miércoles, 1 de abril de 2015

Las actitudes de la Vieja Tierra: comparar y competir.



Amados…

Cuantas veces al día comparan para después… concluir con reflexiones parciales, donde los juicios generalmente descalifican una situación o a las personas que participan en ella.
Ningunos de nosotros, incluido tú, no somos capaces de sentir la totalidad de la situación. La vemos por partes y tratamos de juzgar esas partes como si fueran la totalidad, comparándolas con nuestras vidas o con la vida de otros…

Cuando comparamos, nos anulamos como Creadores y lo que es peor aún, al comparar a los otros entre sí o contigo mismo, bloqueas a seres que no buscan competir contigo.

Generalmente los padres decimos a nuestros hijos:

“Cuando yo tenía tu edad… bla, bla, bla…”

Nuestros hijos, nos escuchan en un primer momento en silencio…
Después, con el pasar del tiempo, asumen que ellos son distintos, que construyen sus propios caminos, como nosotros lo hicimos a su edad.

Entonces…
Las viejas y aburridas comparaciones de los padres, caen en el olvido, y si nuestros hijos, logran superar las comparaciones positivamente, quedarán como anécdotas dentro del arcón de los recuerdos familiares.

Pero también puede ocurrir, que nuestras comparaciones, bloqueen las capacidades creativas de nuestros hijos y lo que debía ser una reacción de superación, es una frustración constante, pues nunca se siente que superamos las capacidades de nuestros padres, terminando siendo competidores de sus propios progenitores.

En la Vieja estructura social de la Tierra, la comparación es el disparador para la competencia y en la competencia se destruye lo más sagrado que posee el Ser Humano: su Divina Capacidad de Ser CREADOR de su propio destino.

La comparación y la competencia son las herramientas del Ego y para el Ego nada es suficiente, nada está suficientemente completo, satisfactorio y perfecto…

El Ego desconoce que el Ser Humano en su interior es completo, perfecto y por sobre todo es totalmente LIBRE!!!

Es libre de sentir, de Ser como siente que realmente es!!!

He observado como hasta grupos, sociedades u organizaciones que nacen con bases espirituales, caen algunos de sus integrantes en comparaciones y desde ellas compiten para demostrar “quién es más elevado”,” evolucionado” o simplemente “cumple con el dogma marcado por un “Guía” o Maestro.

Así comienzan a tejer una apretada trama, que los asfixia, que no les permite desarrollas sus propias capacidades.

Se anulan, se truncan sus capacidades creativas, para finalmente, arraigarse con más fuerza a las viejas estructuras sociales, que olvidan al Ser, cayendo en el hacer más, alejándose del corazón, del sentir.

Nadie es mejor o peor que el otro, pues cada uno de nosotros está en este ahora para cumplir con algunas de las tareas “pendientes”, con procesos que le son propios para su evolución, o bien, ejerciendo su libre albedrío…

Continuar un tiempo más arraigado en la dualidad es una elección del Ser Humano que ejerce su libre albedrío, donde puede optar en continuar su búsqueda de ese “quiero más” propio de la competencia, quizás, llegue un día, donde descubre que la comparación le cortó sus propias alas y logre, Ser el o ella misma.


No todo lo que brilla es oro, ni tampoco el barro es estéril, pues el alfarero  con arcilla logra crear obras de arte….


Entonces, cada quien en lo suyo ocupando su lugar, evolucionando según sus profundos sentires, libres de comparaciones y competencia, pues cada uno es una bello diamante que se irá puliendo en los tiempos y con las pausas justas y necesarias.

Cuando nos liberamos de todo aquello que desde nuestra niñez intento compararnos con lo supuestamente “mejor” y nos deshacemos de la actitud de competir para Ser Mejor que el “otro” o los “otros”, llámense: familia, vecinos, amigos, parientes, etc., etc…

Entonces…

Renacemos en nuestro microcosmos, donde somos y nos valoramos por sobre todo!!!!... como valiosos seres de Luz.

La sociedad se divide entre “antis”, “pro” u otras clasificaciones, separaciones o divisiones que nacen de las comparaciones…

El matrimonio se separa por antagonismos, juicios y comparaciones en donde el amor se disuelve entre críticas mutuas, sin sentirse a sí mismos como reflejos de la “carga” interior.
Los hijos se alejan de sus padres cuando, estos últimos, no lograr comprender que los hijos son Seres libres, creativos que se los debe guiar en el respeto de sus propias capacidades individuales.

Nos olvidamos de nuestras raíces, de nuestro origen a causa de las comparaciones con otras sociedades muy distintas a la nuestra, pues las consideramos más avanzadas.

El Ser Humano se desconecta interiormente, alejándose del corazón, para mantenerse “competitivo”. Adquiere hábitos poco saludables, para superar a la competencia.
Reemplaza sus horarios de descanso para trabajar más horas, pues a mayores ingresos monetarios serán mayores la posibilidades de superar a sus competidores…

Las estructuras sociales a partir de la “sociedad de consumo” se consumen a sí mismas entre las comparaciones y la competencia.

Las religiones… se comparan, entre ellas,  a través del antagonismo y la separación, sin darse cuenta, que fueron creadas por los hombres no por Dios, Fuente única de Amor Universal.

Dios no compite, no se compara, ni busca que sus Hijos vivan en agotadoras guerras de competencias religiosas.

Dios es UNIDAD y nosotros sus Hijos, somos Seres únicos, indivisibles en nuestro origen primigenio…

La comparación nació como producto de la ilusión, donde los “exterior” es lo verdadero y lo interior no existe, no tiene sustento, pues no se “ve”…

Hoy, nos convoca la Nueva GAIA, donde la UNIDAD es nuestro bien común, donde el Hombre y la Mujer, se complementan, siendo “distintos”, pero a la vez iguales, pues ambos se respetan y se aman como piezas únicas, valiosas y esenciales en la construcción de la nueva sociedad.

El Hombre construye a través fuerza, la mujer a través de su resistencia.
El Hombre sabe de avances, la mujer de pulir y organizar.

Ambos son piezas valiosas, necesarias y por sobre todo únicas.

Entonces… ¿Para qué continuar comparándonos los unos con los otros?

¿Para qué continuar fomentando la separación?, si lo que todos buscamos es la UNIDAD y en ella salirnos de la dualidad.

Finalmente...

Recordemos!!!! La Unidad debe inexorablemente nacer en cada uno de nosotros, para reflejarse en la sociedad.

Si nos mantenemos separados, divididos interiormente… no somos unidad y no lograremos integrar la Nueva Sociedad.

Se crees que no eres útil, ni valioso, si sientes que tus sombras son infranqueables y tus hábitos inmodificables, pues es hora que inicies un cambio…

Si a la mañana cuando te levantas, te miras al espejo y sientes un profundo cansancio…

Pues ya es tiempo que inicies el viaje hacia ti mismo, con una actitud distinta, sin comparaciones, será con Amor, respeto y perdón hacia el bello Ser de Luz que eres.

Reconocerse en Perfección Divina, a pesar de lo “hecho” hasta ahora, no es sencillo, pero si posible!!!!!

Cuando logras comprender que debes dejar en libertad tu Divinidad y permitirla fluir en la corriente de la vida, sentirás que todo encaja y nada quedó ni quedará a la deriva.

Comprenderás…

Que las heridas de ayer son los Maestros del ahora…
Que las experiencias “negativas” fueron las que te dieron la oportunidad de buscar otros senderos y que en lo “nuevo”, te liberaste de lo “viejo”.

Nada llega a tu vida por azar, nada es casualidad…
Pues la “casualidad”, tiene un origen que eres, tú!!!!!

Tú eres el motor que enciende las causalidades.

Entonces… ya es tiempo que sueltes las comparaciones y la competencia, tanto interna como hacia los demás, para Ser tú mismo SIEMPRE!!!!!!

La Nueva Tierra, te espera, con los brazos abiertos!!!

Hasta nuestro próximo encuentro...

 Con Amor, Ashamel Lemagsa.




2 comentarios:

  1. EXCELENTE Ashamel....el mundo a ser superado, el ,undo viejo está basado en energías de comparaciones, de envidias,...ver modelos a adoptar para ser un actor en el teatro de todo los días...el tema siempre está en JAMAS TOMAR CONTACTO CON NOSOTROS MISMOS....eso nunca...!!

    La apertura del Ojo de Horus no nos es permitido...y lo pero es que la mayoría de la gente aún duerme el sueño alchholizado en medio de horribles sufrimientos...sí...sufren apegos...sufren carencia...sufren enfermedad...sufren agravios...sufren...sufren y hacen sufrir...hasta dicen sufrir por amor..!!!

    Ashamel...PAZ..ARMONÍA...es fundamental para que las mentes se serenen y puedan construir el nuevo paradigma para este mundo.

    Gracias hermana
    SOMOS UNO
    SOMOS CONCIENCIA
    TE AMO

    ResponderEliminar
  2. Querida Hermana!!!!!! Cósmica!!!!
    Desde que nacemos nos comparan... comienzan a decir que los ojos son de tal o cual abuelo, la sonrisa del padre y la forma del rostro de los tíos paternos!!!
    Después continúan las comparaciones del carácter y si no logran comparar llegan las dudas si realmente es el padre es su padre!!!
    Cambiar esta estructura de comparaciones, competencia, por una aceptación total, que somos lo que somos, con una genética en común, pero sin crear dependencias, ni atributos especiales, pues somos piezas Únicas en este tablero Cósmico!!! Es una tarea ardua de liberación interior.
    Nos falta un largo trayecto, hasta liberarnos de estas costumbres tan añejas, arbitrarias y dependientes, pero podemos hacerlo y podemos ahora, pues HOY es el mejor momento para Amar Amándonos cada día un poco más. Te quiero mucho Euge!!!!! Con Amor, Ashamel Lemagsa.

    ResponderEliminar