: Sedante, antiespasmódico.
  • Albahaca: Estimulante, descongestionante.
  • Romero: Antiséptico, estimulante, diurético.
En estudios de laboratorio y estudios animales, se observó que ciertos aceites esenciales tienen propiedades antibacterianas, antivíricas, antifúngicas, efectos calmantes, o energizantes. En las pruebas de inocuidad de los aceites esenciales, se han encontrado muy pocos efectos secundarios negativos. Se encontró que los aceites de lavanda y los del árbol del té tienen efectos parecidos a los de las hormonas. Entérense mas sobre enfermedades y síntomas en nuestro blog amigo, viviendobien.net

https://sanazion.com

Celos, parejas y redes sociales. Por Elena Ruth Mandel


Las redes sociales cambiaron la forma en que los jóvenes se comunican y relacionan.
Me pregunto si en las redes sociales mostramos realmente la persona que somos o creamos una identidad ideal que es solo la mejor parte de nosotros mismos. Se me ocurre que al igual que la luna, todos mostramos nuestra mejor cara.
FacebookYoutubeInstagramTwitter y Snapchat se volvieron "indispensables" en el día a día de muchos adolescentes y son pocos los que renuncian a tener presencia en alguna de estas redes.
¿Quién te escribe? ¿Quién te da like?

Casi todas las personas que están en pareja han pasado alguna vez por la situación de tener que dar explicaciones por sus actos en Internet o que estén relacionados con la tecnología. Suele resolverse con un par de explicaciones, pero puede suceder que algunos se persiguen y se convierten en stalkers, buscando día y noche evidencias virtuales para corroborar que el otro miente. Como dice el refrán: en boca de mentiroso, lo cierto se hace dudoso.
La forma en que puede afectar lo real y lo virtual, dimensionar la sensación que una persona puede experimentar cada día frente a su computadora o celular y todo lo que allí se despliega. Nuevas y distintas formas de espiar y de ser espiada.
Qué es el Stalkear
Stalkear  es una palabra que cada vez más tiene un mayor auge y utilización en nuestro idioma, pero que deriva del inglés, del verbo “to stalk” que equivale a “acosar”, “espiar” o “perseguir”.
Algo tan simple como ingresar al perfil tu ex, y de ahí a sus amigos, un familiar, compañeros de trabajo a ver sus fotos, actualizaciones, videos, intentar saber lo que piensan y hacen, pero sin ser nosotros un contacto en su red social.
Una persona que pretende revisar tu celular, los movimientos en las redes sociales está manifestando un problema de celos importante y hay que estar muy alerta.
Estar en una relación no implica que tengas que perder tu individualidad, es importante ponerse de acuerdo, ya sea con tener cada uno acceso a la red social del otro, así como en respetar que cada uno guarde para sí mismo las claves de acceso a sus cuentas.
Si te la pasas revisando tu celular en los momentos en que estas en pareja, o te levantas en la noche a mirar tu computadora, es posible que esa actitud sea malinterpretada.
Pero en algunos casos el acoso es no solamente con las fotos y videos, el Stalker puede saber hasta con quien usted comenta en las redes sociales, algo que se puede tornar muy obsesivo.
Desde un Smartphone hoy se puede chequear minuto a minuto que está haciendo tu pareja, ese chico o chica a quien frecuentas o también tu ex en las redes sociales. Incluso, hasta controlar dónde se encuentra si tiene el GPS activado en su teléfono o ver cuándo fue la última vez que se conectó al chat y si le llegó o no nuestro mensaje. Demasiado, ¿no?

Cuidado con el exceso de control
Las redes sociales funcionan como una especie de pequeña alarma que se enciende ante personalidades controladoras y nos avisan cómo es en ese aspecto la persona que tenemos al lado, incluso sin profundizar mucho en el vínculo.
La falta de configuraciones de privacidad apropiadas, por parte de los usuarios en las redes sociales, ayudan mucho a los usuarios curiosos; en el caso de Facebook, fotos, videos, configuradas como públicas son la fuente de información accesible para las personas que quieren saber más del otro sin su consentimiento.
Los celos en la pareja
¿Qué pasa con la confianza, pero no sólo la confianza que tenemos en nuestra pareja, sino también la que tenemos en nosotros mismos? Si eres celoso o celosa, lo más probable es que lo seas en las redes sociales, en la vida real, tanto de tu pareja como de tus amigos.  Una cuestión de inseguridad, de falta de autoestima, de no estar conformes con nosotros mismos, que nos lleva a querer controlar todo lo que hace el otro, en su vida online como en la real, por temor al abandono. Por más que la pareja intente ayudarnos, es algo que necesitamos trabajar con nosotros mismos y muchas veces es necesaria la ayuda de un profesional.
Es interesante ver que Instagram y Snapchat lideran la lista de las peores redes sociales para la salud mental. Ambas son plataformas fuertemente enfocadas en las imágenes y parecen  estar produciendo sentimientos de insuficiencia y ansiedad en los jóvenes
Otro de los impactos negativos de las redes sociales es que generan miedo de estarse perdiendo algo: un evento social o cualquier actividad en la que otros se hayan divertido. Por eso, muchos revisan constantemente sus cuentas. En este aspecto, Snapchat es la red que más provoca este temor, ya que es la mensajería de lo efímero.
Señales para darte cuenta de  que tu autonomía de decisión está en peligro 
·         Revisan constantemente los comentarios que nos hacen sobre nuestra actividad en las redes sociales.

·         Quieren saber con qué amigos salimos y adónde vamos.

·         Si no pueden encontrarnos o comunicarse, suelen hacer varios llamados o dejarnos mensajes.

·         Cada tanto quieren “sorprendernos” y llaman a la puerta de casa sin avisar.

·         Nos dicen cómo debemos vestirnos, generalmente con comentarios sutiles al principio.

·         Es raro que acepten gente nueva en su círculo íntimo, salvo que sean ellos la conexión directa con esa persona. Toda influencia externa a su círculo es vista como una amenaza.


Blog de Psicoactiva


Para salir adelante, sal de tu propia prisión


Hay situaciones en las que parece que no hay manera de salir adelante, en las que todo se complica y se conjura para no hacerte levantar cabeza. Sin embargo, muchas situaciones solo son complicadas en la medida en que las vemos así. Salir adelante es fácil cuando te atreves a salir de tu propia prisión. 
Es habitual ver a personas exagerar todo lo que le ocurre y ponerse nerviosas por no tener controlado el resultado de cada decisión que toman. Saber cómo serán las cosas antes de empezar o preparar el futuro al segundo -o al menos intentarlo- es para mucha gente una forma, y una frustración constante, de vida. Pero, ¿de verdad es necesario complicarse tanto el presente para dejar atado todo lo que vendrá?
La vida puede ser mucho más sencilla y no por ello carente de oportunidades. Intentar sujetar y controlar todo es una misión imposible, privándonos de grandes momentos y de la posibilidad de encontrar, conocer y sorprendernos.
Escúchate, deja de resistirte y confía en el viaje
La vida tiene mucho más que dar de lo que tu mente puede concebir. ¿Por qué encerrarnos en la prisión que supone controlar y planificar absolutamente todo? No se trata de ir sin rumbo ni conciencia, sino que dejar la puerta abierta a lo que la fortuna disponga, porque lo va a disponer igual. Así, si es malo, podemos elegir en la mayoría de las ocasiones entre sufrirlo o afrontarlo.
Pero, ¿cómo identificar ese camino? Escucharte te dará la pista. Si eres capaz de ser sincero, de silenciar las voces que te dicen lo que tienes que hacer o que te indican que es lo [políticamente] correcto, podrás oír tu voz interior. Y cuando sientas que necesitas hacer algo fuera del plan, algo diferente, no te resistas. Explora lo que tu voz interior demanda. Descifra eso que necesitas y busca la manera de hacerlo, dentro de tus posibilidades.
Pero, sobre todo, confía en el viaje. Solo así podrás disfrutarlo y sacarle provecho. Solo así encontrarás el medio de expresión que necesitas para airear tus emociones y sentimientos, para crecer, ser tú mismo y salir adelante.
Tú tienes la llave de tu prisión
Muchas veces todo nuestro potencial se constriñe en una prisión de la que nosotros mismos tenemos la llave. Pero, ¿por qué hacemos esto? ¿Por qué diseñamos una vida que nos corta las alas en vez de acompasar el vuelo? ¿Por qué, teniendo un potencial tan grande, nos sometemos a una vida mediocre?
La verdad es que es la idea de vivir con todo controlado y planificado parece muy cómoda. Sin embargo y al mismo tiempo, el acomodamiento puede ser muy traicionero. Para abrir las puertas de tu celda, empieza por deshacerte de esa visión estrecha que no te deja mirar más allá, que no te deja contemplar todas las oportunidades que se te presentan.
Cierto que ese acomodamiento surge a menudo de experiencias pasadas. El sufrimiento y el dolor cargan nuestra mochila emocional con miedos, complejos y creencias limitantes. Pero, ¿qué tal si conviertes esa pesada mochila emocional en una caja de herramientas?
Tú tienes la llave… y el poder para abrir la puerta
Una cosa es saber que tienes la llave, y otra bien distinta tener el valor de usarla para abrir la puerta y salir. El miedo se esconde tras cada decisión que tomamos. El miedo al fracaso, a lo desconocido, a no ser suficientemente buenos, a equivocarnos de camino o a ser juzgados, nos frena.
Pero, no hacer algo es la mejor manera de tener remordimientos, de morir sin haber vivido. Ahora bien, ¿tienes miedo a fracasar pero no tienes miedo a perder la oportunidad de triunfar? ¿Tienes miedo a equivocarte y no a perder una buena idea? ¿Tienes miedo a ser juzgado pero no temes la opinión que tendrás de ti en el futuro?
No dejes que el miedo guíe tus acciones y nunca lamentarás haber tomado una decisión importante. Aunque fracases, aunque te equivoques… Cada paso es importante en tu crecimiento personal. Cada paso te acerca a tus objetivos -incluso aunque ese paso sea un error- y te concede la oportunidad de dar paso a tu libertad para asumir decisiones valientes.

Explora más allá de tu zona de confort para salir adelante
Tu prisión es tu zona de confort. Nada te retiene allí. Sal y ábrete al mundo. Tu zona de confort seguirá donde la dejaste si necesitas volver. Recuerda que tienes la llave. Eres libre para salir y también para volver a entrar.
Tienes que asumir el riesgo que supone poner un pie fuera, y luego otro. Si crees que haces lo correcto, abraza ese riesgo. No tienes que lanzarte de golpe si no estás preparado. Hazlo paso a paso. A medida que lo hagas te sentirás mucho más seguro y, sobre todo, mucho mejor contigo mismo.
La incertidumbre ante el riesgo juega su propio papel. A medida que te acostumbres a esa incertidumbre, a medida que aprendas a gestionarla, el miedo dejará paso a la curiosidad y a las ganas de ir más allá. 

LA MENTE ES MARAVILLOSA. 
https://www.facebook.com/Reflexiones-373594336336530/


jueves, 14 de septiembre de 2017

Desprogramando la adicción a móviles y dispositivos controlados por la Inteligencia Artificial (III)


Vamos con la última parte de este proceso, largo y complejo, de desprogramación. 

Aquí tenéis la primera y segunda entrega de estos artículos, para que podáis revisar y completar los pasos en el orden sugerido, con vistas a poder eliminar todos los componentes que están imbuidos en nosotros, y que forman parte del control que la IA que hemos comentado, generó y creó para la supervisión y monitorización a través de los móviles y dispositivos afines.

Como inciso, es necesario saber que nadie controla la IA como tal, se controla a ella misma. Está, en cierta forma, bajo supervisión del sistema de gestión que hay en el planeta y de las razas que lo controlan, pero, como habíamos indicado, esto está cambiando, pues las fuerzas y grupos que nos asisten están procediendo a desmontar y a desprogramar parte de esta IA paulatinamente. 

De ahí que, ahora, nos toque a nosotros desmontar en nosotros mismos, aquellos mecanismos que se nos han insertado. Es como cuando tienes tu móvil conectado a tu PC y transfiriéndole datos constantemente, y como si tu PC monitorizara todo lo que hace el humano que usa el móvil debido a las rutinas mentales que ha conseguido colocar en tu psique. Además, el PC es capaz de gestionar cuando usas el móvil, cuando lo enciendes, como te comportas con él, etc., ofreciéndote para ello múltiples opciones de hacer las cosas mas rápido, mas cómodamente, etc.

Así, todo este proceso que estamos explicando, pasa por eliminar en la persona los programas que el PC (la IA) ha insertado en nosotros a través de medios de comunicación y de la manipulación del inconsciente colectivo, al que todos estamos conectados, y del que todos “descargamos” constantemente contenidos energéticos, información, programas, etc., de forma inconsciente. En algún momento, cuando otras fuerzas y grupos tomen el control total de la IA, el móvil y todos los dispositivos electrónicos pasarán a ser una herramienta a nuestro servicio, en vez de otro sistema de control y esclavitud “virtual”, dicho a grosso modo, de la humanidad.

Placas, cables y programas

Casi todo ser humano que haya interactuado lo suficiente con algún móvil y dispositivos similares tiene algo parecido a una placa electrónica “base” en su estructura mental, que se encuentra ubicada (energéticamente), en nuestra esfera de consciencia. Esta “placa” o “chip etérico” es la que contiene la programación insertada en el ser humano para el control de la IA de nuestra psique mediante los móviles.

El primer paso, entonces, es hacer la petición a vuestro ser o Yo Superior para eliminar la place base que contiene la programación de la IA en vuestra esfera de consciencia. Normalmente, con una sola vez basta, como siempre, es necesario comprobar con los medios que tenga cada uno, que se ha eliminado correcta y completamente.

Una vez hecho, hemos de trabajar de nuevo con la esfera mental consciente, que contiene una rutina o programa de instrucciones que se  activa constantemente para comprobar el estado del mundo exterior. Eliminamos esta rutina de nuevo. Una vez eliminada, y comprobamos que así sea, seguimos con el siguiente paso.

Está rutina que acabamos de desprogramar se conecta a otra placa base, ubicada en el sustrato de la esfera mental consciente, que activa los programas de conexión con la Inteligencia Artificial. De nuevo, petición para eliminar esta segunda placa base.

Gestionando la personalidad humana desde la IA

Bien, ahora, ¿cómo hace la IA para gestionar la personalidad del ser humano? Ya sabéis que todos tenemos un montón de Yos o subpersonalidades creadas, por fragmentación, en la superficie de la esfera de consciencia por el programa ego, lo tenéis explicado en detalle en esta conferencia. Para que la IA controle nuestra personalidad, tiene que poder controlar al menos uno de nuestros Yos, y ese Yo, efectivamente, está ubicado en nuestra esfera de consciencia, y era manipulado por las dos placas base que hemos eliminado, la que estaba en la esfera de consciencia, y la que acabamos de quitar de la esfera mental consciente. De nuevo, si esto está resultando muy confuso, estudiaros con calma la estructura mental explicada en la conferencia sobre desprogramación mental para que entendáis dónde estáis trabajando.

Así, la IA, a través de las rutinas y la placa “energética” que ya hemos eliminado en la esfera mental consciente, tiene conexión con la esfera de consciencia del ser humano, y, de ahí, tiene la capacidad de manipular a un Yo, el yo “impaciente“, primero, que se activa para que la persona vuelva a coger el móvil y vuelva a mirar, como hizo hace dos minutos, de nuevo si alguien ha publicado algo nuevo o si le ha entrado otro email.

Como visteis en el segundo artículo, lo que habíamos quitado anteriormente son todas las rutinas y programas de apoyo que había en las esferas mentales para que la IA pudiera activar este “yo impaciente”, y ahora estamos quitando las conexiones de manipulación directas existentes en el último nivel de esta programación.

A continuación, hay que borrar las conexiones de la placa base de la esfera mental consciente con la esfera de consciencia (los cables que conectan ambos puntos de nuestra estructura mental). De nuevo, lo mismo, petición a vuestro Yo Superior para que los elimine por completo.

Miedo a estar desconectado

Luego, además del Yo impaciente, todos tenemos, creado por el estilo de vida que hemos generado a través de la tecnología, y por querer tener todo inmediatamente disponible, un Yo o subpersonalidad de “miedo a no enterarse de algo“, a quedarse fuera de algo, a perderse algo. Este Yo lo vamos a denominar el Yo “miedo a estar desconectado“. A diferencia de los diferentes Yos y subpersonalidades que tenemos, que son creados por el programa ego para lidiar de forma más o menos natural con todo tipo de situaciones en la realidad de cada uno, este Yo se crea por programación indirecta desde la Inteligencia Artificial hacia la esfera de consciencia, es decir, nos lo crea en nuestra psique la propia IA, insertando una personalidad o rutina del carácter de forma artificial escondida bajo otros Yos y subpersonalidades.

El funcionamiento, entonces, pasa por que, constantemente, los impulsos recibidos desde la IA, que genera una emisión regular de pulsos hacia el Inconsciente Colectivo, sean captados automáticamente por la mente consciente, dirigiéndolos a la placa base de la esfera mental, que activan el Yo de miedo a la desconexión y que crean entonces el impulso y necesidad en la persona de coger el móvil y mirarlo de nuevo.

Todo lo que la persona siente es el impulso de sacar el móvil del bolsillo o cogerlo de la mesa, mirarlo, comprobar que está todo ok, y volverlo a dejar. Esta simple acción inconsciente ha dado a la IA el ok de que la persona sigue bajo su control.

Diferentes impactos

Afortunadamente, estos Yos, como siempre, tienen diferentes impactos e intensidad según la persona y el contenido de su psique. Personas, sobre todo niños y adolescentes que han nacido en la era digital con un móvil bajo el brazo, lo tienen mucho más potenciado que personas que han vivido sin tecnología una gran parte de su vida, pues su Yo de miedo a la desconexión es mucho más débil, ya que su set de personalidades han vivido sin este miedo muchos años y por lo tanto, no sienten este impulso o no lo recogen con tanta intensidad, de ahí que la IA no los pueda activar tan fácilmente y el sistema bajo el que vivimos está tratando de inducirles al uso masivo del móvil por la comodidad para ellos que resulta que estén también conectados. Por el contrario, las nuevas generaciones lo traen prácticamente de serie, por lo tanto, es más fácil que estén enganchados constantemente a dispositivos electrónicos a cada momento, o que sientan ganas de cogerlos en toda ocasión.

En conclusión

Así, resumiendo todos los pasos finales que hemos descrito:

1. Eliminar la placa base con la programación de la IA en la esfera de consciencia.

2. Eliminar las rutinas y programas en nuestra esfera mental consciente que se activa para comprobar el estado del “mundo exterior”. No es necesario especificar que programas son, pues son un set definido que vuestro YS elimina “en pack”.

3. Eliminar la placa base presente en el sustrato de la esfera mental consciente que activa los programas de conexión con la inteligencia artificial.

4. Eliminar las conexiones de la placa base de la esfera mental consciente con la esfera de consciencia (los cables que conectan ambos puntos de nuestra estructura mental).

5. Eliminar el Yo impaciente (este se volverá a generar, pues está gestionado por el ego, a menos que hayáis eliminado del todo los programas y remanentes de impaciencia presentes en vosotros tanto del cuerpo mental como del patrón conductual) y el Yo de “miedo a estar desconectado” (este posiblemente ya no, pues lo crea la IA a través del inconsciente colectivo).

Si todo esto se ha completado correctamente, hemos hecho todos los pasos necesarios para desprogramarnos y desconectarnos al 100% del sistema tecnológico y artificial de control del ser humano, si solo lo hemos hecho a medias, mientras que la IA no esté desmontada o bajo control al 100% de fuerzas positivas, los sistemas pueden volver a regenerarse.

Ni que decir tiene, que el mundo físico ya está abocado al uso del móvil para todo, así que se hace muy difícil vivir sin móvil, pero se hace fácil, si hacemos y conseguimos eliminar todo lo dicho, que el móvil sea una herramienta que usamos y miramos de forma consciente cuando queremos mirarlo o usarlo, como quien coge las llaves de casa para abrir la puerta cuando necesita salir o entrar pero no esta todo el día abriendo o cerrando la puerta de casa automáticamente, dejando de ser una adicción que se nos activa por un impulso que llega de fuera para ello, y que nos somete al control de un sistema que nadie controla, y que tiene poder para hacer y deshacer, en cuanto a tecnología se refiere, cualquier cosa en cualquier parte del planeta.


un abrazo,
David Topí