lunes, 16 de septiembre de 2019

APRENDE A CERRAR CICLOS SEGÚN LA PSICOLOGÍA DE CARL JUNG


Carl jamás afirmó creer en un dios, pero si expresó que puede haber “algo que vive y permanece bajo el eterno cambio”.

Jung, probablemente también se refería al famoso “inconsciente colectivo” el cual fue la base sobre la que levantó su pensamiento ideológico. Esta idea consistía en todos aquellos símbolos y pensamientos colectivos que la humanidad ha compartido a lo largo del tiempo. Un territorio común en donde se encuentran nuestros miedos y fantasías que se han materializado por medio de leyendas, cantos y poemas de las culturas de todos los tiempos.

Capaz eso que “vive y permanece bajo el eterno cambio” sean aquellos ciclos de la vida que toda persona experimenta a lo largo de su vida. Estos principios y finales en un movimiento constante, el cual le da sentido a todo lo que puede habitar en nuestro contexto, pueden ser un agradable sueño o una pesadilla terrible, dependiendo de cómo decidamos manejarlo.


Es bastante seguro que has escuchado de la boca de tus padres, amigos o profesores acerca de los ciclos de la vida y de cómo cerrarlos. Esto consiste en la capacidad de concluir de una manera satisfactoria o pacífica una acción o un sentimiento en tu vida.

El ejemplo más claro de ello son las relaciones sentimentales: en el momento en que tu noviazgo se acaba estás cerrando un ciclo, no obstante, no siempre se cierra de la misma manera, puede ser agradable y terminar siendo amigos, o puede ser una desagradable separación.

En el momento en que te sientes triste, dolido, decepcionado y sigues pensando en otra persona, ya sea con anhelo o con odio, significa que no has logrado cerrar el ciclo que tuvo esa relación. Tanto en el amor como en todos los aspectos y situaciones de tu vida, siempre tendrás ciclos que abras y que tengas que mantenerlos en buen estado antes de concluirlos.


Carl Jung, por medio de su pensamiento filosófico y psicológico, colocó una serie de conceptos que puedes aplicar en tu vida cotidiana para aprender a dar por terminado un ciclo pendiente que aún te ronda como un fantasma con un asunto pendiente y que te impide seguir tu vida normalmente.

“Un hombre que no ha pasado a través del infierno de sus pasiones, no las ha superado nunca”. Este, es sin duda, el mejor ejemplo de incapacidad de cerrar un ciclo. Tener problemas es inevitable y a la vez bastante necesario para que cada día te vuelvas más fuerte y aprendas de los errores. Quien no es capaz de enfrentar y superar los miedos, probablemente le sea difícil encontrar respuestas adecuadas para resolver problemas.

De aquí viene una de las ideas más fuertes de su pensamiento: “Las personas hacen lo que sea, no importa lo absurdo, para evitar enfrentarse con su propia alma”. Darle muchas vueltas a un problema significa extenderlo al punto de llegar al instante en que ya no te quede de otra que enfrentarte con él.

Siempre va a ser mejor ser muy claro consigo mismo y con todos los demás para que llegues a una solución adecuada, la cual siempre ayudará a cerrar un ciclo de la mejor forma o al menos, de una manera valiente.

Si creías que los ciclos son solamente un tema personal, pues te equivocaste. Jung decía que “todo lo que nos irrita de otros nos lleva a un entendimiento de nosotros mismos”. Aprender lecciones que no te pertenecen es una buena forma de concluir ciclos. Los errores de los demás son una buena advertencia para evitar cometer los errores que cometen los demás.

“Yo no soy lo que me sucedió, yo soy lo que elegí ser” Jung cree que la capacidad de separarse del pasado es positivo para el progreso de la persona. Aceptar nuestro presente es un paso fundamental para cerrar ciclos y obtener paz mental.

En el momento en que tomas el problema del cuello y lo estrangulas de manera simbólica, nos dará la confianza de darnos cuenta de que nosotros mismos somos los que tenemos la posibilidad de cambiar aquello que tanto nos afecta.

En el momento en que no aprendas a cerrar ciclos, vivirás todo el tiempo pensando en algo o en que algo o alguien más son los que tienen el poder total sobre ti y tus decisiones.

Aprender a cerrar ciclos es complicado a la hora de enfrentarse a ello. Por otro lado, lo recomendable es no aferrarse a nada, aceptando que llega a tu vida y que puede quedarse o puede irse de un momento a otro, tener eso presente sin predisponerte pero estando bastante claro de que nada es para siempre y así podrás estar en paz con los demás y contigo mismo.

Fuente: Utópico

El Efecto Mandela y los falsos recuerdos


Muchas son las teorías y especulaciones que se tienen con respecto a lo que se conoce como el efecto Mandela. Sin embargo, más allá de misticismos o teorías enrevesadas, lo cierto es que puede explicarse desde el campo de la psicología. Vamos a ello.


Contenido
¿De dónde viene lo que se conoce como el efecto Mandela?

Como su propio nombre indica, el efecto Mandela toma su nombre del primer presidente sudafricano de color, todo un símbolo de la libertad y derechos en su país por aquellos tiempos y que todavía hoy perdura en la memoria de muchos ciudadanos a nivel mundial.


Nelson Mandela falleció a consecuencia de una infección respiratoria el día 5 de diciembre de 2013. Sin embargo, este hecho pareció tomar por sorpresa a un gran porcentaje de la población mundial. ¿A qué se debe esto?

Lo cierto es que muchísimas personas de todas las nacionalidades y rangos de edad se mostraron muy sorprendidas ante la noticia de la muerte de Nelson Mandela. ¿Cuál era la razón? Ni más ni menos, su confusión y sorpresa se debía a que pensaban que Mandela había muerto hace varios años.

Y no estamos hablando de unas pocas personas desinformadas en un país al que no le llegan las comunicaciones. El fenómeno por la sorpresa de la muerte de Mandela fue masivo. Muchos sentían su muerte, pero eran más los que sorprendidos creían recordar la muerte y el funeral de Mandela desde hace años.


Aunque el efecto Mandela tomó su famoso nombre en aquel momento, la verdad es que previamente ya había sucedido el mismo fenómeno con otras personalidades públicas o acontecimientos que quedarían marcados en la memoria de muchos ciudadanos.

Fue nombrado así por la investigadora Fiona Broome, puesto que ella misma creía recordar el fallecimiento del expresidente sudafricano y los acontecimientos que le siguieron después muchos años atrás.

Así, es muy posible que alguna vez hayas hablado con más de una persona acerca de un hecho en concreto y recordéis muy vívidamente todo lo que sucedió con todo tipo de detalles. Sin embargo, esto puede no haber sido del todo así. Sin saberlo, es posible que también hayas sido víctima del efecto Mandela.

Otros ejemplos del efecto Mandela


Como ya comentábamos, el primer efecto Mandela de la historia no es este, sino que anteriormente ha ocurrido de manera muy similar, pero de igual forma con un número masivo de personas, como es el caso de la masacre de Tiananmen.

Y es que, muchos ciudadanos podrían asegurarte cómo vieron por las noticias a unos carros de combate pasar por encima y acabar con la vida de un ciudadano chino en el verano de 1989. Aunque, una vez más, este hecho nunca llegaría a producirse.


Algo muy parecido sucedió con la muerte de Mohamed Ali, tras la que podemos ver numerosas similitudes con el fenómeno que dio pie al nombre de este efecto. Pues al igual que con Nelson Mandela, muchísimas personas recibieron con gran sorpresa la muerte de Ali alegando que ya llevaba muerto varios años.

No es necesaria más que una breve búsqueda en Internet para darse cuenta del alcance de este tipo de fenómeno, al que muchos han catalogado como parte de numerosas conspiraciones y enrevesadas teorías.

¿Recuerdas la película Matrix? Pues hay cierto sector que asegura que nuestra realidad está programada y que de vez en cuando hay modificaciones por las que se altera. Así, según sus argumentos, se producirían cambios en nuestra memoria, como si de discos duros se tratase.

Sin embargo, la teoría más extendida para la explicación de este fenómeno tiene que ver con los universos paralelos. En otras palabras, puede que en uno o en varios universos sí se haya producido la muerte de Nelson Mandela pero en otros no.

Y así, se producirían interferencias entre ambos universos, dando como resultado la confusión y el descrédito cuando se reciben noticias que en otro universo sí serían verídicas, pero no en el de cada uno. Sin embargo, lo cierto es que el efecto Mandela sí tiene explicación desde el punto de vista psicológico.
¿Por qué ocurre el efecto Mandela?

La explicación al fenómeno reside en distorsiones de la memoria. Puesto que es muy normal rellenar los huecos que nos faltan para reconstruir historias con nuevos elementos o, simplemente, que nuestras creencias, actitudes o pensamientos interfieran.

No es necesariamente un indicativo de demencia ni ningún otro trastorno de la salud mental. Lo que ocurre es que nuestra mente confabula o es sugestionada por otros recuerdos, percepciones o creencias ajenas. Así, a veces no se trata ni de nuestra propia idea, sino de la que otras personas han inducido en nosotros.

Nuestro cerebro necesita encontrar la lógica para su buen funcionamiento. De ahí que recurra a este tipo de mecanismos para formar una historia sólida y explicaciones para todo lo que nos acontece.

Así que si alguna vez te has visto sorprendido por un acontecimiento que creías que ya había ocurrido, no le eches la culpa a ninguna patología ni a otras personas que pudieran ayudarte sin saberlo a formar esa creencia. Seguramente, experimentarás algún otro efecto Mandela a lo largo de tu vida.

Referencias


Danna M Challies, Maree Hunt, Maryanne Garry y David N Harper. ¿Qué te dio esa idea? Falsos recuerdos después del entrenamiento de equivalencia: una descripción del comportamiento del efecto de desinformación. Revista del análisis experimental del Comportamiento. 2011 nov; 96 (3): 343–362.

Eakin DK, Schreiber TA, Sergent-Marshall S. Efectos de desinformación en la memoria de testigos oculares: La presencia y ausencia de deterioro de la memoria en función de la advertencia y la accesibilidad a la información errónea. Revista de psicología experimental: aprendizaje, memoria y cognición. 2003

https://www.psicoactiva.com/

La Tendinitis y sus Conflictos Emocionales



3ª Etapa (Movimiento/valoración). La tendinitis es la inflamación o la irritación de un tendón, las cuerdas fibrosas que unen el músculo al hueso. Puede tratarse de una rotura, y llegar a causar la degeneración del tendón. Este trastorno causa dolor y sensibilidad justo afuera de la articulación.

En los tendones el conflicto siempre será en el «presente».
En los ligamentos el conflicto está en el «futuro», debemos buscar en nuestras «preocupaciones».
En la cápsula articular el conflicto es de «protección».
En las articulaciones siempre será un conflicto de «desprotección».
En los músculos siempre será un conflicto de «impotencia».


¿Qué conflicto emocional estoy viviendo?



Si yo presento una tendinitis, significa que estoy viviendo un conflicto de desvalorización. Si me impiden actuar pongo fuego = inflamación. Unión entre dos partes, dos valores, o bien hacia un proyecto.

Estoy viviendo una situación en la que yo «pienso y siento» que «no lo haré bien». Es una sensación de no poder lograr algo por más que yo me esfuerce. Es una sensación de sentirme sólo y sin apoyo para lograr algo.

Resentir: “Haga lo que haga no lo conseguiré». «Necesito algo a lo que agarrarme».
Tendones Laxos:

«Me derrumbo, no puedo más». «Estoy hundido, no puedo seguir adelante».
Epicondilitis derecha:

«Me obligan a hacer algo que no quiero, no tengo ganas». «Es mi obligación pero no me gusta hacerlo».
Epicondilitis izquierda:

«Quiero hacer, obtener, lograr algo y me lo impiden».
Epitrocleítis:

«Me impido abrazar algo o a alguien». «Me impiden abrazar».
Codo:

«Alguien no me valora en el trabajo». «Alguien no valora mi trabajo». «No disfruto mi trabajo».

Todas estas descodificaciones son válidas para el omóplato, el húmero y la cabeza del húmero. En algunos casos, se trata de historias transgeneracionales y no propias, por lo que en caso de encontrar el verdadero motivo, hay que estudiar el árbol genealógico y buscar «yacentes».


La persona que sufre tendinitis siente o ha sentido un enojo reprimido. Son personas que se impiden hacer algo por miedo a una ruptura. El lugar del cuerpo afectado indica el área en la que se sitúa el miedo; si por ejemplo, es en una mano, la persona afectada debe observar qué se impide hacer con ella que pudiera ocasionar una ruptura de la cual se sentiría culpable.

¿Cómo libero esa emoción biológica?

El mensaje que recibes con esta tendinitis es que no creas que puedes permitirte hacer lo que quieres sólo cuando ello complazca a los demás o a alguien en especial. Es posible que tu temor a la ruptura sea sólo fruto de tu imaginación.

Es aconsejable que verifiques con la persona adecuada si lo que crees es cierto o no. Además, debes comunicarle a esta persona lo que quieres y decirle qué es lo que respondería a tus necesidades.

Tampoco olvides que si sientes tanto enojo hacia ti mismo es porque no escuchas tus verdaderas necesidades. El enojo parece provenir de una causa externa, pero cuando dedicamos tiempo a comprobarla vemos que la realidad es otra: uno termina por darse cuenta de que es hacia uno mismo.


Fuente: Diccionario de Biodescodificación de Joan Marc Vilanova

https://neuroemocional.com

domingo, 15 de septiembre de 2019

Parejas que funcionan, ¿cuál es el secreto?


Existe una tendencia a imaginar que las relaciones de parejas que funcionan cuentan con el factor de la suerte… cuando no es del todo así. El amor a corto plazo no resulta difícil, no requiere de «demasiado amor» ni «demasiado compromiso». Sin embargo, las pasiones iniciales no siempre duran en el tiempo.

Las parejas que mantienen relaciones a largo plazo parecen compartir ciertas cualidades, hábitos y dedicación que hacen que la relación resulte mucho más satisfactoria.

Entre otras cosas, las personas que permanecen en parejas que duran en el tiempo gozan de mejor salud. Muchos estudios han demostrado que las personas que se encuentran en una relación feliz viven más tiempo, tienen tasas más bajas de enfermedades cardíacas y mayores tasas de supervivencia al cáncer que las personas solteras o divorciadas.

Este hecho parece responder al cuidado mutuo que se genera dentro de las parejas que funcionan. Son parejas que todavía conservan el amor dentro de los parámetros de su relación y que cuidan la una de la otra. ¿Cómo lo hacen? Vamos a ver algunos de esos parámetros en que parecen estar cimentadas las buenas relaciones de pareja.

Una buena comunicación

Aunque nos parezca mentira, una mala o deficiente comunicación dentro de la pareja es el origen de muchos de los problemas que terminan llevándola a su fin. Hablamos de comunicación efectiva. Algo que se distancia considerablemente del monólogo, las críticas o la repetición de lo que uno quiere, necesita o desea.

Más del 60% de los divorcios se producen, sobre todo, por una mala comunicación. El respeto, la comprensión y el tacto a la hora de comunicarse es algo que comparten las parejas que funcionan.

En este sentido, saber expresarse asertivamente, saber escuchar con la actitud correcta y querer comprender al otro en su discurso son solo algunas de las características de una comunicación fluida y eficaz en todos los ámbitos de la vida.

No todos los intereses son comunes en las parejas que funcionan

La codependencia es una herida mortal para casi todas las relaciones; sin duda, no la encontramos en las parejas que funcionan. Mantener pasiones separadas, intereses e inquietudes propios parece ser un terreno fértil para la prosperidad de la relación a largo plazo.

Tener y respetar el espacio y el tiempo propio de cada uno es fundamental. Si no mantenemos una parte de nuestra vida al margen de nuestra pareja, tendremos poco que aportar a ella. Se trata de compartir tiempo de calidad y para eso es necesario que ninguno se cuelgue literalmente a la vida del otro.

Hacer cosas juntas y cosas por separado. Dar rienda a los intereses profesionales, creativos o de ocio de cada uno sin mezclarse. Saber apreciar los logros de la pareja en su terreno personal y saber llorar con ella las pérdidas, pero respetando el espacio de cada cual.

Parejas que funcionan: el sexo

El pasado año, se realizó una investigación con 30,000 personas sobre la relación entre el sexo dentro de las parejas y los niveles de felicidad. Los resultados mostraban como las parejas que mantenían sexo regularmente reflejaban también un mayor nivel de satisfacción.

La demostración de afecto, más allá del sexo, se reveló como otro factor decisivo. Gestos que hacen que las personas se sientan valoradas y queridas, como tomarse de la mano, los abrazos, los besos y las palabras de amor, todo, forma parte de los hábitos de las parejas que funcionan.

Reparto equitativo de las responsabilidades

Parece mundano y repetitivo, pero las parejas que no equilibran las obligaciones y los derechos terminan mal. Generalmente uno de ellos termina sintiéndose responsable del otro en unos términos más paternales que románticos.

Cuidar el uno del otro significa exactamente eso: que los dos tengan claras sus obligaciones y su derechos y que ambos los respeten, los agradezcan y los valoren. Es la mejor forma de evitar los resentimientos y las quejas constantes de una relación injusta para alguno de ellos.

Parejas que funcionan: saber estar en desacuerdo

También las parejas que funcionan tienen sus desacuerdos. La convivencia no siempre es un camino de rosas y, si somos nosotros mismos, no vamos a estar siempre de acuerdo en todo con nuestra pareja.

El secreto no está en no tener una opinión diferente, el secreto está en saber cómo argumentar en un desacuerdo. No se defienden eficazmente posturas si uno golpea a traición en una discusión.

Asumir la responsabilidad de nuestros estados emocionales y saber manejarlos, además de respetar la opinión del otro conforman otro de los pilares en los que se basa una relación a largo plazo. Claro, esta disposición tiene que ser mutua, no importa cuánto uno trabaje en el buen funcionamiento de una relación si el otro no lo hace.

Sonia Budner

Atrévete a ser feliz.


Instalación de membranas de protección en los subniveles de la línea temporal 42.Por David Topí




Hace ya varios meses que no comentamos nada sobre el estado de la barrera que separa la línea temporal 33 de la línea temporal 42. De hecho, nos habíamos quedado hace ya algún tiempo con las explicaciones, procesos y peticiones para seguir moviéndonos hacia niveles cada vez más elevados dentro de la línea temporal en la que estuviera cada persona, hacia el subnivel 28 dentro de la LT33 o hacia el subnivel 21 dentro de la LT42 y, tras el cierre de las mismas, habíamos dado por concluido el proceso de instrucciones sobre cómo ejecutar el paso de una a otra.

Igualmente, en artículos precedentes habíamos también comentado que está previsto que las líneas, o el paso entre ellas, se vuelva a abrir a mediados del año que viene, pues, como sabéis, se tuvieron que cerrar y bloquear en Enero de este 2019 porque había tanto ataque y acoso a aquellos en la LT42 para sacarlos de la misma y volverlos a bajar a la LT33 que hubo que, literalmente, “cerrar” el “puente” para que nadie pudiera bajar si había conseguido elevar su vibración y traspasar, aunque, por otro lado, nadie podía “subir” si no había logrado esto mismo. Así, llevamos casi 9 meses de separación total entre aquellos que están vibrando en las frecuencias de la LT42 que nos lleva hacia la ya conocida y denominada como la “nueva Tierra 15,6Hz” y aquellos que siguen sus rutinas, vidas y realidades en la misma LT33 que ha dominado el camino evolutivo de la humanidad desde sus inicios, y que se mantiene en bucle dentro de esa misma realidad sin permitir el paso de nivel para aquellos conectados a ella.

La situación, pues, sigue siendo la misma, aún no se ha abierto el paso, pero se han iniciado hoy mismo otros procesos y octavas para preparar la apertura de este en unos meses. ¿Qué procesos? Básicamente se ha iniciado la creación de sub-barreras entre todos los niveles de la LT42 para frenar la “sangría” de caídas que se prevén hacia la LT33 en cuanto se quite la barrera de protección que las separa. ¿Por qué? Básicamente porque los asimoss, amoss y compañía que no están confinados en sus bases operativas selladas y que escaparon de ese “encierro” siguen teniendo la tecnología para acceder a la LT42, y “atacando” desde el plano físico compartido por ambas líneas, siguen “estirando” hacia abajo a todo el mundo directa o indirectamente, sin poder sacarlos hacia la LT33, pero bajándolos en muchos casos por debajo del subnivel 5.

Servidor, que ha tenido y tratado de mantener el nivel 15 en todos los cuerpos sutiles desde el físico hasta el causal en los últimos meses, ha visto una y otra vez como mediante ataques energéticos, manipulaciones de mi realidad, “acoso y derribo” por aquí y por allá, bajaban una y otra vez la vibración molecular de cada una de mis partículas, teniendo que volver continuamente a sanar bloqueos, subir frecuencia, y volver a estar siempre pendiente del siguiente “ataque” para seguir reduciéndome la vibración de cada cuerpo. En general, ha sido la tónica para la mayoría de personas en la 42 con mayor o menor impacto, virulencia o sutileza, siendo estas conscientes de lo que les sucedía o no.

Puesto que además, aunque asimoss o amoss estén viendo reducido su poder, el sistema de control “humano” aún sigue manteniendo la mayoría de sus capacidades para generar todo tipo de situaciones en las que nuestro día a día nos mantenga en el peor estado energético posible y, por lo tanto, si esto sigue así una temporada, que posiblemente seguirá, y se abren los puentes de paso entre líneas, la mayoría de nosotros volveremos a bajar a la LT33 nada más que consigan alterar nuestro estado físico, anímico o mental hacia densidades y frecuencias más negativas, caóticas y densas por alteración de la realidad común planetaria, nacional, regional o local en la que nos toque vivir.

Con esto en mente, todos aquellos que asisten al planeta en su proceso de cambio evolutivo, han decidido instalar barreras de “ralentización” y protección, como os decía, entre cada subnivel de la LT42, de manera que habrá una membrana energética entre el nivel 1 y el 2, entre el 2 y el 3, etc., hasta la barrera del 20 al 21. Esto puede que no impida que bajemos algo la frecuencia de resonancia de cada cuerpo sutil, pero hará mucho más difícil volver a caer en niveles de LT33 si estamos en la 42, por encima de unos 11 Hz, y si uno está en la última octava de la LT33, entre los niveles 21 y 28, entre los 10Hz y 11 Hz aproximadamente, cuando consiga subir por encima de esos 11Hz a nivel molecular y de vibración de cada partícula, tendrá un “asidero” y un “reposapiés” para estabilizarse y no volver a “bajar” hacia la LT33, según cuanto sea “sacudido” por las situaciones que viva en su realidad.

Por lo tanto, está previsto que la construcción de todas esas barreras se complete antes del verano del 2020, y cuando se abra el paso entre líneas todo el mundo pueda usarlas y disponer de ellas automáticamente, ya que simplemente lo que hacen es impedir que cada átomo que te forma disminuya su vibración por debajo del nivel máximo al que hayas podido acceder, igual que hace ahora la barrera de separación entre la 33 y la 42.



Una línea temporal cíclica y recurrente

Tengo pendiente para futuros artículos explicar porqué la línea 33 se convirtió en una línea temporal “cerrada” y en bucle que impide el paso de nivel evolutivo, pues tiene mucho que ver con experimentos con el espacio-tiempo que nuestras “élites” realizaron hace algunas décadas y que condenó esta línea temporal a repetirse cíclicamente sin posibilidad de salto evolutivo. De momento, ya sabéis que seguís teniendo todo el material sobre estos conceptos de paso de línea, cambio evolutivo a la nueva Tierra 15,6Hz y cómo subir la vibración de cada cuerpo sutil en los archivos del blog, empezando desde los artículos de enero del 2017 más o menos.

Id comprobando periódicamente el estado de cada uno de vuestros cuerpos sutiles y sobre todo recordad que el cuerpo físico, que es el más complicado de “subir” por su densidad, se subdivide en siete sub-cuerpos, desde el 1.1 al 1.7 y que la diferencia frecuencial puede ser enorme entre ellos. Mientras que el cuerpo 1.1, que es el que nosotros normalmente catalogamos como el cuerpo “material” y “sólido” puede estar en el nivel 3 de la LT42, el cuerpo 1.2 puede estar ya en el 11, pues desde el 1.2 hasta el cuerpo 1.7 la densidad material y molecular es mucho menor y, por lo tanto, suben mucho más rápidamente su vibración. Para el resto, está bien preguntar sin hacer subdivisiones por el estado del etérico, emocional, mental y causal y comprobar regularmente en que subnivel de la línea temporal en la que estéis se encuentran, eso os ayudará a ver si los acontecimientos de vuestras vidas en los últimos meses os han reducido y bajado la frecuencia o si los ejercicios y peticiones que hayáis podido ir haciendo os han mantenido y subido la misma.

Aunque no estemos ya publicando nada al respecto, pues toda la información que era necesaria ya se dio en su momento, no significa que se haya acabado el proceso. Hay que seguir subiendo la escalera, aunque las explicaciones sobre como subirla ya nos las hayan dado hace años y no las estemos repitiendo de nuevo por no volver a publicar lo mismo una y otra vez. Esperemos que con estas nuevas membranas entre subniveles tengamos mucha más capacidad de resistencia a la hora de mantener los niveles de vibración a los que hayamos podido acceder y, de ahí, sirvan como puntos de apoyo para seguir subiendo a estadios más elevados como hemos venido haciendo en los últimos años.

Un abrazo,

David Topí


DIÁLOGO ENTRE EL EGO Y EL ESPÍRITU



El Ego dijo: Cualquier tiempo pasado fue mejor, el Espíritu respondió: el pasado no existe es solo un sueño de tu mente dividida, sólo este momento es real.

El Ego dijo: Prepárate para alcanzar tus sueños y establece tus objetivos, el Espíritu respondió: no hay mayor sueño a alcanzar que el desasimiento de todos ellos para Ser y conocer quien realmente eres.

El Ego dijo: Defiende tus creencias y no permitas que te quiten la razón, el Espíritu respondió: La única creencia real es saber que todas ellas son irreales y que por tanto no hay nada que defender ni proteger.

El Ego dijo: Los otros tienen la culpa de mis circunstancias. El Espíritu respondió: Los otros solo reflejan las efectos de tus creencias inconscientes, perdónate y perdónalos por mantener y proyectar sueños ilusorios de división.


El Ego dijo: Esfuérzate y compite por ser mejor a diario. El Espíritu respondió: No existe el ser mejor ni peor, todo lo que puedes llegar a ser ya lo eres en esencia, no hay nada que mejorar ni lograr sino solo deshacer los velos que no te dejan Ser lo que siempre fuiste y serás.

El Ego dijo: Protege lo que tienes porque podrías perderlo. El Espíritu respondió: Si proteges lo que tienes lo perderás, si lo compartes y lo das lo conservarás.

El Ego dijo: Divide y vencerás. El Espíritu respondió: Une y recordarás.

El Ego dijo: Hay alguien especial que te amará de una forma genuina. El Espíritu respondió: El Amor no entiende de especialismos y nadie externo a ti puede darte lo que ya eres. El Amor se da al Amor sin grados, requerimientos ni condiciones para ello.


El Ego dijo: Sacrifícate por los demás y ganarás tu lugar en el Cielo. El Espíritu respondió: Ya estás en el Cielo y todo sacrificio es solo el intento de “pagar” una culpa inconsciente que nunca existió al separarte de Dios. Tu lugar en el Cielo es inviolable, hagas lo que hagas y tardes lo que tardes en recordarlo.

El Ego dijo: El sufrimiento es necesario para alcanzar el paraíso. El Espíritu respondió: El sufrimiento es necesario solo para deshacer las mentiras que la mente dividida fabricó, una vez te das cuenta de ello y te perdonas es totalmente innecesario.

El Ego dijo: Tu cuerpo, tus pensamientos y tus emociones es lo que eres. El Espíritu respondió: Toda forma física o no física que pretenda percibirse separada de otras formas no existe más que en el sueño de separación. Lo que eres no puede medirse ni identificarse en el espacio.

El Ego dijo: Tienes todo el tiempo del mundo para evolucionar. El Espíritu respondió: Lo que fue creado perfecto no precisa de ninguna evolución y el tiempo existe solo en el sueño. Eres atemporal y existes en la eternidad.

El Ego dijo: La Enfermedad y la Muerte son inevitables. El Espíritu respondió: La Enfermedad está solo en la mente dividida en forma de ilusión aparente, no existe como tal, así como la Muerte, lo que nunca nació no puede morir. Sólo la Vida es real y esta no se encuentra en el Mundo que percibes.

El Ego dijo: Nunca serás lo suficientemente bueno, siempre habrá alguien mejor que tu. El Espíritu respondió: No hay nadie mejor ni peor que nadie, Dios tiene un solo Hijo creado perfecto a imagen y semejanza del mismo, el cual está regresando al Hogar de innumerables y distintas maneras. El Juicio Final (El final de todo juicio) es inevitable.

El Ego dijo: Hay que juzgar y condenar a aquellos que obran mal. El Espíritu respondió: Todo juicio y condena que realizas es siempre contra ti mismo por el deseo de perpetuar el sueño de “pecado”, culpa y castigo que hace posible la manifestación del Mundo que percibes. Pide que se te corrija esa percepción para poder ver el Mundo Real.

El Ego dijo: Hay que controlar a las personas y las acciones de los demás a fin de lograr los objetivos deseados. El Espíritu respondió: Todo control es fruto del miedo a perder lo que nunca fue tuyo ni será jamás, todo lo que nace morirá y desaparecerá, pero quien no nació nunca no puede morir y por tanto no hay necesidad de control alguno. Tuyo es el reino de los Cielos en su totalidad.

El Ego dijo: Si das lo que tienes lo perderás. El Espíritu respondió: Es dando como puedes conservar lo que tienes. Aquello que no das lo pierdes para siempre.

Fuente: Un curso de Milagros

https://consejosdelconejo.com

lunes, 9 de septiembre de 2019

¿TE TOMAS EN SERIO TU CRECIMIENTO PERSONAL?



En el Camino de la Espiritualidad y el del Crecimiento Personal –que son el mismo Camino-, no debemos descansar ni un solo momento si pretendemos que nos lleven hasta donde queremos llegar.

Cuando no estemos pensando conscientemente en Crecer sería bueno hacerlo por lo menos de un modo inconsciente, teniendo a nuestro Maestro Interior, a nuestro Guía, a Dios, o a quien creamos conveniente, trabajando en ello de un modo constante.


Los caminos requieren pasos para ser recorridos. Sin ellos, uno se queda estancado siempre en el mismo sitio, y no avanza.

Y cuando uno siente la llamada hacia ese Camino, es mejor dedicarle el tiempo y la atención que requiere –dar los pasos-, porque es uno mismo el beneficiado por lo que se vaya avanzando, y es un Camino que conviene comenzar a recorrer sin pausa para disfrutar lo antes posible del propio Camino y de lo que se encuentra al final.

Fuera ya de la metáfora, se dice que la plenitud sólo se consigue cuando uno se siente realizado en diferentes aspectos de su vida: sentimental, laboral, económico, espiritual… ¿o tal vez no?

Hay personas que se sienten plenamente satisfechas con haber alcanzado uno solo de ellos, y lo magnifican para que acalle las reclamaciones de los otros. Pero eso sólo puede acallar temporalmente. En el interior sigue bullendo la reclamación de que es el Camino Espiritual –el del Crecimiento Personal- el que realmente confiere una plenitud total y el que llega más allá que los otros logros.

Quien de verdad se siente identificado con su petición de Crecer, está agradablemente condenado a no encontrar la paz plena mientras no atienda esa necesidad esencial.

Siempre sentirá una inquietud que necesitará calmar, porque esa parte que está más allá de lo mundano no cesa de reclamar atención. Afortunadamente.

Parece ser que venimos al mundo a realizarnos –convertirnos en la realidad que somos- como personas íntegras y completas; no venimos a ser millonarios, a tener mil amores, o solamente a gastar los días de la vida en distracciones que no aportan nada más allá de la ocupación del tiempo.

Esas son cosas muy satisfactorias para el ego, y les aportan satisfacciones a nuestro cuerpo y nuestra mente, pero no al alma, que es, a fin de cuentas, quien emite el juicio sereno y atinado sobre el concepto que tenemos de nosotros mismos y quien hace la comparativa entre la vida que estamos llevando y la que sabemos que sería mejor llevar.

La dedicación a ello del máximo posible de minutos de nuestra vida podría ser una buena decisión.

Pero no es necesario renunciar a los deberes y las cosas de la vida y la tierra, ni a los placeres, ni mortificarnos, ni convertirnos en anacoretas, ni retirarnos con los monjes Tibetanos.

Podemos, y debemos, seguir en la vida cotidiana con los asuntos cotidianos, pero podemos tomar más consciencia de todos ellos, y estar atentos también a la respiración, a las emociones, a los pensamientos, a darnos cuenta de algo tan elemental y grandioso como es sentir que estamos aquí y estamos vivos, y apreciar que no somos el que actúa sino el que se da cuenta de todo ello.

Esto es lo mínimo, que no es poco.

Además, es interesante dedicar a ello una reflexión más amplia -al despertarse o al acostarse-, o una aplicación aún más intensa en los momentos de ocio o los fines de semana.

Esto que te he contado es la teoría y lo correcto.

La realidad suele ser otra.

Tenemos tantos asuntos que resolver en la vida -que además nos exigen mucha atención o son urgentes-, y tantas distracciones externas o auto-provocadas, que parece que atendernos a nosotros es un asunto que puede esperar (parece que tenemos tanta vida por delante que un día más o menos no va a importar…), y lo vamos aplazando de un día para otro; parece que inconscientemente esperásemos, para poder “atendernos”, el milagro de un momento mejor que no sabemos cuándo o de dónde van a venir.

La constancia es importante.

Cada día un minuto, dos minutos, un pensamiento, una reflexión…por lo menos.

Ese ha de ser el propósito.

Y es imprescindible tener el coraje de hacerse las preguntas duras, las difíciles, las que tratamos de evitar, las que nos pueden hacer queda mal ante nosotros mismos.


En el Camino Espiritual jamás debe uno engañarse a sí mismo. Esa sería la mayor traición y la forma menos afortunada de aprender.

Conviene revisarse en todas las facetas, incluidas aquellas en las que sabemos o intuimos que aún no somos como nos gustaría ser.

Conviene reflexionar sobre esta idea que aparenta ser la más expresiva manifestación del egoísmo, pero que es una gran realidad: cada uno es el principal motivo de su vida.

Estamos aquí para hacer de nuestra vida una dicha y de nuestra persona un Ser honrado del que nos sintamos orgullosos.

También estamos para ayudar a los demás, pero después de habernos ayudado a nosotros. Y que no se entienda esto mal.

Atenderse a uno mismo, convertirse en la realidad que uno es en potencia, sólo va a beneficiar a los demás y a nuestra relación con ellos.

Podemos ser generosos con lo otros y podemos ser cariñosos, pero eso no es suficiente. Aún podemos dar más.

Sólo si somos capaces de amarnos plenamente seremos capaces de amar plenamente a los otros. La verdadera generosidad hacia los otros es una extensión de la misma generosidad que seamos capaces de aplicarnos a nosotros mismos.

Otro tipo de amor y otra generosidad no serán sino malas copias de lo auténtico.

Dedicar el tiempo a cumplir la misión de desarrollar nuestra plenitud es la mejor inversión: en nuestra propia vida.

Prestar atención y dedicación continua a la Espiritualidad y el Crecimiento Personal nos aporta cambios de los que todos, nosotros y los otros, vamos a salir beneficiados.


Te dejo con tus reflexiones…


http://buscandome.es

LO QUE YA NO NECESITAS


Muchos sabios dicen que aquello que ha cumplido su misión de que aprendiéramos algo tiene que irse como llegó. Puede ser muy evidente cuando alguien o algo que traía una lección, ha completado su trabajo y entonces las cosas comienzan a ponerse difíciles y poco agradables para que sean incómodas y las dejes ir.Desde un lugar físico, hasta un lugar emocional, pasando por relaciones, personas, actividades y trabajos que no evolucionan, la vida nos regala la transformación constante como hilo conductor de lo que venimos a aprender.

Aferrarse y no dejar ir para recibir lo que sigue, es estancar el agua, y ya sabemos lo que pasa con el agua que se estanca. Consciente o inconscientemente estamos llenos de mucho miedo innecesario que congela el flujo natural de las cosas.

Por este miedo somos incluso capaces de dejar que la gente que alguna vez aportó algo se convierta en nuestro gran parásito o viceversa, y en lugar de dejar que la relación evolucione a donde tenga que ir para darnos lo mejor que nos pueda dar, nos sometemos a amargas experiencias de dependencia y drama.


Darte cuenta de con cuántas de las cosas y personas en tu vida mantienes esta posición puede ser un gran monitor para saber cuánto te estás deteniendo y apegando a lo que algún día fue pero que ya no es.

No hay nada en esta realidad que no busque evolucionar, así que todo es cambio. Tal vez sea que el siguiente paso sea honrar lo que tienes para reconocerlo y despedirlo, o hacerlo crecer para seguirlo viviendo pero de nuevas maneras, siempre está en movimiento, y esto es lo natural.

Lo que no lo es, es construir la ilusión de que permanecerá así por siempre y para siempre, y una y otra vez elegir por y para el miedo que anquilosa.

Tú estás a cargo de ti mismo, y tomar esta responsabilidad de manera total es crecer. Tenemos muy confundida la bondad y la compasión con el auto-sacrificio y el auto-abuso.


Creemos que si nos alejamos de personas que están siendo nocivas, las traicionamos o no las estaremos ayudando más, pero no es así como funciona.

Tal vez al principio recibas su rechazo y hasta su condena, pero eventualmente serás más útil como un ejemplo de libertad y crecimiento, que como un cómplice del temor y del daño, y como en el fondo todos sabemos que queremos evolucionar, al final te seguirán pero de una manera sana, sin colgarse de ti.

Y por supuesto que lo mismo opera al revés. No hay mayor regalo que puedas hacerte y que puedas hacerle a la vida que la libertad para este recorrido de aprendizajes.

Puedes empezar con cosas que no te importen mucho: regala lo que ya no uses, limpia tu clóset, rompe viejos estados de cuenta, cambia de rutas, modifica tus rutinas, cierra pendientes, cumple o termina tus pequeñas promesas, ponle un factor nuevo a tus creencias, una creencia a la vez, pero permite este movimiento.

Al cabo de un tiempo te vas a dar cuenta de cuánta de esta energía que tenías estancada quería moverse a otro lugar y tú eras su verdugo; y lo mejor: este solo flujo irá configurando las cosas para que puedas darle un giro a lo que te cuesta más trabajo.

Sostente en el ritmo de la naturaleza, porque es tu aliado, y confía plenamente en que lo que fue bueno alguna vez, llegó porque estabas dispuesto al cambio


Modelos de conducta anormal: modelos biológicos



Los modelos biológicos defienden que las enfermedades se producen por anormalidades bioquímicas o genéticas. Desde nuestra perspectiva, son condiciones necesarias, pero no del todo suficientes para la explicación de la conducta humana.

Además, se prescinde de las explicaciones psicológicas, o estas ocupan un lugar muy secundario en la explicación, así como las variables ambientales y contextuales.


Sin embargo, la psicología es, ante todo, una ciencia biopsicosocial, por lo que no debe desdeñar las influencias biológicas en la conducta. Por lo tanto, a continuación veremos algunas de las características más importantes de los modelos biológicos en la salud mental.

Características de los modelos biológicos

El diagnostico va a depender principalmente de la información que da el paciente, sin perjuicio de la exploración física correspondiente.
Desestima la influencia de variables ambientales (sucesos vitales, contexto, cultura, grupo social) y psicológicas (cogniciones, emociones, afectos, conductas)
No tiene demasiado en cuenta los mecanismos de afrontamiento de la persona, su carácter, su voluntad para vivir y sobreponerse a las situaciones estresantes.

No trabaja en la adhesión terapéutica, ya que esta está influida por variables psicosociales. Por ejemplo, la motivación del paciente para el cambio y para seguir adelante pese a procedimientos que, a corto plazo, puedan suponerle una molestia o restricción de su libertad.

Pasa por alto la relación médico-paciente, que tanto influye en el curso y pronóstico de la enfermedad. En la psicología la relación terapeuta-paciente es fundamental, tal y como se señala en el fenómeno de la transferencia.

Esta perspectiva le da una importancia capital a los medicamentos, las tecnologías médico-quirúrgicas, los resultados de análisis clínicos y, en general, a procedimientos médicos y de laboratorio.
Obviamente, estos temas son extremadamente importantes y no hay que desatenderlos, pero lo ideal sería un equilibrio entre lo anterior y el cultivo de la relación médico-paciente, prestando atención a las emociones, miedos, expectativas, anhelos, motivaciones del paciente, etc.

Modelos genéticos como parte fundamental de los modelos biológicos

Nuestra conducta es poligenética, los responsables de la conducta son varios, la contribución de estos va a dar como resultado el comportamiento.

En torno a esta idea, se ha desarrollado la genética cuantitativa, que se encarga de sintetizar los efectos que provocan muchos genes. Por otro lado, tenemos a los genetistas conductuales, que buscan a los responsables genéticos de la conducta. Para hallar dichos responsables se realizan dos tipos de estudios.

Antecedentes Familiares: Se estudia a una persona con una alteración y se investiga si algún familiar la tiene también. Cuando aparecen dos generaciones con la misma enfermedad se dice que existe un alto componente genético en la enfermedad.

Estudios con gemelos: Hay dos tipos

Monocigóticos: Un óvulo fecundado por un espermatozoide que en el desarrollo se divide.
Dicigóticos: Dos óvulos fecundados por dos espermatozoides.

Los gemelos monocigóticos tienen los mismos genes, el mismo código genético. Los dicigóticos no tienen el mismo código genético. Estos estudios tienen que ser complementados con otros debido a que el ambiente influye en ellos.

Por esto se realizan estudios de datos con gemelos dados en adopción, los cuales comparten el mismo código genético pero no el mismo ambiente.

Estudios con gemelos dados en adopción

Los estudios que se realizan con más frecuencia son los siguientes:

Rastreo de hijos: Padres con trastornos psicológicos buscan a sus hijos para averiguar si estos, que fueron dados en adopción, tienen también los trastornos
Rastreo de padres: Buscar a los padres de alguien que fue dado en adopción y averiguar si sus padres tienen la enfermedad
Crianza Cruzada: Comparar a los hijos dados en adopción en familias normales y con trastornos

La relación entre genética y ambiente

Hay una estrecha relación entre genética y ambiente. Esto ha llevado a crear una serie de modelos, llamados “Modelos de Diátesis-estrés”.

Estos modelos dicen que las personas heredamos la tendencia a expresar un rasgo o comportamiento (estos genes pueden activarse en condiciones de estrés), que tenemos una vulnerabilidad heredada a los trastornos, y de que estos se manifiesten va a depender de los acontecimientos vitales de nuestra vida.

Los factores de estrés no son universales. No a todo el mundo le estresa un mismo hecho, ni de igual manera. Muchos acontecimientos pueden ser positivos y a la vez estresantes. Eso depende de la persona.

Tendencia heredada se refiere a la diátesis o vulnerabilidad. Las drogas pueden producir alguna enfermedad aun estando en niveles de diátesis pequeños. Ej.: Alucinaciones.

Un suceso vital determinado es el que pude producir un trastorno, este suceso es denominado como “estresor”. El tener una alta probabilidad de depresión, por ejemplo, significa tener un mayor nivel de estrés. Se puede tener poca diátesis y acabar desarrollando una psicosis, por ejemplo, tomando drogas.

Hay una variable que puede alterar esto, los factores de protección: elementos externos que pueden conseguir que aunque haya vulnerabilidad o estrés no se desarrolle una enfermedad.

Referencias
Peña-Herrera, B. (2018) Psicopatología General. Samborondón: Universidad Espíritu Santo – Ecuador

domingo, 8 de septiembre de 2019

¿Cuáles son los cambios que realmente nos cambian? Por Ashamel Lemagsa.


Amados…

Hoy les propongo analizar desde el corazón, si realmente los cambios exteriores, nos cambian internamente o si son los cambios internos los que cambian nuestra realidad exterior.

Quién cambia primero?

Los acontecimientos externos nos cambian…?

Muchas veces nos obligan a realizar modificaciones de rutinas, hábitos, sentires o modifican nuestra visión de la vida.

El cambio se generó en nosotros…?

También existen decisiones internas que producen un impacto en nuestras relaciones con los demás, en nuestro trabajo cotidiano y hasta en nuestros hábitos.

Desde dónde se inician los cambios en nuestras vidas?

A través de los años, la vida nos demuestra que todo cambio “real” se inicia con nuestra decisión interna de generarlo y aceptarlo.

Nadie cambia porque se lo obliga a cambiar, debe llegar la aceptación desde nuestro corazón que ese cambio es justo lo que necesitamos en un momento determinado.

Hay ocasiones en donde no somos conscientes que esos cambios fueron aceptados desde nuestra Divinidad y se materializan ante nuestra sorpresa y en muchas ocasiones, a pesar de nuestra negación.

Sentimos que se mueven nuestras estructuras arraigadas de muchos años, lo que implica realizar modificaciones de vivienda, hábitos, trabajo, llegan a nosotros sentimientos de un posible desarraigo, que "no estamos preparados para vivir"… Pero nuestra Divinidad, si lo necesita, pues en el cambio se adquiere experiencias y con ellas… Más sabiduría.

Así la vida en su constante fluir nos conduce a nuestros propios cambios internos, que podemos aceptarlos o no, ejerciendo nuestro albedrío, pero el cambio una vez que se establece es inamovible, hasta la próxima modificación interior…

Una enfermedad, el fallecimiento de un ser amado, la pérdida del empleo, una mudanza de vivienda, son algunos de los cambios que debemos atravesar y aceptar, generalmente, los sentimos “externos” a nosotros, pero en realidad son cambios de apariencia externa, que llegan a nosotros para remover estructuras y dejarle el paso libre al cambio interior, que necesita expresarse externamente en nuestra vida individual.

La no aceptación de nuestra realidad cambiante y transformadora, nos crea un estado de rebeldía y confusión, desde lo que deseamos tener y lo que realmente debemos vivir.

Llegar a lo deseado, sin querer atravesar el “desierto” o la “jungla” es tan ilusorio como querer llegar a la cumbre de una montaña, sin escalarla.


Qué es lo que nos impide aceptar un cambio?

El apego!

No fuimos educados por nuestros padres, ni recibimos formación escolar para soltar el apego, especialmente de nuestras creencias de estabilidad emocional, mental y material, generalmente se deja de lado el aspecto espiritual de nuestra vida, que es la verdadera fuente de sabiduría.

Jamás se nos dijo, que nada de lo que tenemos hoy, en un mañana cercano o lejano dejará de existir o simplemente se transformará.

Cuándo se le explicó a un niño que la vejez inevitablemente le llegará y con ella todas las modificaciones en su cuerpo físico, emocional y mental?

Cuándo se lo formó a un niño de edad escolar, para fortalecer su fuerza de voluntad ante la adversidad?

Cuándo se le explicó a un adolescente que la vida es cambio continúo y que la superación de los cambios se realiza desde nuestro interior, pues somos más que lo puramente Humano,  somos una Chispa Divina encarnada en un cuerpo Humano.

Por qué al Ser Humano se lo mantuvo “aislado”, “desconectado” de su propia Fuente Divina, siendo que ella, es la guía para la superación de sus propias creencias limitantes y de esta manera lograr aceptar la realidad presente con sus cambios y transformaciones.

Llegar a nuestra propia Fuente Divina, requiere de nuestro esfuerzo, para limpiar el camino interno de la “maleza” que nos tapa la visión interior, como la ira, la envidia, la competencia, los celos, la depresión, la falta de respeto hacia nosotros mismos o la baja autoestima.

Algunos escritores de temas espirituales, nos indican que las personas tóxicas o las situaciones tóxicas debemos soltarlas, si es verdad, todos estamos de acuerdo con soltar lo tóxico, pero cómo aplicarlo cuando no se puede soltar a los seres tóxicos si son, familiares directos, que requieren de nuestra atención…

A veces los cambios, los sentimos como castigos a nuestra libertad, pero en ellos existe una enseñanza que aún no logramos adquirir… Aceptar con humildad y amor situaciones que nos provocan inquietud, incertidumbre o incomodidad, pues en ellas hay un aprendizaje que debemos adquirir.

Nada es eterno, comenzando por la vida Terrenal, que tiene fecha de caducidad…

La vida es un fluir de cambios y transformaciones desde que nacemos, hasta nuestro último respiro…

Aprender a resolver, aceptar, adaptarse, transformar la realidad que vivimos, siempre parte de nuestra decisión interior, seamos o no conscientes de ello.

Entonces…

Los cambios transformadores de nuestras vidas, se generan desde el interior de cada Ser Humano, son aquellas decisiones que parten en muchas ocasiones de nuestra Divinidad, aunque no lo creamos, la Divinidad busca nuestro progreso y para ello, vivir cambios, fluir a través de alegrías o dificultades forma parte de nuestro crecimiento espiritual.

Recordemos...

Atención!!! El Ego quiere participar de todo y en todo momento!!!

Y cuando nuestras decisiones, nos hieren y generan más problemas que soluciones, hay que detenerse para escuchar con mayor atención.

¿Quién es el que habla…?

El Ego caprichoso, ansioso, cobarde, terco, enojado, vengativo, rencoroso, o habla nuestra Divinidad, que con valor, verdad, compasión y amor transita el cambio, que se despertó en nuestro interior, buscando el bien mayor para nosotros y todos aquellos conectados a nuestra vida.

Finalmente…

Ser conscientes que los cambios los generamos en nuestro interior y que afectamos el entorno, es un acto de aceptación y de madurez espiritual, pero sabiendo distinguir si nace desde el ego o desde la Divinidad, los resultados finales hacen la diferencia de quién generó el cambio.

Recordemos que nuestro entorno es el reflejo de las decisiones individuales, entonces, que la libertad individual para optar siempre sea guiada por el corazón…

¿La mente? Es la herramienta que la Divinidad utiliza para ejecutar los cambios, que decide el corazón!

La mente guiada por el amor del corazón, es flexible, fuerte, valerosa, dinámica…

La mente guiada por el Ego es mezquina, calculadora, siempre espera los resultados y no se detiene en los medios que utiliza para llegar a ellos, aunque generen dolor hacia nosotros mismos o a los demás.

Entonces…

Escúchate a ti mismo desde el Amor, para generar cambios en la paz y la alegría.

Somos los Creadores de nuestra realidad.

Los Amo!!!



Con Amor, Ashamel Lemagsa.





sábado, 7 de septiembre de 2019

15 frases de Malanie Klein



Melanie Klein (1882 – 1960) es una de las figuras clave del psicoanálisis. Sobre la base de los descubrimientos de Sigmund Freud, estudió las primeras relaciones del bebé con sus cuidadores principales y, lo que es más importante, aclaró los primeros procesos mentales que construyen el mundo emocional interno de una persona.

Fue una analista infantil pionera y una miembro controvertida y poderosa de la Sociedad Psicoanalítica Británica durante 30 años, su influencia y reconocimiento actualmente es mundial. No te pierdas estas fantásticas frases suyas.


Citas célebres de Melanie Klein

La ansiedad que surge de la actividad perpetua del instinto de muerte, aunque nunca se elimina, es contrarrestada y mantenida a raya por el poder del instinto de vida.

Una de las muchas experiencias interesantes y sorprendentes del principiante en el análisis infantil, es encontrar incluso en niños muy pequeños una capacidad de comprensión que a menudo es mucho mayor que la de los adultos.

El equilibrio no significa evitar conflictos, implica la fuerza de tolerar emociones dolorosas y poder manejarlas. Si disociamos excesivamente las emociones dolorosas, restringimos la personalidad y provocamos inhibiciones. De esto se desprende que la salud mental no es compatible con la superficialidad, puesto que ésta se vincula con la renegación del conflicto interior y de las dificultades externas.

La raíz de la creatividad se encuentra en la necesidad de reparar el objeto destruido durante la fase depresiva.

La persona altamente ambiciosa, a pesar de todos sus éxitos, siempre queda insatisfecha, de la misma manera que un bebé codicioso nunca está satisfecho.

Sólo si el objeto ha sido amado como un todo, su pérdida puede ser sentida como total.

Mi trabajo psicoanalítico me ha convencido de que cuando en la mente del bebé surgen los conflictos entre el amor y el odio, y el miedo a perder al ser querido se activa, se da un paso muy importante en el desarrollo.

Las fantasías inconscientes están siempre presentes y siempre activas en todo individuo, existiendo desde el comienzo de la vida. Es una función del Yo.

Es una parte esencial del trabajo interpretativo que debe seguir el ritmo de las fluctuaciones entre el amor y el odio, entre la felicidad y la satisfacción, por un lado, y la ansiedad y la depresión persecutoria, por el otro.

Es característico de las emociones de los bebés muy pequeños que sean de naturaleza extrema y poderosa.

Los sentimientos de amor y gratitud surgen directa y espontáneamente en el bebé en respuesta al amor y al cuidado de su madre.

Quien come del fruto del conocimiento es siempre expulsado de algún paraíso.

Aunque la psicología y la pedagogía siempre han mantenido la creencia de que un niño es un ser feliz sin ningún conflicto, y han asumido que los sufrimientos de los adultos son el resultado de las cargas y las dificultades de la realidad, debe afirmarse que todo lo contrario es cierto. Lo que aprendemos sobre el niño y el adulto a través del psicoanálisis muestra que todos los sufrimientos de la vida posterior son en su mayor parte repeticiones de los anteriores, y que cada niño en los primeros años de vida pasa por un grado inconmensurable de sufrimiento.

El feminismo liberó mi mente. El yoga liberó mi cuerpo. Una cosa es intelectualizar el amor propio y otra encarnarlo.

Dios ha puesto algo noble y bueno en cada corazón que su mano ha creado. Entonces, mientras vivimos en la tierra, siempre debemos recordar aprender de ayer, vivir para hoy y esperar para mañana porque el tiempo solo mostrará lo que ha importado a lo largo de nuestro viaje.

https://www.psicoactiva.com


¿HAY QUE ABANDONAR LOS SUEÑOS? Por Francisco de Sales


En mi opinión, conviene revisar muy a menudo esos sueños que mantenemos pendientes de realizarse. Conviene verificar si siguen estando vigentes o si se crearon hace muchos años –en otro momento de nuestra vida donde las condiciones y los deseos eran distintos-, porque es posible que ahora ya no dispongan de su propia fuerza y los estemos manteniendo artificialmente.

Escribo esto pensando en bastantes casos que he conocido de personas que siguen aferradas a sus sueños infantiles -y eso que ya la edad actual les ha demostrado que son imposibles de realizar-, o que son tan imposibles que ya dejaron de aportar ilusión, ánimo, una meta, y se han convertido en el principal motivo de un sentimiento de fracaso.

Lo voy a exagerar para que se vea mejor –aunque en realidad no es tan exageración y acaba siendo común-. Hay jovencitas -y mujeres con edad de ser ya maduras mentalmente- que siguen esperando un Príncipe Azul. Idealizaron tanto el amor y a quien iba a ser su pareja que se ha convertido en algo imposible de que llegue a suceder: no existe lo que soñaron. Y si aparece un Príncipe Azul Claro o Celeste ya no les sirve, porque no es lo suficientemente azul. Y no existen los Muy Azules, lo garantizo. Algunos son Azules a ratos, o más Azules que la mayoría, o durante más tiempo. Pero no son siempre Azules. Ni son Príncipes de cuna. En esa obstinación por encontrar la perfección absoluta –negándose a aceptar la realidad- se engañan y se pierden la opción de conocer una persona real, de carne y hueso.

Este mismo asunto de los sueños imposibles de realizar lo podemos encontrar en quienes en su infancia querían ser cirujano, piloto de aviones, modelo, estrella de la canción con Grammy incluido, o la más bella del mundo, y ahora, cuando ya son adultos/as, comprueban que no se ha realizado su sueño, y sin ser conscientes de que los sueños en su origen son fantasías, imaginaciones desbordadas, o solamente tienen una posibilidad entre mil millones de convertirse en realidad, se sienten fracasados porque no se cumplió algo que era prácticamente imposible de cumplir. De este modo, lo que aparentaba ser algo tan bonito -un sueño- se convierte en una pesadilla, en el origen de una grandiosa frustración.

Hay que revisar a menudo y a fondo eso que creemos que son nuestros sueños –que tal vez no sean nuestros sino del niño que fuimos, o del adolescente que fantaseaba-, y hay que preguntarse si ese sueño es una utopía, es un imposible del todo, si todavía sigue siendo el sueño/deseo que en algún tiempo fue o ya no lo es. O si hay que desecharlo o modificarlo actualizándolo. Esto quiere decir que si hay que descartar un sueño –la realidad siempre está por encima de los sueños- se puede cambiar por otro, se puede transformar para que se convierta en uno con posibilidades de realizarse, o se pueden aplazar hasta otro momento en que tenga más posibilidades.

Y conviene vigilar los sueños también desde otros puntos de vista, porque a veces uno se queda en el sueño para no afrontar su realidad. ¿Se deja en manos de los sueños lo que es una responsabilidad personal?, ¿se espera que se realice por sí solo lo que necesita ser hecho por uno?

No es necesario abandonar los sueños, pero sí hace falta comprobar que siguen teniendo la magia con la que se crearon, que se mantiene viva la ilusión por ellos, y que tienen posibilidades AUTÉNTICAS de poder convertirse en realidad. Si no llegan a convertirse en realidad, como ya quedó dicho, serán origen de una gran sensación de fracaso y de grandes frustraciones. Así que… es mejor no auto-engañarse con ellos.

Abandonarlos a tiempo no es una derrota sino una victoria.

Te dejo con tus reflexiones…


viernes, 6 de septiembre de 2019

NECESITO TIEMPO PARA MÍ Por Francisco de Sales.




En mi opinión, siguen quedando demasiadas personas que no se interesan por sí mismas –y no es lo correcto, pero eso es un asunto exclusivamente suyo-, y hay muchas personas que no se dedican la atención que necesitan y se merecen porque están muy ocupadas con sus muchas obligaciones, sus responsabilidades, los deberes innecesarios que se han impuesto, los compromisos que aceptan para satisfacer a otros –y la mayoría de ellos son evitables-, las cargas que corresponde a otros pero que acaban llevando sobre sus espaldas… en fin… que después de atender todos esos asuntos se quedan sin tiempo para lo más importante, lo que es el motivo de estar en este mundo y en esta vida: VIVIR.

Todas las personas NECESITAN tiempo para sí mismas. Todas.

Todos necesitamos parar varias veces al día para tomar clara consciencia de nosotros mismos -aunque sea durante un minuto-, de quiénes somos –repitiendo y sintiendo SOY YO, ESTOY AQUÍ Y AHORA-, de cuál es el sentido que le estamos dando a nuestra vida y si estamos de acuerdo con ese sentido –ésta es una pregunta que se debe hacer muy a menudo-, y también para mirar -no ver, sino mirar y con atención- una puesta de sol, una flor, el niño absorto en su juego, o ese pájaro que se posa cerca para que podamos apreciarlo.

ME VOY A DAR EL TIEMPO QUE NECESITO. No es acertado relegarse para el improbable “cuando me desocupe de todo lo que tengo”. Atenderse es primordial. Hay que tener muy muy muy claro que uno es el motivo principal de su propia vida. Y esto no es egoísmo, es justicia.

ME VOY A DAR “MI” TIEMPO PARA MÍ. En realidad todo el tiempo es nuestro, pero es cierto que una parte hay que dedicarla a cosas necesarias para poder seguir viviendo y para la vida social o familiar. Pero tanta importancia o más tienen los intereses propios que los ajenos. Pienso a veces que si al final de su vida uno ha atendido a unos cuantos pero no se ha atendido a sí mismo… algo ha fallado. “Amarás al prójimo COMO A TI MISMO”. O sea, ni más ni menos; COMO, quiere decir en la misma cantidad y con la misma dedicación.

RESERVARSE UN TIEMPO. Cuando sea, como sea, donde sea. Pero hay que crear un espacio de tiempo inviolable para uno mismo, una especie de Retiro del mundo para entrar en el Paraíso privado que es el interior de cada uno. Para acceder a ese silencio que es exclusivo, o para reflexionar sin presión acerca de uno mismo. El tiempo de vida se va agotando a cada segundo y ese tiempo de vida que podemos disponer es limitado. De ahí la necesidad de dar prioridad a lo que tiene prioridad, que es uno mismo.

MI VIDA ES MI RESPONSABILIDAD. He venido a VIVIR mi vida. Y eso es algo que sólo lo puedo hacer yo, y MI VIDA no es lo que hago, no es fregar trabajar salir dormir comer: eso es lo que va pasando en la vida, pero MI VIDA está por encima de esas circunstancias. MI VIDA sólo la puedo vivir conmigo.

MI VIDA son los otros Y SOY YO, es lo externo Y LO INTERNO, es lo que quieren pero sobre todo es LO QUE QUIERO.

NECESITO TIEMPO PARA MÍ y no conformarme con esta sensación que a veces me invade de pasar por las cosas sin tocarlas, de no ser consciente de mí mismo, de ver que los días que son MI VIDA se marchan sin mi presencia marcada en ellos, sin que me dé cuenta, sin que me aporten y sin aportarles, sin hacer las cosas que quiero hacer.

Es un asunto que hay que replantearse muy seria y conscientemente.

Te dejo con tus reflexiones…

Respuestas #25. Por David Topi


151. ¿Por qué asimoss y amoss siguen colaborando entre sí cuando también de alguna manera son razas que compiten por la posesión de los recursos de la Tierra y del ser humano? las otras razas que has mencionado en los artículos como zuls, alomiss y animiss, ¿Por qué les ayudan o les asisten? ¿Qué ganan a cambio?


En general, la respuesta es que estas razas encontraron en la Tierra y en el ser humano una fuente enorme de recursos que, puesto que ninguna de ellas podía controlar al 100% y puesto que ninguna de ellas quería renunciar a su “parte del pastel” vieron que era mejor cooperar y entenderse que pelearse constantemente en una suerte de “guerra”, para ver quién conseguía echar a quién y quién se quedaba con el premio. Basándose en los niveles evolutivos y jerárquicos de cada raza, pues cada una de ellas posee un nivel de consciencia diferente, y según la implicación que cada especie había tenido en la creación del ser humano y en la “trasformación” de nuestro planeta para adecuarlo a sus necesidades (recordemos que habíamos ya explicado como los asimoss fueron los que manipularon la gravedad del planeta, por cambios en su núcleo, para hacer desaparecer a los grandes saurios, que respondían principalmente a los amoss y que habían sido traídos por ellos), entonces se estableció la jerarquía de control de los niveles 1 y 2 que hemos explicando anteriormente, los pactos entre ellos, quién haría qué y cómo, quién obtendría qué y de qué manera, etc. Por estos acuerdos ancestrales, todas las razas actualmente presentes en la Tierra: asimoss, amoss, alomiss, animiss, zuls y los “grises”, que son sus “sirvientes”, tienen asegurado todo lo que necesitan para su existencia aquí y en sus planetas de origen, pues se sigue explotando la Tierra para otras necesidades que se escapan del conocimiento que tenemos de cómo realmente somos un sistema de abastecimiento en muchos sentidos, físico y energético, hacia otras esferas planetarias, hogar de estas especies que tienen aquí una de sus bases principales y uno de sus “puntos de extracción de recursos” más importantes. Al final, todo se reduce a los intereses que cada raza tenga y cómo conseguirlos, si por negociación y cooperación con tus competidores o por la fuerza y el conflicto, y decidieron la primera opción, cooperación, aunque en otras partes se peleen o estén enfrentadas entre sí por otros motivos o en circunstancias diferentes.


152. Hola David, si el ser humano es producto de una manipulación genética llevada a cabo por asimoss, ¿en qué momento la consciencia o el espíritu fue imbuido en ese ser humano? Gracias.



Fue en el momento en el que se escogió al troodón como especie base para dotarla de mayor consciencia e individualidad, y aquellos grupos y jerarquías que diseñaron el proyecto de la Tierra como reserva “galáctica” de vida hicieron los primeros cambios genéticos para convertirlo en un “troodón+”. En ese momento, se asignó un ser o Yo Superior a cada troodón individualizado y “sacado” del reino animal, de manera que, la mayoría de nosotros, a nivel de YS y de alma, ya estamos aquí desde el instante en el que el troodón dejó de ser un saurio “animal” y se convirtió en un “saurio” individual y autoconsciente. Se creó en ese mismo punto evolutivo el cuerpo de enlace álmico y, desde entonces, el avatar fue lo único que cambió por la manipulación genética que ya conocéis, manteniéndose el alma y el Yo Superior en control y gestión del avatar “troodón plus”, luego del avatar “manu”, luego del lhulu, luego del lhumanu, y luego de las decenas de modelos de homos hasta llegar al avatar “homo sapiens” que tenemos ahora.



153. ¿Los cambios kármicos de las peticiones se extenderían ahora también a cualquier asesinato “común”, violencia física, caza, pesca, cosecha o quema de rastrojos de forma que se vieran consecuencias en nuestra vida ordinaria? ¿O hasta qué punto llegaría lo que en las peticiones se pide como quien atente contra el “bien mayor”, sólo a los de arriba, o a casi cualquiera de la vida ordinaria? Gracias.



Si, a todos los seres conscientes en la Tierra les afecta, a todos los niveles, en todas las áreas y con todas sus consecuencias, pero no es lo mismo recibir una octava de vuelta amplificada 5000 veces cuando solo has movido o puesto en marcha un pequeño proceso “local”, que cuando has ejecutado una acción contra la humanidad, la biosfera, otras personas o seres conscientes, etc. Pero, si, en todo caso, desde este mismo momento, todos nosotros estamos regidos por los nuevos parámetros “kármicos”, y esto lo podéis confirmar con vuestro Yo Superior a través de señales o solicitud de sincronicidades, simplemente la mayoría de personas no comprenderán por qué les pasa lo que les pasa cuando vean venir eventos a su realidad que son el resultado de la orden planetaria de “ahora tienes que restaurar el daño o el desequilibrio que has causado” y lo achacarán a la mala suerte o cosas así, porque casi nadie en el planeta entenderá que son el resultado y efecto de sus propias acciones que ahora llega casi inmediatamente y con mucha fuerza.



154. En un último artículo dices que toda acción genera un desequilibrio energético por haber alterado el entorno, para bien o para mal, y ello produce una onda contraria con el fin de recuperar el equilibrio. La petición es para restaurar el desequilibrio producido por un daño. Si hacemos un bien ¿se producirá una onda para volver al estado anterior? por ej. Si sanamos una planta ¿deberá volver a enfermar?



No, porque hay parámetros dentro de las “ondas kármicas” que comprueban que “tipo” de desequilibrio se ha producido, y si está en contra o a favor del bien mayor, codificado por la propia consciencia planetaria en todos los aspectos de la vida en la Tierra. Es decir, si la “onda”, acción o proceso puesto en marcha es “recesivo” o contrario al bien mayor de algo, alguien, otro ser, otra vida, etc., la octava kármica solicita la restauración del equilibrio perdido para volver a establecer el balance en aquello que fue “echado evolutivamente para atrás”, al sufrir daño por parte de una acción “negativa”, mientras que, si la octava puesta en marcha fue a favor del bien mayor de quién la recibió, la onda “kármica” marca el nuevo estado alcanzado como el “nuevo nivel de equilibrio” a mantener, por lo tanto, octavas, acciones y procesos “positivos” ayudan a avanzar y crecer y no reciben la orden de “restaura el daño” sino que son como cambios que se toman con los parámetros de “recibe esta onda que he puesto en marcha y sube al nuevo nivel de equilibrio y balance que te marca mi acción positiva”.

Como veis, bajado a un nivel muy básico y explicado de forma muy sencilla, aquí tenemos los conceptos de “karma negativo” y “karma positivo”, pues hay una consciencia global (la planetaria) que evalúa cada proceso puesto en marcha dentro de sus dominios y “decide” (el proceso es automático) que tipo de situación debe producirse, o bien “onda de restauración de equilibrio perdido” o bien “onda de asistencia para establecer nuevo punto de equilibrio de orden superior si está acorde al bien mayor del receptor de la misma”.



155. Hola David. Dices que un Guía espiritual siempre es alguien externo a nosotros y en cambio el YS es una porción de nosotros que existe en otros planos o niveles evolutivos y frecuencial. Pero en la respuesta a la pregunta 112 dices que el YS puede ser removido/sustituido por jerarquías muy superiores a nuestro propio YS. Si puede ser sustituido, ¿entonces ya no sería una parte nuestra?



El concepto de “guía espiritual” es simplemente una forma muy genérica de llamar a otros seres independientes de nosotros que tienen su propia vida, existencia, realidad y camino evolutivo y que se ofrecen y prestan a ayudar cuando tienen nuestro permiso para ello, como cuando le pides un consejo a un amigo o a alguien de confianza y te ofrece su ayuda. Pero tu YS, tu alma, tu espíritu, tus cuerpos sutiles, tu avatar físico, todo eso son partes de ti, y aunque se tuvieran que cambiar, en algún caso tremendamente extremo por alguna razón tremendamente importante, seguirían siendo parte de ti. Si por cualquier cosa tienes que recibir un órgano físico por un trasplante que es necesario, aunque el órgano físico viniera de un donante externo, una vez en tu cuerpo, ya es parte de ti, si por alguna razón se tuviera que cambiar el cuerpo emocional de una persona, el nuevo cuerpo emocional seguiría siendo parte de la persona. Simplemente no se hace este tipo de cambios porque no se dan situaciones evolutivas en nosotros que pudieran requerirlos, pero, si sucedieran, no significa que dejemos de tener una parte nuestra o que se pierda algo que forma parte del conjunto de la estructura del ser humano.



156. Hola David, uno de los procesos abiertos aún en fase muy primaria con posibilidad de materializarse es la disolución total del IC 33, ¿Cómo se ejecuta o se lleva a cabo este proceso? ¿Qué se notaría o se dejaría de notar en ambas líneas temporales y que consecuencias tendría sobre las personas?



Si, aunque se inició hace meses la disolución del IC33, va a cuentagotas y lo ejecuta el propio Kumar, como responsable en última instancia de los diferentes campos mórficos y energéticos que hay en el planeta. La razón por la que no se acelera más esta disolución es porque se intenta antes mover al máximo número de personas al IC42, y se está tratando primero de eliminar del IC 33 los escenarios más negativos y futuros posibles que, estando simultáneamente ya “formados”, nuestras “élites” quieren manifestar bajándolos al plano físico, y aquellos que nos asisten quieren impedir. Así que hay más bien un tira y afloja por el control del IC33 en el que fuerzas de la naturaleza y jerarquías planetarias tratan de limpiar lo más caótico y negativo del mismo mientras que el sistema de control trata de implementar eventos y situaciones que les convengan a sus intereses.

Si, una vez se logre el control total del IC33 por las fuerzas y jerarquías planetarias, se acelera su disolución, lo que se notará será una menor carga energética sobre los hombros de todos los seres humanos, menos “peso” y menos lastre que tire hacia abajo la vibración de todos nosotros, aunque, luego, como hay IC continentales, IC nacionales, IC regionales, IC locales e ICs familiares, seguimos teniendo muchos niveles y bloques “por encima” que siguen frenando un poco esa subida frecuencial hacia niveles energéticos superiores. Aun así, es el primer paso a dar, desconectarnos del IC33 y del resto de ICs y esperar a que aquellos que asisten al planeta puedan tomar el control del mismo y seguir trabajando en su limpieza y disolución.



157. Es sobre el tiempo. Hay terapias como registros akáshicos, vidas pasadas etc., a su vez a nivel físico tenemos la arqueología, por otro lado mencionas como vamos creando el futuro etc. sin embargo dices que los otros "yo" están coexistiendo todos a la vez y que el tiempo no existe ¿por qué tenemos entonces solo restos (físicos y energéticos) del pasado? ¿Acaso la linealidad (temporal) afecta a la materia?



El tiempo si que existe, pero no es lineal, sino simultáneo, y lo que produce la ilusión de la linealidad es la esfera de consciencia del ser humano saltando de un momento estático a otro del tiempo y dejando su “rastro energético” lineal al hacerlo. Vamos a ver si podemos explicarlo.

Toda tu vida es como un enorme cómic tridimensional, todas las viñetas de cada micro instante temporal existen como un fotograma estático en el mismo de duración infinitesimal, y solo tu esfera de consciencia, que se encuentra ubicada en la parte alta del cuerpo mental, es la que salta de un fotograma a otro, conectándose al “avatar” que, en este momento, está “estático” levantando un lápiz y luego conectándose al siguiente momento “estático” donde está el otro avatar temporal volviéndolo a poner en la mesa, y a todos los fotogramas estáticos que representan todos los movimientos corporales que has tenido que hacer para dar esos pasos.

Por lo tanto, cada instante temporal es simultáneo con el resto de instantes temporales de tu vida y todos coexisten a la vez en un enorme “entramado” para los niveles físico, etérico y mental de nuestro planeta, y de hecho, para estos tres niveles de todo el universo. El concepto del tiempo lineal es la percepción que tienes cuando pasas de estar conectado al fotograma del “ahora” y saltas con tu consciencia al fotograma que viene justo después. Teniendo en cuenta que hay casi infinitos fotogramas estáticos para cada posible combinación de acciones que pones en marcha, y que tu mismo puedes alterar el contenido de tu cómic con tus decisiones y cambios, el conjunto de lo que se llama la “trama sagrada”, que viene a ser esto que hemos explicado, es de una enorme complejidad y difícil de conceptualizar en muchos casos para la mayoría de personas.

Ahora bien, ¿y para la humanidad? Como bien dices, tenemos restos arqueológicos que nos dicen que el tiempo erosiona las ruinas y que con el paso de los años las cosas cambian y envejecen. ¿Cómo es posible si todo sucede a la vez? ¿Si es mi consciencia la que recorre los momentos estáticos de cada instante que ya están codificados en mi trama sagrada, ¿por qué hay desgaste en mi cuerpo? ¿Por qué el fotograma de dentro de 20 años no tiene la misma apariencia que el fotograma en el que estoy ahora conectado con mi consciencia?

La respuesta es que depende del “gasto energético” que la consciencia necesita para moverse de fotograma a fotograma, es decir, para que tu esfera de consciencia, que es un orbe toroidal que trabaja en cinco dimensiones, pueda ir conectándose a un momento estático de tu vida, soltarlo, saltar al siguiente, soltarlo, saltar al siguiente, y todo eso tan rápido que tu desde tu personalidad (que está en la superficie de esa misma esfera de consciencia) solo percibas una continuidad temporal sin altibajos y sin saltos, tiene que usar energía.

Y esa energía, ¿de dónde sale? De los mismos fotogramas, así que, con el paso de la consciencia por los eventos estáticos de la vida de la persona, cada fotograma consume una parte de su energía para permitir literalmente, el paso del tiempo por ese momento, y ese desgaste energético se mueve de momento “estático” a momento “estático”, así que, en cada instante temporal, a nuestro entendimiento, hemos “envejecido” un poco, porque la consciencia consume parte de la energía presente en cada “viñeta” de nuestro cómic para poder seguir adelante. Como, además, dentro de los parámetros que forman el sistema de vida en nuestro planeta, cada momento estático está sujeto a múltiples restricciones, limitaciones y bloqueos, ese fotograma “tridimensional estático” que representa lo que eres “ahora”, tampoco tiene tanta energía para permitir que el paso de tu consciencia por tu momento “ahora” y hacia tu momento “después” no se lleve una parte de lo que posees como recurso energético a nivel físico-etérico-mental, haciendo que, según el evento codificado en el fotograma, dentro de un rato estés más cansado que hace tres horas, o, por el contrario, si los fotogramas estáticos se han recargado de energía, cuando la consciencia pasa por ellos entonces tiene un “plus” de vitalidad para seguir adelante.

Finalmente, a nivel de “humanidad”, ¿qué consciencia recorre los eventos estáticos que forman la historia de la humanidad? Ni más ni menos que el inconsciente colectivo, de manera que nos arrastra a todos hacia fotogramas marcados en la línea temporal 33 por un lado, o en la línea temporal 42 por otro, y esto hace que, al arrastrar la consciencia de la humanidad por todos los momentos del tiempo, la realidad humana “material”, como los edificios antiguos, las construcciones, el entorno, etc., se “desgaste” con el paso de la consciencia colectiva, dándonos a nosotros la impresión de erosión temporal, o de que el “tiempo” se ha encargado de borrar o desintegrar todo lo que antaño existió.

Ahora bien, si con algún tipo de técnica de proyección mental mueves tu consciencia al primer fotograma de tu existencia, o pudieras conectar con el fotograma inicial de la humanidad, verías lo que ahora son ruinas en tu momento “presente” existir en su pleno esplendor, porque esa primera viñeta del comic de la humanidad no se ha borrado, simplemente se ha ido “desgastando” al pasar de momento temporal en momento temporal y, por lo tanto, llega un momento que, al agotar la carga energética de lo que está codificado en cada fotograma, su contenido desaparece de la línea temporal y, para nosotros, “eso” ya no existe, aunque lo hiciera en el “pasado” y siga estando “simultáneamente” activo en otro momento estático del tiempo por el que nuestra consciencia ya ha pasado, sea a nivel individual o a nivel global.

Un abrazo,

David Topí