sábado, 23 de junio de 2018

GENTE TOXICA, como tratarla.


El psicólogo Bernardo Stamateas da algunas pistas para identificar a la gente en su libro Gente Tóxica.
Según el autor, esta persona es la que te roba energía, la que te mete miedo y culpa, en definitiva, la que como dice ” te nivela para abajo”. Son esas personas que destruyen la autoestima a los demás para ellos sentirse bien. Son esas personas que piensan que sólo ellos tienen razón y que sólo ellos saben cómo han de hacerse las cosas. Por regla general, agigantan tus errores y reducen al máximo tus logros o difunden rumores para acabar con tu reputación. Persiguen un objetivo: conseguir poder y control sobre todo y todos.


“La gente tóxica potencia nuestras debilidades y nos llenade frustraciones”


Si esta definición te recuerda a alguien es que has estado en contacto con un persona tóxica. Al igual que los agentes peligrosos, este tipo de individuos son altamente nocivos ya que pueden destruir la confianza en uno mismo, alejarnos de nuestros objetivos y hasta arruinar nuestra vida.


Según palabras de Stamateas “Las personas tóxicas potencian nuestras debilidades, nos llenan de cargas y frustraciones. No des crédito a ninguna palabra ni sugerencia que provenga de los tóxicos. No te amarres a quienes no se alegran de tus éxitos”.


Clasificación de gente tóxica


No existe sólo un tipo de persona tóxica. Para poder reconocerlos y neutralizarlos, Stamateas desarrolla en su libro trece tipologías que adoptan estos seres nocivos. Éstas son algunas de las formas que adoptan:


Meteculpas: La culpa es uno de los sentimientos más paralizadores que hay, hace que nos detengamos en la búsqueda de nuestras metas. Este tipo de gente tóxica siempre traslada un mensaje: “No eres lo bastante bueno”, “tú me haces ser así” o “me sacas de quicio”.


Envidioso: Siempre trata de buscar aliados. Hablará con otros para envenenarlos porque su objetivo es boicotear cada uno de tus proyectos. El que calumnia, probablemente, no puede tener el mismo brillo que tú.


Descalificador: Su objetivo es controlar nuestra autoestima, hacernos sentir nada ante los demás para que él o ella pueda brillar y ser el centro de atención.


Agresivo verbal: Los gritos, las contestaciones agresivas y fuera de lugar son sus armas para hacer a la otra persona sentirse incapaz, débil e insegura. Su objetivo es despertar miedo a su alrededor para ser respetado.


El psicópata: Muestran una imagen que no se corresponde con su interior. Son tus ‘amigos’ mientras les sirves para conseguir sus propósitos. Una vez alcanzados te desechan y te tratan como si no te conocieran. Siempre se ofenden por todo. Hablan mal de todo el mundo. Son resentidos y amargados, y nadie puede sugerirles nada. Se muestran incapaces de detectar el sufrimiento humano.


El chismoso: Hay un aforismo que dice “no todos repiten los chismes que oyen, algunos los mejoran”. Este tipo de persona difunde rumores de manera constante para menoscabar tu imagen. Los rumores tienden a simplificarse en una única idea para hacerla asimilable por la masa. Busca notoriedad y hacer aliados.



También están el mediocre, el neurótico, el orgulloso, elmanipulador, el jefe autoritario y el psicópata.


Los antídotos contra las personas tóxicas


Para el psicólogo Juan Cruz hay ciertos antídotos para este virus que infecta las mentes de muchas personas que están en contacto con un entorno laboral o afectivo poco saludable:


Detectar: Une medida para desintoxicarse es precisamente entrar en contacto con el veneno inoculado por el exterior o por ti mismo. “Hay que detectar la toxicidad para poder salir de ella. No escapar sino hacerle frente. Sólo gracias a esa toma de conciencia como observador externo el lóbulo frontal se activa y genera calma”, explica Cruz.


Adaptarse: Aunque la situación sea muy tóxica, se pueden desarrollar estrategias para poder adaptarse a ella. Es decir, tenemos la capacidad de aprender a descodificar la misma información de diferente manera.


Abstracción: Todos somos libres de ‘cerrar la ventana’ de nuestra mente al ruido del exterior. Aunque nos bombardee con mensajes letales, tenemos la capacidad de protegernos y cerrar las compuertas de nuestra mente a esa información.


Autoestima: Potenciar los recursos que cada uno tiene, realizar actividades que refuercen nuestras aptitudes y habilidades, buscar nuevos entornos más salubres donde se aprecien nuestras cualidades.


Relaciones sociales: Cultivar los vínculos afectivos verdaderos y las relaciones sociales basadas en valores. Fomentar la interdependencia y una buena red de amistades.


No al victimismo: Abandonar la autointoxicación, ese diálogo interior que repite una y otra vez los mismos mensajes negativos sin ofrecer nunca una salida.


Solidaridad: Hacer cosas por los demás o implicarse en proyectos solidarios es una buena forma para salir de uno mismo y su propia ‘desgracia’. Además, ayudar a otras personas que sufren es bueno para relativizar.


Abandonar: En ocasiones, sobre todo cuando las consecuencias afectan a la salud, hay que abandonar las situaciones contaminantes. Pero no es una derrota porque, a veces, para sobrevivir en un entorno tóxico, hay que convertirse en un ser tóxico. Y ese es un precio demasiado alto. Hay momentos en que una retirada a tiempo es una victoria.


En definitiva los profesionales nos aconsejan alejarnos de esa gente.


Como dice Stamateas, hay que aprender a negociar, pero sin ceder nuestros derechos, pues nos pertenecen.


Disponemos de dos palabras imprescincibles: la palabra SI y sobre todo NO, es decir, poner límites a esta personas, ambas nos sevirán de gran ayuda parea resolver cualquier diferencia que podamos tener en nuestros vínculos personales.



Se puede y se debe evitar que este tipo de personas tomen el control de nuestras vidas. Primero, identificándolas, y segundo, reforzando la autoestima y adquiriendo estrategias para no caer en sus redes. Pero cuando la situación compromete la salud o la estabilidad emocional, los terapeutas aconsejan alejarse de esas personas o ambientes para evitar convertirnos en uno de ellos.

FEMENINAME.


http://nodejardeleer.blogspot.com.ar/


ESTUDIOS DICEN HABER DESCUBIERTO LA CAUSA REAL DE LA FIBROMIALGIA


La culpable de esta enfermedad es la alteración de la temperatura corporal,según el estudio, a cargo del Centro Nacional de Información Biotecnológica (NBIC) de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de los Estados Unidos, ha dado con la causa de esta enfermedad que actualmente ya constituye una entidad propia, pero que anteriormente se diagnosticaba por puro descarte de otras dolencias similares.


Según la reciente investigación, la culpable de esta enfermedad es la alteración de la temperatura corporal. Como ya sabéis, nuestro cuerpo se mantiene en una media de 37 ºC (98,6 grados Fahrenheit, como indica la investigación), y esto se debe a que nuestra sangre actua como un refrigerante corporal, igual que lo hace el agua en los radiadores de los coches. Pero en la fibromialgia, los enfermos no pueden mantener su temperatura corporal de forma constante.


Cuando perdemos mucho calor (hipotermia) o ganamos demasiado (hipertermia), el hipotalamo, el núcleo cerebral responsable de regular la temperatura de nuestro cuerpo, actua e intenta mantener el equilibrio dentro del organismo. Para ello utiliza la sangre, y los vasos sanguíneos.Cuando hace demasiado frío, los vasos se cierran (vasoconstricción) para proteger a nuestros órganos principales de la temperatura. Si hace calor, los vasos se abren (vasodilatación) para así refrigerar nuestro cuerpo. De la misma forma, cuando realizamos ejercicio o usamos nuestros músculos para alguna tarea, la sangre fluye entre la piel y los músculos a modo de refrigerante también.


Para que esta abertura o cierre del flujo se produzca correctamente existen unas comunicaciones y válvulas entre los vasos sanguíneos, son los shunts arterio-venosos, controlados por el hipotálamo para abrirse o cerrarse cuando convenga, manteniendo así el equilibrio corporal. Y finalmente tenemos los capilares sanguíneos, la forma de los vasos más pequeña de nuestro cuerpo que también ayuda a mantener la temperatura, entre otras funciones. Destaca su elevado número en pies y manos.


Anteriormente se sabía que en los pacientes diabéticos los capilares sanguíneos acaban lesionándose, ocasionando pérdida de sensibilidad, y también alteración de la temperatura en manos y pies. Pero la fibromialgia va más allá, pues lo que se lesiona en esta enfermedad son las válvulas entre vasos, los shunts arterio-venosos, que a su vez interfieren en la actividad de los capilares y también ocasionan una alteración de la nutrición de músculos y tejidos de la piel, además de lesionar el sistema de refrigeración corporal.


A causa de este mal funcionamiento se acumula ácido láctico en el músculo y los tejidos profundos, afectando así al sistema muscular y causando dolor, llegando finalmente a la fatiga, ambos síntomas típicos de la fibromialgia.


Por otra parte, el sistema nervioso somático, responsable de la sensibilidad, también se ve afectado por el mal funcionamiento de los shunts arterio-venosos y al encontrarse hipersensibilizado envía señales de dolor al sistema nervioso central, agravando más los síntomas.


El problema hasta ahora es el poco conocimiento que teníamos sobre ella y como diagnosticarla, y más aún sin saber la causa. Esperemos que con esta y las próximas investigaciones sobre el tema podamos llegar a un correcto diagnóstico y tratamiento.


Fuente: Mediciencia




La fibromialgia afecta aproximadamente al 2% de la población. Las terapias convencionales ofrecen pocas garantías en el tratamiento de este complejo trastorno. El tratamiento actual consiste en ir probando con diversos medicamentos para los distintos síntomas con un gran margen de error. Es por ello que hasta el 90% de los que padecen este trastorno recurren a la medicina alternativa para aliviar su sintomatología. La acupuntura, por ejemplo, es una opción bastante recurrente en estos casos y que además ha demostrado ser eficaz en el tratamiento de la fibromialgia.


Desde la perspectiva oriental, ¿qué es la fibromialgia?


El dolor se entiende como la interrupción de la circulación del Qi en el cuerpo. La interrupción del Qi que resulta en fibromialgia se asocia generalmente con trastornos de Hígado, Bazo, Riñón y Corazón.




El tratamiento con acupuntura


La medicina china no reconoce la fibromialgia como un síndrome particular. En lugar de eso, trata los síntomas concretos que le serán propios a cada individuo de acuerdo con su constitución, estado anímico, intensidad y localización del dolor, patrón del sueño, entre otros síntomas.




Últimas investigaciones


Según un reciente estudio realizado por la Mayo Clinic, la acupuntura puede tratar de forma efectiva la fatiga y la ansiedad derivadas generalmente de la fibromialgia. En este estudio doble ciego, los doctores de la Mayo Clinic trataron con acupuntura a 25 enfermos de fibromialgia (grupo de tratamiento), y a otros 25 les aplicaron acupuntura “falsa” (grupo de control). Todos los pacientes se sometieron a 6 ciclos de tratamiento durante tres semanas. Después del tratamiento, aquellos pacientes del grupo de acupuntura habían experimentado una mejora en la fatiga y la ansiedad incluso un mes después de finalizar el tratamiento, mientras que el grupo de control no experimentó dichas mejoras.


* Encuentra un deporte que te motive y practícalo.
Sal a dar un paseo cada día.


* Hazte un masaje cada mañana estimulando los puntos acupunturales para que fluya el qi y la sangre por todo tu cuerpo.


* Aprende a relajarte de verdad, que significa conseguir relajación corporal y reposo mental.


* Detecta cuáles son tus viejas costumbres y pregúntate qué puedes hacer para mejorar tu vida.


* Haz tareas que te resulten interesantes y rompe tu rutina diaria.


* Si sabes que hay un exceso de estrés en tu vida, busca una solución. Comprende que el estrés puede llegar a acabar con la salud de una persona y si fumas o bebes alcohol para escapar de las situaciones que te estresan, te estás engañando a ti mismo.


Los movimientos lentos y fluidos del Tai Chi combaten mejor el dolor y otros síntomas de la fibromialgia que otros ejercicios convencionales de estiramiento, según un estudio realizado por expertos de la Facultad de Medicina de la Universidad Tufts de Boston (Estados Unidos) y publicado en 'New England Journal of Medicine'.




http://saikualternativo.blogspot.com.ar/


http://saikualternativo.blogspot.com.ar/

6 verdades incómodas para acceder a la sabiduría espiritual. Por Maria Fiore


Existen diferentes tipos de sabiduría que nos influencian y guían a través de nuestras vidas diarias. Muchos de nosotros estamos familiarizados con estos niveles de aprendizaje. Sin embargo, la sabiduría espiritual puede tomar tiempo y grandes cantidades de esfuerzo para ser comprendida.


Hay una revelación muy profunda que se puede encontrar en la sabiduría espiritual, mediante la cual puedes aprender quién eres y cómo eres. Con la sabiduría espiritual, puedes alcanzar la iluminación de tus zonas más profundas y oscuras.

Los duros golpes de la sabiduría espiritual

La sabiduría espiritual no es fácil de alcanzar. Quizás necesitas perderte a ti mismo para encontrarte una vez más. Se necesita cerrar tus ojos físicos para abrir los ojos espirituales. Hay varias verdades incómodas con respecto a la sabiduría espiritual que son necesarias aceptar. Estas son algunas de esas verdades.

1. Encontrarse nunca es fácil

Una verdad incómoda de la sabiduría espiritual gira en torno a encontrarte a ti mismo. Sí, esta es una vieja idea y la mayoría conoce la expresión. Sin embargo, encontrarte a ti mismo incluye desaprender tanto como aprender. Si siempre estás rodeado de otras personas, no podrás entender esta verdad y encontrar quién eres en verdad.



Demasiados obstáculos se interponen en el camino de aprender quién eres. Puedes basar lo que sabes de ti mismo en cómo te perciben los demás, y esto es una gran influencia. Esta es también una de las cosas que debes superar y manejar. Es realmente incómodo cuando te encuentras porque muchas veces tienes que perder personas y cosas que hacer. Pero una referencia que puede ayudarte a encontrar quién eres, es saber qué es lo que te hace sentir libre.

2. Comprender el dolor durante tu propio dolor


Cuando eras más joven y alguien te empujó al suelo sin previo aviso y sin ninguna razón válida, ¿te enojaste? ¿Te lastimó esta acción? Estoy seguro de que lo estabas, como yo cuando cosas similares me sucedieron. Sentí la misma respuesta humana cuando fui insultado, abusado e incluso descuidado. Ahora, a la verdad que te liberará:

También puedes leer:

Cómo afrontar un problema de la manera más inteligente y saludable.


Todos en el planeta sienten dolor en algún momento. Todos soportan dolor y responden de manera diferente. Con el tiempo he aprendido que cuando alguien es cruel contigo, no siempre significa que son malvados. A veces, el dolor infligido por otros es un producto de su respuesta a su propio dolor.

Una verdad espiritual que puede ser difícil para ti de llevar a cabo es utilizar el perdón cuando has sido agraviado. Si puedes comprender que alguien siente dolor, puedes utilizar mejor tu respuesta a su crueldad hacia ti. A veces, incluso puedes expresar tu perdón y tratar de aprender sus dificultades.

3. Controlar tus respuestas

Una de las cosas más difíciles de dominar es el autocontrol. Así como aprendes a reconocer el dolor de los demás, debes aprender a controlar tu respuesta a ellos. Debes aprender a mantener la calma durante los momentos difíciles, especialmente cuando todo parece ir mal al mismo tiempo.

Ser capaz de controlar tus emociones evita la propagación de energías negativas a los demás. La energía funciona tanto de manera positiva como negativa y poder elegir el camino más elevado promueve las energías positivas y mejora la atmósfera general.

4. Solo sé en el momento presente

Supongo que estar en el momento presente no suena tan difícil, pero lo es. ¿Alguna vez has intentado hacer algo y solo has pensado en la tarea que tienes entre manos? Ahora, ¿ves lo que quiero decir? Es más difícil de lo que piensas dedicarte a lo que estás haciendo en este momento.

Si puede hacer esto, puedes evitar perderte la vida, incluso si solo estás presente mientras tomas una taza de café. Debes saborear el momento, saborear el rico y amargo sabor de tu bebida caliente. Deberías estar aquí y ahora y no estar viviendo en el futuro, sin tener en cuenta la simplicidad y la belleza de cada momento y tarea.

5. Siente el dolor

Nuestro primer instinto al sentir dolor es huir de él. Ya se trate de dolor físico o mental, tratamos de evitar sentir tanto de esto como sea posible. Aquí viene la verdad: Para experimentar realmente la sabiduría, también debes estar presente en los momentos dolorosos.

También puedes leer:

Cómo prepararte mentalmente para recibir lo que mereces


Cuando algo duele, debes sentirlo, examinarlo y dejar que se mueva a través de tu ser. Debes enfrentar todo lo que trae angustia y luego procesar estos sentimientos.

El siguiente paso, después de que llega el dolor, es aprender a sanar. Para sanar adecuadamente, primero debes sentir el dolor y dejar que la curación sea natural.

6. Entender las raíces

Cada problema y cada situación comienza en una base raíz. Desafortunadamente, pasamos gran parte de nuestro tiempo reduciendo los síntomas en un intento de aliviar el dolor. Nos alejamos de la situación lo más rápido posible para evitar el dolor. Nuevamente, se evita el dolor a favor de una solución rápida, mientras que la solución real recae en la causa original del problema.

Las verdades incómodas se revelan al buscar respuestas. Estas respuestas a veces pueden provenir de cuestiones o raíces infantiles. Estas son raíces que son profundas y por eso deben analizarse y separarse para poder comprenderlas. Es sabiduría espiritual en una de sus formas más primitivas.
La sabiduría espiritual toma fuerza

Hay una necesidad de fortaleza en muchas áreas de la vida, pero cuando se trata de sabiduría espiritual, es un nivel completamente diferente. Aunque estas verdades pueden parecer ásperas y desalentadoras, son puertas de entrada a una vida más rica y reconfortante.

Se necesita tiempo para alcanzar estos niveles de conciencia y se pueden abordar uno a la vez cuando estés listo para crecer, y no deben ser una tarea pendiente. Mientras tanto, diviértete; comienza por saber quién eres y luego vete de allí. Con el tiempo, te darás cuenta de cuánto has logrado y cómo la sabiduría espiritual ha dejado su huella en tu vida.

https://www.lavidalucida.com/


viernes, 22 de junio de 2018

No te contamines con todo aquello que no sirve!


Piensa cuántas veces has experimentado miedo, angustia, preocupación frente a una situación de tensión en el trabajo, frente a un viaje, a un examen. ¿Esto te resulta
familiar?
La ansiedad es un estado emocional tóxico que hace que una persona sienta inquietud o temor.
Cuando se ansía mucho algo, es fácil desanimarse y sentir que nada tiene sentido o vale la pena. Con esta emoción
a flor de piel, nos costará mucho más alcanzar las metas que nos propongamos.
La ansiedad no solo nos impide experimentar emociones positivas, como la alegría o el amor, sino que no nos permite disfrutar de la vida al máximo.
Si ya te vas identificando con todo esto, vayamos al siguiente paso.
Ahora la clave es descubrir dónde comienza esta ansiedad negativa para que, una vez la reconozcamos, podamos superarla y asumir lo que nos toque pasar de la mejor forma posible y de la manera menos tóxica.
En principio, descubriremos que el comienzo se da siempre en la mente.
¿Alguna vez has prestado atención a tus pensamientos?
Si no lo has hecho, tómate tu tiempo para ver en qué estás pensando y qué es lo que «te da vueltas en la
cabeza» la mayoría de las veces. Ahí está la clave de la ansiedad: en tus pensamientos, en aquellos pensamientos
que tu cerebro, de manera equivocada, interpreta como reales. Y aunque tu razón sepa que no son verdaderos, los crees a nivel emocional, es decir, que sientes que son verdad.
Si tu cerebro cree que va a suceder algo malo, empezará a enviar síntomas de ansiedad.
Existe un proverbio anónimo que dice:
«No puedes evitar que los pájaros de la preocupación y la inquietud vuelen sobre tu cabeza. Pero puedes impedir que aniden en tus cabellos.»
No te contamines con todo aquello que no sirve, aprende a descartar de tu mente todo aquello que intoxica tus emociones.

EMOCIONES
TÓXICAS
Bernardo Stamateas

http://nodejardeleer.blogspot.com.ar/


El pensamiento no es el enemigo, es el más fiel servidor.


Una de las razones por las que las personas tienden a entrar en el camino espiritual es para intentar lidiar con sus pensamientos, que parecen causarles tanto sufrimiento. La mayoría de los buscadores espirituales están esforzándose duramente por dejar de pensar, tratan de convertirse en "testigos" de sus pensamientos, o cambiar los pensamientos negativos por positivos. Se cree que el pensamiento es perturbador y causa ansiedad y sufrimiento. Pero todo esto está basado en un concepto erróneo de la naturaleza del pensamiento.

La naturaleza del pensamiento es tratar de proteger este cuerpo y luchar por la supervivencia de cualquier manera posible. Inocentemente trata de ayudar a explicar las cosas para intentar proporcionar relajación y aliviar la incomodidad. Trabaja horas extras en un intento de convertirnos en lo que creemos que debemos ser para poder sobrevivir en este mundo. El pensamiento crea estrategias y manipula todo lo que sea necesario para hacer su trabajo. Estas estrategias fueron aprendidas a temprana edad como resultado de diversos traumas o desilusiones que tal vez en aquel momento sentimos como una cuestión de vida o muerte. Ahora que somos adultos dichas estrategias se repiten inocentemente una y otra vez, ante el menor indicio de una situación similar. El pensamiento es un buen protector.

Por supuesto muchas situaciones presentes no siempre requieren de tales estrategias de protección, y con frecuencia nos gustaría vivir de una manera más desprotegida. Como adultos con sentido común podemos ver que estas situaciones no siempre son asunto de vida o muerte y, sin embargo, estos mecanismos de pensamiento aún podrían funcionar porque esta es la única forma en que el pensamiento sabe manejar este tipo de situaciones. Dado que conocemos estos mecanismos, sus métodos estratégicos y también las sensaciones físicas y demás añadidos que los acompañan, podemos comenzar a reconocerlos como viejos amigos leales que siempre han estado ahí para ofrecer sus servicios cuando sea necesario. Son bienvenidos a continuar haciendo su trabajo, pero en lugar de centrar toda la atención en lo importante que se supone que es el pensamiento, podemos sentir lo que está sucediendo físicamente y podemos reconocer que este cuerpo está lidiando con lo que percibe como una amenaza.

Cuando nos identificamos a nosotros mismos como lo que pensamos, se le da mucha importancia al pensamiento. Se cree realmente que tiene significado cuanto dice. En la medida en que empezamos a ver que lo que realmente "soy" es consciente del pensamiento, y por lo tanto no es pensamiento, podemos ver que cada pensamiento, aunque solo intente ayudar inocentemente, a la vez, nunca dice nada sobre "mí". Esta es la libertad de ver realmente y continuar explorando la naturaleza del pensamiento sin que signifique nada. Incluso si el pensamiento va acompañado de sentimientos y sensaciones incómodas, estos tampoco se refieren a "mí". Todo puede ser sentido y experimentado simplemente tal como es, sin el drama añadido de lo que significan los pensamientos. Esto no es un escape de los sentimientos, y ciertamente no puede hacer de repente que todo sea mejor o más cómodo, pero reduce la capa adicional de dramatización sobre cada sentimiento que lo remite a un "yo" imaginario.

Como en el camino espiritual tratamos de controlar o lidiar con nuestros pensamientos, pasamos por alto que eso que dice que el pensamiento es perturbador, también es un pensamiento. Este pensamiento ha tomado una especial posición de digna superioridad espiritual al mirar al resto de los pensamientos como si fuesen inferiores. Pero si vemos que este es también otro servicial pensamiento, nos deja absolutamente sin la vía o sin la necesidad de lidiar con los pensamientos. Todo lo que queda es gratitud y compasión por el pensamiento, y al mismo tiempo ver que el pensamiento realmente no sabe cómo responder espontáneamente a una situación presente. La vida misma se vive libremente a pesar del parloteo del pensamiento. El pensamiento nunca puede perturbar lo que realmente eres, porque simplemente no es tan importante.

No hay necesidad de convertir al pensamiento en enemigo porque eso mismo le da mucha más importancia de la que en realidad tiene. Ya eres consciente del pensamiento, del mismo modo que eres consciente de cada experiencia. No tiene ni más ni menos valor que cualquier otra cosa que suceda. Es bienvenido, simplemente porque está aquí. Aunque el cuerpo a veces lo hace, quien realmente eres nunca necesita de la protección y los servicios del pensamiento. Tu eres siempre abierto y libre, solo juegas a ser limitado y necesitar protección. Al ver la naturaleza del pensamiento como un fiel servidor, hay cada vez más una vívida experiencia de esta apertura que se desenvuelve naturalmente por sí misma en su propio momento.

MIEDO VS AMOR


No puedes evitar que un pájaro se pose en tu cabeza, pero sí que haga en ella su nido.
El miedo, al igual que el amor, es una emoción, es una energía, es movimiento: el movimiento que nos induce a vivir nuestra experiencia de vida como seres humanos. Nos han hecho creer que lo contrario del amor es el odio, cuando realmente lo opuesto al amor es el miedo.



El miedo y el amor son excluyentes entre sí: cuando vivimos amor no hay miedo, cuando vivimos miedo no hay amor.

¿Desde dónde estás conduciendo tu vida en este momento? ¿Cuál es el movimiento que prevalece en tu vida… el del miedo o el del amor?

El Amor es Libertad

El miedo, transmitido a lo largo de los años tanto por el inconsciente familiar como por el inconsciente colectivo, ha ido posicionándose en nosotros cada vez con mayor fuerza. El miedo tiene secuestrado nuestro poder y nos hace sentirnos víctimas de cuanto nos ocurre al eximirnos de nuestro mayor patrimonio: el de la responsabilidad que tenemos sobre nuestra propia vida.

El miedo siembra la duda sobre lo que intuitivamente nos llega desde el corazón, lo que provoca que tomemos decisiones equivocadas. El miedo, gran limitador, nos impide experimentar tanto el amor como la libertad.

Nuestra vida se va confeccionando en base a lo que elegimos. Elegimos de instante en instante. El soporte de cada elección puede ser el amor… o puede ser el miedo. Aquí radica la importancia de aprender a identificarlo para comenzar a vivir con la única energía capaz de producir felicidad: la energía del amor.

Educados desde el miedo

Durante el periodo de la infancia cedemos nuestro poder a nuestros padres, y la inmensa mayoría hemos sido educados desde el miedo: “si haces esto te quiero, si haces esto otro no te quiero”…

¡Cuidado!, no caigamos en la trampa de culpar a nuestros padres por este motivo. Cada uno de nosotros no deja de ser un peldaño de la gran escalera que forma nuestro árbol genealógico, por lo que ellos (al igual que nosotros) llevan sus propios programas que les condiciona a percibir el mundo y a experimentar su vida de una manera determinada. ¿O es que tu si supieras no lo estarías haciendo mejor?

Si nuestros padres nos educaron desde el miedo es porque ellos también así lo recibieron. Nos enseñan “por nuestro bien” a conformarnos con vivir en una pequeña parcela a la que etiquetaron como “seguridad”: seguridad de tener un trabajo, una casa, una familia que te quiera… Cómo así lo han vivido así nos lo han transmitido, y sin saber por qué ni por qué no, nos encontramos viviendo con el miedo de perder el trabajo, con el miedo a no poder pagar la casa, con el miedo de que si no hago o digo lo que los demás desean me dejen de querer, con el miedo a ser uno mismo.

Pero la seguridad no es eso. La verdadera seguridad la experimentamos cuando aprendemos a ver nuestra vida bajo un prisma diferente. Cada experiencia que vivimos nos muestra un nuevo aprendizaje. Todo está ahí para nuestra evolución. Todo está ahí para re-conducirnos hacia nuestro centro cuando nos distraemos demasiado en algún trecho del camino. Todo, aunque conscientemente no alcancemos a vislumbrarlo, nos está abriendo una puerta más grande para recorrer un nuevo tramo del camino.

Imagina por ejemplo que te comunican que prescinden de ti en el trabajo. Tu pequeña mente consciente no alcanza a entender más que “me quedo sin trabajo”. Sin embargo hay miles de razones posibles para que estés viviendo esta experiencia: quizá sea para que encuentres un empleo mejor remunerado, quizá sea para que por fin aparezca aquel trabajo que realmente te apasiona, quizá como consecuencia de este incidente te traslades de ciudad y conozcas a esa persona tan especial, quizá fuera esta la única forma de evitar una enfermedad… ¿?

Ya no me conformo con sobrevivir… ¡ahora quiero disfrutar de estar viva!

A este miedo, que ya forma parte de nosotros procedente del inconsciente familiar (información del clan “particular”) y del inconsciente colectivo (información acumulada por el ser humano como especie), se le va adhiriendo poco a poco otro miedo, miedo perfectamente estructurado, sigiloso y sórdido, inoculado sobre todo a través de los medios de comunicación: el miedo social.

Este miedo produce desamor… y el desamor es sinónimo de dependencia. El miedo social termina de arrebatarnos nuestra responsabilidad y libertad, algo legítimo que nos corresponde como seres humanos que somos, y así ser más fácilmente manipulables.

El poder de elegir sólo te corresponde a ti

El miedo puede llegar a aprisionarte completamente si olvidas que tú puedes elegir dónde quieres posicionarte. Con una actitud consciente por tu parte, en la que te sientas aquí y ahora, en este instante que es el único que tienes, puedes elegir otra energía diferente a la del miedo.

Si cuando aparece el miedo te pararas observar te darías cuenta de que siempre está fuera del presente: o bien tienes miedo de que se repita algo ya pasado, o bien tienes miedo por lo que te imaginas que pueda pasar en el futuro. En ambos casos no estás en el presente. Si en ese momento de atención en el que te das cuenta de ello te traes de vuelta a tu presente, a estar únicamente aquí y ahora, ¡el miedo habrá desaparecido!

Toma un instante para reflexionar. Todas las experiencias que vives te enseñan algo. Cuando te mantienes en el presente es fácil poder darte cuenta del para qué estás viviendo esta situación y qué es lo que puedes aprender de ella. Pero si no estás presente perderás esa posibilidad, y entonces, en otro momento de tu vida, podrá aparecer el temor de que aquello pueda volver a repetirse.

Y en cuanto al futuro… ¡Ni siquiera sabes si vas a tener futuro! ¿Para qué vas a gastar tu energía en suponer esto o aquello? ¿Para qué vas a tener miedo ahora de algo que quizá nunca suceda? Y en ambos casos, tanto cuando te instalas con tu mente en el pasado o en el futuro, con tu pensamiento estás atrayendo a tu vida precisamente esto que tanto miedo te da.

¡Suéltalo! ¡Tu vida está transcurriendo ahora!

Con todo, esto no deja de ser un entrenamiento, un entrenamiento en la escucha de nuestras voces mentales. Cuando te pares a observarte en ese instante dónde aparece el miedo y prestes atención a esas voces, te darás cuenta que entre ellas hay una que argumenta y justifica el miedo (“sé que va a pasar esto”, “verás cómo sucede lo mismo que la otra vez”…). Se trata de la voz del ego, el que da de comer al miedo, su mayor aliado.

Aunque el peligro es real, el miedo siempre es una opción

Recuerda que eres puramente biológico. Puede ser que en algún momento te enfrentes a un peligro real (como el ser atacado por un león), pero ni tan siquiera en ese caso aparecería el miedo “racional” sino algo muy diferente: el miedo como instinto de supervivencia, y mientras que este último es necesario porque contrae tus músculos y facilita el que focalices toda tu atención en el peligro, el miedo “racional” te ofusca anulándote como persona y paralizándote en las decisiones que hayas de tomar en tu vida.

Cuando ante el miedo huyes permites que junto con él se marche todo lo que anhelas, todo lo que por derecho te pertenece: ¡paz, abundancia, reconocimiento, éxito, felicidad, amor…! El miedo es el único que te impide alcanzarlo.

Cuando ante el miedo te paralizas, estás entregando junto con ese gesto tu poder, y esto te hace sentir vulnerable y despojado de todas las herramientas que te aportan seguridad e integridad.

Tras la cortina del miedo, asustado, se esconde el pequeño niño herido reclamando tu atención.

¡Vuelve al presente! Lleva las manos a tu corazón ¡y siéntete respirar!
¡Estás aquí! ¡Estás ahora!

Fuente: http://bit.ly/2dJCkyp

http://memoriaemocional.com

jueves, 21 de junio de 2018

Tulku Lama Lobsang. NUESTRA IGNORANCIA, ORIGEN DE NUESTRAS ENFERMEDADES.


Médico tibetano.Viaja por todo el mundo impartiendo sus enseñanzas de medicina,psicología y astrología, y curando con las manos y la mirada.

Cuando un paciente viene a su consulta, ¿cómo descubre cuál es su enfermedad?
Mirando cómo se mueve, su postura, la forma de mirar. No hace falta que me hable ni me explique qué le pasa. Un doctor de medicina tibetana experimentado, solo con que el paciente se le acerque a unos 10 metros, puede saber qué dolencia sufre.

Pero también escucha los pulsos.
Así obtengo la información que necesito de la salud del enfermo. Con la lectura del ritmo de los pulsos se pueden diagnosticar un 95% de las enfermedades, incluso psicológicas. La información que dan es rigurosa como la de un ordenador. Pero leerlos requiere mucha experiencia.

Y después, ¿cómo cura?
Con las manos, la mirada, y preparados de plantas y minerales.

Según la medicina tibetana, ¿cuál es el origen de las enfermedades?
Nuestra ignorancia.

Pues perdone la mía, pero, ¿qué entiende usted por ignorancia?
No saber que no sabes. No ver con claridad. Cuando ves con claridad, no tienes que pensar.

Cuando no ves claramente, pones en marcha el pensamiento. Y cuanto más pensamos, más ignorantes somos y más confusión creamos.

¿Cómo puedo serlo menos?
Le daré un método muy simple: practicando la compasión. Es la manera más fácil de reducir tus pensamientos. Y el amor. Si quieres a una persona de verdad, es decir, si no la quieres solo para ti, aumenta tu compasión.

¿Qué problemas ve en Occidente?
El miedo. El miedo es el asesino del corazón humano.

¿Por qué?
Porque con miedo es imposible ser feliz, y hacer felices a los otros.

¿Cómo afrontar el miedo?
Con aceptación. El miedo es resistencia a lo desconocido.

Y como médico, ¿en qué parte del cuerpo ve más problemas?
En la columna, en la parte baja de la columna: os sentáis demasiado tiempo en la misma postura.
Vitalmente, tenéis demasiada rigidez.

Tenemos muchos problemas.
Creemos que tenemos muchos problemas, pero en realidad nuestro problema es que no los tenemos.

¿Qué quiere decir?
Que nos hemos acostumbrado a un nivel de necesidades básicas cubiertas, de modo que cualquier pequeña contrariedad nos parece un problema. Entonces, activamos la mente y empezamos a darle vueltas y más vueltas sin solucionarlo.

¿Alguna recomendación?
Si el problema tiene solución, ya no es un problema. Si no, tampoco.

¿Y para el estrés?
Para evitarlo, lo mejor es estar loco.

¿…?
Es una broma. No, no tan broma. Me refiero a ser o parecer normal por fuera, y por dentro estar loco: es la mejor manera de vivir.

¿Qué relación tiene usted con su mente?
Soy una persona normal, o sea que a menudo pienso. Pero tengo entrenada la mente. Eso quiere decir que no sigo a mis pensamientos. Ellos vienen, pero no afectan ni a mi mente ni a mi corazón.

Usted se ríe a menudo.
Cuando alguien ríe, nos abre su corazón. Si no abres tu corazón, es imposible tener sentido del humor. Cuando reímos, todo es claro. Es el lenguaje más poderoso: nos conecta a unos con otros directamente.

También acaba de editar un CD de Mantras con una base electrónica, para el público occidental.
.
La música, los Mantras y la energía del cuerpo son lo mismo. Como la risa, la música es un gran canal para conectar con el otro. A través de ella, podemos abrirnos y transformarnos: así la usamos en nuestra tradición.

¿Qué le gustaría ser de mayor?
Me gustaría estar preparado para la muerte.

¿Y nada más?
El resto no importa. La muerte es lo más importante de la vida. Creo que ya estoy preparado.

.
Pero antes de la muerte, debemos ocuparnos de la vida. Cada momento es único. Si damos sentido a nuestra vida, llegaremos a la muerte con paz interior.

Aquí vivimos de espaldas a la muerte.
Mantenéis la muerte en secreto. Hasta que llegará un día de vuestra vida en que ya no será un secreto: no os podréis esconder.

Y la vida, ¿qué sentido tiene?
La vida tiene sentido, y no. Depende de quién seas. Si realmente vives tu vida, entonces la vida tiene sentido. Todos tenemos vida, pero no todo el mundo la vive. Todos tenemos derecho a ser felices, pero tenemos que ejercer ese derecho. Si no, la vida no tiene sentido.

Fuente: http://www.abchoy.com.

http://lareconexionmexico.ning.com


50 frases de apoyo y aliento


A veces la vida nos atormenta con desafíos, angustia y decepciones, otras en cambio no hay una razón clara para sentirnos decaídos, simplemente nuestro estado de ánimo es triste y no tenemos ganas de nada.

Cuando nos sentimos sin motivación y sin fuerzas, necesitamos de la compañía de otras personas para animarnos, pero también de algunas palabras alentadoras e inspiradoras que nos ayuden a seguir adelante. Buscamos algo de impulso para salir de la depresión y replantear nuestros pensamientos. Por eso hoy te dejamos aquí estas preciosas frases de aliento para que iluminen tu día.
Citas célebres de apoyo y aliento

Nuestra mayor debilidad radica en darse por vencido. La forma más segura de tener éxito es intentarlo una vez más. Thomas A. Edison

La vida es una sucesión de lecciones que deben ser vividas para ser entendidas. Helen Keller

Una vez que aceptas tu valor, talento y fortaleza, se neutraliza todo lo que los demás piensan malo sobre ti. Rob Liano

Debes hacer lo que crees que no puedes hacer. Eleanor Roosevelt

Las mayores alegrías en la vida se encuentran no solo en lo que hacemos y sentimos, sino también en nuestras esperanzas y sueños. Bryant McGill

Al bajar al abismo recuperamos los tesoros de la vida. Donde tropiezas, ahí yace tu tesoro. Joseph Campbell

Aférrate a lo que es bueno, aunque sea sólo un puñado de tierra. Oración Hopi

Si hiciéramos todas las cosas que somos capaces de hacer, nos sorprenderíamos a nosotros mismos. Thomas Edison

Trata de no convertirte en una persona de éxito, sino en una persona de valor. Albert Einstein

Los problemas no son signos de detención, son pautas. Robert Schuller

La vida es una pared, tienes que escalarla empujando a otros para que suban y serás empujado también. Ayuda hoy. Bernard Kelvin Clive

Deja que tu alma se mantenga fresca y firme ante un millón de universos. Walt Whitman

En esencia, si queremos dirigir nuestras vidas, debemos tomar el control de nuestras acciones consistentes. No es lo que hacemos de vez en cuando lo que da forma a nuestras vidas, sino lo que hacemos constantemente. Tony Robbins

Si estás atravesando el infierno, sigue caminando. Winston Churchill

Un mejor amigo es el único que entra en tu vida cuando el mundo se ha ido. Shannon L. Alder

Encuentro esperanza en los días más oscuros y me concentro en los más brillantes. No juzgo el universo. Dalai Lama




Nadie puede regresar y comenzar un nuevo comienzo, pero cualquiera puede comenzar hoy y hacer un nuevo final. Maria Robinson

El carácter no puede desarrollarse con facilidad y tranquilidad. Solo a través de la experiencia de la prueba y el sufrimiento se puede fortalecer al alma, inspirar ambición y lograr el éxito. Helen Keller

Dile a tu corazón que el miedo al sufrimiento es peor que el sufrimiento en sí mismo. Y ningún corazón ha sufrido cuando va en busca de su sueño. Paulo Coelho

La única persona que estás destinado a ser es la persona que decides ser. Ralph Waldo Emerson

Si quieres apoyar a otros, primero tienes que mantenerte en pie. Peter Høeg

Aprende del pasado, establece metas vívidas y detalladas para el futuro, y vive en el único momento del que tienes control: ahora. Denis Waitley

Qué maravilloso es que nadie necesite esperar un solo momento antes de comenzar a mejorar el mundo. Anna Frank


Cuando una puerta se cierra se abre otra; pero a menudo miramos tan largamente y con tanta pena en la puerta cerrada, que no vemos las que se abren para nosotros. Alexander Graham Bell

Nunca eres viejo para establecer otro objetivo o para soñar un nuevo sueño. CS Lewis

Incluso si te caes de bruces, sigue adelante. Victor Kiam

Ninguna persona, tratando de asumir la responsabilidad de su identidad, debería estar sola. Debe haber otras personas entre las que podamos sentarnos y llorar, y aun así ser tomados como guerreros. Adrienne Rich

¿Quieres saber quién eres? No preguntes ¡Actúa! La acción te delineará y definirá. Thomas Jefferson

Demasiado a menudo subestimamos el poder de una caricia, una sonrisa, una palabra amable, un oído atento, un cumplido honesto o el más mínimo acto de cuidado, todos los cuales tienen el potencial de cambiar la vida. Leo Buscaglia

La clave es acompañar a personas que te animan a seguir, su presencia es la mejor posible. Epicteto

La vida no se trata de encontrarte a ti mismo. La vida se trata de crearte a ti mismo. Lolly Daskal

Comienza donde estás. Usa lo que tienes. Haz lo que puedas. Arthur Ashe




Sé miserable. O motívate a ti mismo. Lo que sea que vayas a hacer, siempre es tu elección. Wayne Dyer

Lo que pensaste antes te ha llevado a todas las elecciones que has hecho, y esto te compensa en este momento. Si quieres cambiar quién eres física, mental y espiritualmente, tendrás que cambiar lo que piensas. Dr. Patrick Gentempo

Sé impecable con tu palabra. Habla con integridad, di solo lo que quieres decir. Evita utilizar la palabra para hablar en contra de otros o para cotillear sobre los demás. Usa el poder de tu palabra en la dirección de la verdad y el amor. Miguel Angel Ruiz

Actúa como si lo que estás haciendo marcara la diferencia. William James

El aprendizaje es el comienzo de la riqueza. El aprendizaje es el comienzo de la salud. El aprendizaje es el comienzo de la espiritualidad. La búsqueda y el aprendizaje es donde comienza todo el proceso milagroso. Jim Rohn

Yo soy más fuerte que tú, porque me apoyo en ti. Carmen Conde

Prefiero intentar hacer algo grande y fracasar, que intentar no hacer nada y tener éxito. Robert H. Schuller

Si no puedes hacer nada más, haz lo que esté en tu poder para que las personas en tu vida se sientan completamente orgullosas de quiénes son. Sam Killermann

Siempre di ‘sí’ al momento presente. ¿Qué podría ser más inútil, más loco, que crear resistencia interna a lo que ya es? ¿Qué podría ser más loco que oponerse a la vida misma, que es ahora y siempre ahora? Ríndete a lo que es y di sí a la vida, y mira cómo la vida de repente comienza a funcionar contigo en lugar de contra ti. Eckhart Tolle

Quizás todo lo terrible sea algo que necesita nuestro amor. Rainer Maria Rilke

No me apoyo en ti, por temor a que te derrumbes. Y por no apoyarme en ti, me derrumbo. Alejandro Lanús

El secreto de la salud para la mente y el cuerpo no es llorar por el pasado, ni preocuparse por el futuro… sino para vivir el momento presente con sabiduría y seriedad. Buda

En medio del movimiento y el caos, mantén la quietud dentro de ti. Deepak Chopra

No decir nada ya es decir algo. Debes denunciar cosas contra las que estás en contra, o creer que apoyas cosas que realmente no haces. Germany Kent

El buen humor es un tónico para la mente y el cuerpo. Es el mejor antídoto contra la ansiedad y la depresión. Es un activo comercial. Atrae y mantiene amigos. Aligera las cargas humanas. Es la ruta directa hacia la serenidad y la satisfacción. Greenville Kleisser

En la misma medida que quieres recibir, debes dar. ¿Quieres un corazón entero? Entrega toda tu vida. Friedrich Rückert

Si es pan lo que buscas, tendrás pan. Si es el alma lo que buscas, encontrarás el alma. Si entiendes este secreto, sabes que eres lo que buscas. Rumi



Caer siete veces, levantarse ocho. Proverbio japonés

El apoyo y el aliento se encuentran en los lugares más improbables. Raquel Cepeda

Quiero estar cerca de personas que hacen cosas. Ya no quiero estar más con gente que juzgue o hable sobre lo que hacen los demás. Quiero estar al lado de personas que sueñan, apoyan y trabajan.

Debemos abrazar el dolor y quemarlo como combustible para nuestro viaje. Kenji Miyazawa

Al registrar tus sueños y objetivos en un papel, pones en movimiento el proceso de convertirte en la persona que más deseas ser. Pon tu futuro en buenas manos, el tuyo. Mark Victor Hansen

Ten paciencia contigo mismo. El auto crecimiento es tierno; es terreno sagrado. No hay mayor inversión. Stephen Covey

Si estás ocupado presta todo el apoyo posible al que no lo esté. Marcos Chicot

¿Te gustaría que te diera una fórmula para el éxito? Es bastante simple, realmente. Duplica tu tasa de fallos. Estás pensando en el fracaso como enemigo del éxito. Pero no es eso para nada. Puedes desanimarte por el fracaso o puedes aprender de él, así que adelante y comete errores. Haz todo lo que puedas Porque recuerda que ahí es donde encontrarás el éxito. Thomas J. Watson

Si no valoras tu tiempo, tampoco lo harán los otros. Deja de regalar tu tiempo y talento, comienza a cobrar por ello. Kim Garst

Un rey y una reina no pueden soportar una corona con los ojos mirando hacia abajo. Su universo se expande tanto como se puede ver. TF Hodge

Todo progreso tiene lugar fuera de la zona de confort. Michael John Bobak

Cuando me atrevo a ser poderoso, a usar mi fuerza al servicio de mi visión, se vuelve cada vez menos importante el miedo. Audre Lorde

Un hombre puede ser tan bueno como quiera ser. Si crees en ti mismo y tienes el coraje, la determinación, la dedicación, el impulso competitivo y si estás dispuesto a sacrificar las pequeñas cosas de la vida y pagar el precio de las cosas que valen la pena, se puede hacer. Vince Lombardi

Cuando te encuentres en un una situación difícil y parezca que todo está en tu contra, que no puedes esperar un minuto más, nunca te rindas, porque ese es el lugar y el momento en que la marea cambiará. Harriet Beecher Stowe

No necesitas entender el significado de la vida; es suficiente encontrar a alguien que lo haga, y luego quedarte dormido en sus brazos y dormir como un niño duerme, sabiendo que alguien más fuerte que tú te está protegiendo de todo mal y todo peligro. Paulo Coelho

Cuando fallamos, nuestro orgullo nos respalda, y cuando triunfamos nos traiciona. Charles Colton


https://www.psicoactiva.com

Los 5 elementos de la vida. Por Daki Om


Los 5 elementos de toda existencia material


Cuando miramos la belleza de la naturaleza, encontramos los 5 elementos que son la base para la existencia del mundo físico. El Ayurveda reconoce esos elementos: espacio, aire, fuego, agua y tierra, como los 5 bloques fundamentales de toda existencia material.

Ya sea que caminamos de frente a un fuerte viento, nadando en un día soleado en el mar o sumergimos nuestras manos en la tierra, nosotros poseemos una familiaridad inseparable con estos elementos. Todas las substancias orgánicas e inorgánicas son combinaciones de estos elementos, ya sea en una roca erosionanda por el tiempo o en una pieza de plástico brillante. Cada objeto es único porque contiene una amplia variación de los 5 elementos.

Ya que la raza humana es una réplica de la naturaleza, el Ayurveda también reconoce los 5 elementos en ella:

Nos nutrimos diariamente con alimentos que vienen de la tierra y eventualmente nuestro cuerpo regresa a la madre tierra de donde vino. El agua es nuestro néctar que sostiene la vida misma, y constituye más del 70% de nuestra masa corporal total. El fuego provee al cuerpo por calor y energía radiante y existe en todos los procesos metabólicos y reacciones químicas del cuerpo. El aire fluye a través de todo el cuerpo dándole movimiento a todas las funciones biológicas y alimentando de oxígeno cada célula. El espacio es siempre presente, todo reside en él mismo, lo contiene todo dándole a los otros elementos la oportunidad de interactuar entre ellos mismos.

Desde una perspectiva Ayurvédica, el elemento agua envuelve más que simplemente esa substancia que abunda en nuestro cuerpo; también encarna cualidades físicas, funciones biológicas y propiedades energéticas de este elemento. Por ejemplo el agua es líquida, pesada, suave y cohesiva. Gobierna todos los fluídos del cuerpo y es necesaria para todas las reacciones químicas que toman lugar en nuestro interior. A los niveles más sutiles de la mente y las emociones, el agua se relaciona con una personalidad calmada y promueve el amor, la compasión y la alegría.

Los 5 elementos también explican porque las substancias del mundo natural están en armonía con el cuerpo humano: fácilmente usamos plantas, hierbas, minerales y agua, porque estas substancias son las mismas en la composición y las características de nuestro mismo origen.

A través del Ayurveda podemos descubrir si en nuestra naturaleza hay más proporción de uno u otro elemento, definiéndonos a través de 3 diferentes tipos de constitución mente-cuerpo (doshas):

Vata (principio de movimiento): elementos aire y espacio

Cualidades: frío, ligero, seco, irregular, áspero, rápido, variable

Características físicas: complexión ligera y delgada, digestión variable y delicada, pelo y piel secos, manos y pies fríos, sueño ligero, se mueve y habla rápidamente, bajo apetito y resitencia sexual, impaciente e hiperactivo.

Temperamento: abierto a nuevas experiencias, no le gusta la rutina, es animado y conversador, comprador compulsivo.

En equilibrio: lleno de vitalidad, creativo, adaptable, muestra iniciativa, buen comunicador.

En desequilibrio: mucha agitación mental, ansiedad, preocupación, incoherencia, insomnio, falta de aire, digestión delicada, inflamación, gases y estreñimiento.

Respuesta al estrés: “¿qué he hecho mal?”

Pitta (principio de transformación): elementos fuego y agua

Cualidades: cálido, fuerte, intenso, penetrante, agudo, mordaz.

Características físicas: complexión media, digestión fuerte y rápida, pelo fino y tendiente a canas, temperatura corporal caliente, transpira fácilmente, duerme profundamente en la noche y necesita pocas horas, fuerte líbido, si gana peso lo pierde con mucha facilidad, buen metabolismo.

Temperamento: agudeza intelectual, exigente, directo, preciso, sigue su rutina con naturalidad, valiente, buen profesor, buen orador, invierte dinero en artículos que dan buena imagen y prestigio.

En equilibrio: brillante, cálido, toma buenas decisiones, digestión poderosa, líder.

En desequlibrio: enfadado, irritable, excesivamente crítico y duro, sentencioso, agresivo, intimidante, tendencia a erupciones cutáneas, indigestión, acidez, gastritis, reflujo.

Respuesta al estrés: “¡¿qué hiciste mal?!”

Kapha (principio de estrucura): elementos tierra y agua

Cualidades: fresco, pesado, sólido, estable, tranquilo, lento.

Características físicas: complexión fuerte y gruesa, piel suave, cabello grueso y húmedo, cara dulce, sueño muy profundo y pesado, movimientos lentos, digestión normal, gana peso con facilidad y le cuesta trabajo perderlo, buena fortaleza, libido lento y apacible.

Temperamento: complaciente y paciente, reflexivo, estable, satisfecho, leal, amable, le gusta la rutina y se adapta a ella con facilidad, ahorrador.

En equilibrio: constante, coherente, leal, solidario, fuerte, excelente amigo, muy generoso y compasivo.

En desequilibrio: desanimado, inerte, necesitado, apegado, congestionado de sus vías respiratorias, retención de líquidos, rodillas inflamadas y otras articulaciones, sobrepeso, sobreprotector.

Respuesta al estrés: “¡no quiero hacerme cargo de esto!”

De esta manera las personas tenemos de nacimiento características muy específicas que nos hacen diferentes a los demás, y que cuando nos desequilibramos a través de los años porque hacemos elecciones no conscientes en nuestro estilo de vida, nos llevan a padecer ciertas enfermedades o desequilibrios físicos, mentales y emocionales, como los que se mencionan aquí.

¡Descubre tu dosha y reclama tu salud física, mental y espiritual!

Ayurveda del Tibet

miércoles, 20 de junio de 2018

Qué escondes detrás del enojo y qué puede revelar sobre ti. Por matay



Los efectos que puede producir el enojo, siendo una simple emoción pero que puede resonar muy fuerte, pueden ocasionar daños a nivel físico aunque también pueden ayudar a liberar la frustración.
Nuestro cuerpo es capaz de producir químicos que producen diferentes reacciones en el organismo, tales como el aumento de las palpitaciones, la respiración se acelera cada vez más, la voz tiembla y el sudor corre, entre otra series de contracciones e incluso dolores que luego aparecen, como el dolor de estómago.
Lo que el enojo puede revelar sobre nosotros mismos

El enojo es una emoción que se libera como ira, y puede afectar a nivel físico como a nivel emocional, además de revelar algunas cuantas cosas que tenemos ocultas o sin resolver con nosotros mismos.

Además de los efectos físicos, la energía de esa emoción genera varios tipos de pensamientos que acaban alimentando la rabia aún más. Pero ¿qué es lo verdaderamente está por detrás de este sentimiento? En principio parecemos más fuertes e intimidadores cuando estamos enojados. Solo que, en realidad, ese sentimiento puede estar escondiendo varias de nuestras inseguridades.

El enojo puede esconder el miedo

Imagina un niño que inocentemente hace algo muy peligroso, como por ejemplo, soltar la mano de un adulto y atravesar la calle corriendo. El padre o la madre pueden ponerse locos y pelear o inclusive pegarle al hijo. Lo que en realidad está escondiendo el enojo es el miedo de que le suceda alguna cosa mala a su hijo, miedo de la tristeza o culpa que eso puede causar.

El enojo con alguien puede esconder culpa



Imagina que hay algo que hayas hecho que te hace sentir culpable. Puede ser el abandono de un hijo o la injusticia contra un amigo, algún acto deshonesto o cualquier otra cosa. Si alguien toca el asunto, es posible que te defiendas con enojo y agresividad al revés de admitir tu error y tus reales sentimientos. Es como si dijeras: “¡No toques ese asunto, pues eso me hace sentir culpable, y no quiero sentir esa culpa!”.
El enojo puede esconder una dificultad en decir no o imponer límites

Hay personas que lidian bien con la cuestión de imponer límites y hacerse respetar. Consiguen perfectamente decirle a los otros cuando están cansados y precisan irse, que no es permitido que se haga tal cosa en su casa o que no pueden llevar al amigo que pidió que los lleve en auto.

También puedes leer:

Señales de déficit de atención en niños y soluciones naturales


Sin embargo otras personas tienen gran dificultad en decir no. Y a cada límite que no es dado, acumulan resentimiento. Pueden parecer exteriormente tranquilas, pero por dentro la rabia y el rencor están acumulándose. Hasta que llega un determinado momento que cae la gota que rebalsa el vaso. El enojo se vuelve tan grande que supera el miedo de poner límites. Ahí su reacción es intensa, agresiva y es posible que diga todo lo que no dijo hasta ese momento.
El enojo puede esconder una necesidad de manipular al otro

Una hija que se siente culpada cuando su madre está enojada estará bastante susceptible a hacer lo que esta madre quiere, y no su propia voluntad. Puede establecerse un gran juego de culpa y manipulación lleno de sentimientos que a veces perduran toda la vida.

El enojo puede manifestar la falta de perdón



El enojo con alguien que no nos perdonó, esconde que aún no nos perdonamos. A veces, estamos enojados con alguien por que esa persona no nos perdonó por algo que hicimos cuando ya asumimos el error y nos disculpamos.

En realidad, es que nosotros somos los que no nos perdonamos aún. Estamos contando con que el otro nos perdone para que podamos finalmente perdonarnos. Es como si el otro tuviera el poder de devolvernos la paz interior. Nos quedamos, entonces, enojados con esa persona porque ella no nos libera. Pero está claro que podemos liberarnos, a pesar de que el otro aún tenga rencor. Como no conseguimos verlo de esa manera, sufrimos.
El enojo puede esconder la necesidad de reconocimiento

Hacemos muchas cosas esperando algún tipo de reconocimiento. Al principio decimos que no necesitamos de nada de eso. Pero cuando el reconocimiento no viene, nos enojamos con las personas.

Otras veces, alguien hizo algo que no nos gustó. El enojo surge como una forma de tratar de hacer que el otro se sienta culpable, reconozca lo que hizo, nos pida disculpas y diga cuan injusto ha sido.
El enojo puede esconder un sentimiento de rechazo

Las personas que fueron abandonadas, sea por los padres, parejas u otras figuras importantes, se sienten rechazadas. El rechazo es muy incómodo porque normalmente creemos, consciente o inconscientemente, que tenemos algo muy malo, que no somos dignos de recibir amor.

También puedes leer:

El cerebro de las mujeres envejece más lento que el de los hombres


Ese dolor puede ser enmascarado y todo lo que mostramos es nuestro rencor, enojo, desprecio por aquel que nos abandonó. Es como si dijésemos: “¡Me rechazaste y me hiciste sentir que no tengo ningún valor, yo no quiero entrar en contacto con ese sentimiento, no se lidiar con él. Prefiero demostrar que estoy enojado contigo, probar que eres injusto, ingrato, que eres una mala persona!”

El enojo puede esconder un sentimiento de impotencia o no aceptación

Sucedió algo y no hay absolutamente nada que podamos hacer. El auto se descompuso y estás con mucha prisa. El empleado perdió un documento muy importante. La empresa aérea te vendido un pasaje pero no hay lugar en el avión. Está lloviendo mucho durante el feriado y habías planeado ir a la playa. Estas situaciones fácilmente pueden hacernos sentir irritados, la falta de aceptación puede llevarnos a estar enojados por mucho tiempo sin que seamos conscientes desde dónde se originó.
El enojo con los otros puede esconder el enojo que sientes contigo mismo

Hicimos algo teóricamente contra nuestra voluntad porque alguien nos lo pidió. En realidad, lo hicimos porque queremos ser aceptados y tenemos miedo al rechazo. Así no enojamos con la persona, tal vez creyendo que ella es una explotadora y que somos su víctima. Analizando en profundidad, en realidad, estamos enojados con nosotros mismos por haber hecho algo que no queríamos, enojo por no haber sido capaces de decir simplemente no, enojo por ser tan dependientes, por ejemplo.

Existen innumerables matices que pueden estar enmascarados por el enojo. Se podrían seguir listando muchas otras aquí. Normalmente, esconderán una mezcla de varios sentimientos. Los sentimientos de culpa, miedo, frustración, necesidad de reconocimiento y otros son los principales que se esconden detrás del enojo.

Enmascaramos nuestras fragilidades. Sintiéndose débil, el ego se esconde atrás de una aparente coraza de fuerza y agresividad, para asustar, para defenderse. Es como hacen en la naturaleza algunos animales pequeños e inofensivos. Cuando están acorralados, hay algunos que se hinchan, se erizan, abren las alas o un abanico de plumas. Todo para parecer mas grandes y más fuertes.

Si puedes reconocer que tu enojo tiene de trasfondo una carencia, puedes comenzar a trabajar en ello para evitar ser víctima de tus propios miedos no resueltos.


https://www.lavidalucida.com

El sexo de reconciliación, ¿es realmente beneficioso?



Que el sexo puede tenerse por una gran cantidad de razones no es nada nuevo. Pero en este artículo queremos hablarte sobre el sexo cuando se utiliza para la reconciliación, así como de sus pros y contras.
¿Qué es exactamente el sexo para reconciliación?

Seguramente alguna vez hayas discutido con tu pareja y, después de la discusión, hayáis tenido sexo. En general, a ese sexo se le llama sexo de reconciliación, porque sirve para terminar de culminar la reconciliación (que previsiblemente se había iniciado poco antes).

Por lo general, se trata de sexo muy pasional, puesto que se mezclan todos los sentimientos encontrados que se han ido liberando durante la discusión junto con los propios de la relación amorosa y sexual.


Tanto es así que, para muchas personas, el sexo de reconciliación es uno de los mejores que se pueden practicar, llegando incluso a tener discusiones para poder tener este tipo de relación sexual después.

Hoy vamos a hablar de algunas cosas y de los pros y contras que existen con este tipo de sexo.
Cosas que no sabías sobre el sexo para reconciliación

Por su naturaleza, esta forma de practicar el sexo tiene muchos elementos y connotaciones que no siempre obvios y que conviene conocer.
Sirve para decir “lo siento”

Como seguramente ya sepas (porque alguna vez lo has hecho), el sexo para reconciliación sirve, muy a menudo, para pedir perdón. Y es que, después de una discusión, se crea una distancia entre ambas partes, y no es fácil saber lidiar con el orgullo. El sexo puede ayudarnos.

Te puede interesar: Orgullo ¿cómo puede afectar a nuestras relaciones?


Sin embargo, tienes que tener claro que, pese a que puedas utilizar el sexo para decir lo siento, la verdad es que ningún acto va a reemplazar nunca una disculpa, puesto que esta es la forma de reconocer que nos hemos equivocado.

Por tanto, el sexo para reconciliación puede ser un primer paso, pero no te olvides de pedir perdón de verdad después. Eso fortalecerá mucho más vuestra relación.
Puede empeorar la situación

Generalmente, el sexo para reconciliación es un sexo que hace sentir muy bien, por lo que ya hemos expuesto anteriormente. Sin embargo, también puede darse una relación sexual que no sea placentera.

Si esto sucede durante el sexo para reconciliación, puede hacer que la sensación de vacío y enfado cronifique el enfado del que ya se partía antes de tener sexo. Esto sucede, especialmente, cuando la mujer siente que es la otra persona la que ha cometido un error.


Como curiosidad diremos que, según el Instituto de Posgrados de Educación Médica de Chandigarh en la India, el 38% de las mujeres se sienten insatisfechas sexualmente en su matrimonio, y esto puede ser bastante peligroso a la hora de que una relación sea equilibrada y perdure en el tiempo.

Por tanto, en la medida de lo posible, cuando tengas sexo para reconciliación, pon lo mejor de tu parte para ofrecer satisfacción (tanto física como emocional) a tu pareja. Esto reducirá el riesgo de que se cronifique el enfado del que partíais.
Puede llegar a ser un problema

Evidentemente, puede llegar a parecer que el sexo de reconciliación es una forma de resolver los problemas de la pareja, hasta el punto de que se normalice el discutir constantemente por el hecho de que después hay sexo de reconciliación.

Está claro que esta no es una relación sana, por mucho que haya muchas reconciliaciones. Al fin y al cabo, solo hay reconciliaciones donde hay discusiones. Por lo tanto, en principio cuantas menos reconciliaciones, mejor (porque significa que la relación está yendo por buen camino).


En este sentido, recomendamos que, si las discusiones se dan muy a menudo, se ponga empeño en hablar y mejorar la comunicación de la pareja, a fin de evitar este tipo de conflictos. En algunos casos, incluso, puede ser necesario acudir a terapia de pareja.
No sirve para olvidar

Por último, hay que mencionar que el sexo de reconciliación no sirve para olvidar aquello que ha propiciado la pelea en un primer momento.

Es cierto que el momento de pasión y excitación hará que nos olvidemos momentáneamente de lo sucedido y nos centremos en lo que estamos haciendo, pero, una vez volvamos a la normalidad, el problema original seguirá estando ahí.


Por lo tanto, de nuevo, será necesario una buena comunicación de pareja para resolver el problema y no permitir que éste se enquiste.
Otras particularidades de este tipo de sexo

Algunos dicen que es mejor tener una charla sobre los puntos en desacuerdo entre la pareja después de hacer el amor, ya que si se habla antes de tener la relación sexual, puede perderse gran parte del atractivo “animal” que tiene este tipo de sexo.

Por otro lado, tras el sexo, habremos liberado una gran cantidad de sustancias químicas en el cerebro que nos harán estar más predispuestos a hablar y resolver el problema.

Como puedes ver, el sexo para reconciliación no tiene por qué ser algo negativo, es algo a menudo positivo, pero no debemos utilizarlo como arma para “atrapar” al otro, ni tampoco como el remedio de todos los males de la pareja, pues por este camino no haremos más que tapar o esconder los problemas de fondo de una relación. El diálogo y la comunicación debe ser siempre nuestra primera opción, y si solucionamos nuestros problemas por esta vía, entonces, ¡bienvenido sea el sexo de reconciliación!


https://www.psicoactiva.com

EL AMOR. Por Francisco de Sales



EL AMOR

Francisco de Sales

En todo momento estoy insistiendo en la necesidad
del ser humano de Buscarse, primero, Descubrirse, después, y Ser Uno Mismo, por fin.Es porque si no uno se conoce, no se puedo querer, y si nose quiere, probablemente el amor que sienta por los demás sea una proyección de su necesidad de que le acepten, y estará actuando para que le quieran.Tiene miedo al rechazo: si nadie le quiere, no existe.Pero, ¿A quién quieren?, ¿Quién soy yo?

En la revisión de la actitud hacia el amor, uno se encuentra ante un asunto tan amplio como indefinido, tan moldeable como receptivo a cualquier definición, y tan esquivo como imposible de resumir.Todo lo que se quiera decir sobre el amor vale, ya que cada persona tiene un sentido del amor distinto en suplanteamiento. En la fuente original del amor, sin embargo, al no depender de las diversas relaciones que,por lo general, constituyen la condición de un amor, éste nos eleva más allá: nos hace sentirnos parte de algo indivisible, sólo vivo en el sentimiento; nos hace ser libres y más receptivos de él que generadores. Tony de Mello dijo que “el amor es egocentrismo refinado. Al amar a alguien no es que se ame a alguien, sino las ventajas de compañerismo, afecto, placer, ayuda y apoyo que esa relación trae”.

No se equivoca.Es evidente que las amistades, y nuestro amado, nos aportan cosas satisfactorias, y por eso nos es grato y deseable estar con ellos.Si uno vive con una pareja es porque ha decidido,consciente o inconscientemente, que va a estar mejor que solo. En realidad, el que practica la vía del amor debe caminar por la vía del desapego, para no entorpecer la evolución de la otra persona.El amor es libertad. El amor no es una inversión en la cual la fórmula es:

yo te amo, por lo tanto tú me debes otro amor cuanto menos igual al mío más los intereses correspondientes.

El amor es:

yo te amo independientemente de que tu me ames o no

, incondicionalmente; por nada con creto que hayas hecho por mí, sino simplemente porque eres tú.El amor es algo que no nos pertenece, es un regalo divino que traemos implantado en nuestro Ser, del cual Dios nos hace administradores, haciéndonos ver, eso sí, que es interminable y que podemos y debemos utilizarlo sin tacañearía. Dios nos nombra distribuidores de amor, repartidores incansables, y generosos proveedores. Dios dice “esto es infinito, y además tu enriquecimiento amoroso será proporcional: mientras más des, más crecerá y se multiplicará, y, por tanto, más tendrás”.

Si algún día tuviéramos la claridad de sentirlo, y la

valentía de decirlo, todos podríamos firmar este
pensamiento: “HE DESCUBIERTO QUE HASTA AHORA YO NO HE AMADO DE VERDAD A NADIE EN LA VIDA”.Porque sólo en contados casos el amor brota de un modo natural, sin proponérselo, como parte intrínseca de la naturaleza humana que es. Lo normal es que no pensemos en el amor como algo universal y cotidiano, y nos pasemos
la vida sin amar de verdad, sin ser conscientes de ese
maravilloso don del que somos portadores y
beneficiarios.

Deberíamos hacer que nuestro amor fuera un amor del
que somos plenamente conscientes.Ese es el verdadero amor.Cualquier otro, es una mala imitación o un mal sustituto.Acabamos conformándonos con cualquier migaja, nos vale con la palabra, con que la pronuncien para nosotros aunque no lo demuestren, o nos quedamos satisfechos con la equivocación del otro que cree amar, cuando lo suyo no es amor.Tal como he escrito anteriormente, sólo algunas personas lo sienten dentro de sí de un modo primigenio y lo manifiestan con sinceridad; el resto de los seres
humanos, que somos mayoría, tenemos que aprender a desenvolvernos con él, empezando por quitarnos el miedo al amor y sus consecuencias, y aprendiendo después a recibirlo sin aprensión, como algo habitual; sintiéndolo como nativo y esencial.

El amor bien ejecutado es todo generosidad, todo sonrisa, interna o externa, todo paz. Nada produce la misma sensación que dar o recibir amor de un modo sincero. Nada.El objetivo originario en cada ser humano es conseguir la felicidad de los demás, y la propia, a través del acto espontáneo de manejarse con el amor de continuo y con franqueza, sin dependencias ni aferramientos,atendiendo y relacionándose con el corazón del otro, o abriendo el propio para que se recargue de esa energía divina. 

VISTO DE OTRO MODO Lo menos que se le puede pedir al amor es sinceridad y claridad.

Sinceridad:

Ver al otro simplemente como un ser humano,con todas sus cualidades tal como son y todos sus defectos sin maquillar; no idealizándolo, ni infravalorando sus aspectos menos agradables con la idea quimérica de que uno será capaz de cambiar al otro, o que el otro cambiará.Eso es, cuanto menos, una insensatez y una base poco 
sólida, solo utópica, para crear sobre ello unas relaciones tan importantes como con la auténtica amistad o el amor de pareja.Es conveniente que seamos capaces de relacionarnos con el otro tal como es, y no con la imagen que nos hayamos creado o creído del otro. 

Claridad:

En el caso del amor de pareja, no permitir que la

 mente quede embotada y ofuscada por el enamoramiento,ese estado previo al amor en el que la idealización y el
deseo sexual, disfrazan la realidad.En el caso del amor general, no amar como inversión buscando a cambio que nos llenen nuestro corazón: dar,primero, y recibir, después, por justicia divina.

Un amigo me confesó que su gran error era que en la amistad daba y en la pareja exigía. El amor, sin especificaciones ni adjetivos, es dar, por las buenas,porque sí, y también recibir, sin condiciones ni  impedimentos.Cuando hablo de amor no me ciño a la exclusiva relación entre dos personas que comparten o van a compartir toda una vida, sino a cualquier relación entre personas.Porque el amor no es el resultado de una relación entre dos: es un estado del Ser.

 Francisco de Sales