domingo, 20 de noviembre de 2022

Libro Transformación interior, mucho más que un cambio. Autora Ashamel Lemagsa. (Ana Isabel Insua)

 


Libro

Transformación interior, mucho más que un cambio.

Autora

Ashamel Lemagsa.

(Ana Isabel Insua)

 

La difusión del presente libro, es gratuita, quien difunda el mismo de manera parcial o total debe dejar constancia de la autora del libro.

Dejo prohibida su comercialización parcial o total.

Ashamel Lemagsa (Ana Isabel Insua)

 

29-09-2022

 

  



Prologo.

Amados…

En la vida aparecen cambios, que nos modifican nuestras rutinas, costumbres, hábitos, empleos, lugar de residencia, nos cambian “exteriormente”, pero  generalmente no llegan a transformar nuestro interior.

En la rutina cotidiana podemos cambiar los hábitos de alimentación, horarios de descanso o trabajo, realizar más ejercicios físicos para mejorar no solo nuestro aspecto físico sino nuestra la salud en general, pero ninguno de ellos llegan a producir una transformación interior que nos conduzca a un soltar de viejas estructuras internas y así lograr dar un giro en nuestra cosmovisión interior, que se exprese exteriormente en emociones, pensamientos o actitudes nuevas y más elevadas.

La transformación interior, es mucho más que un cambio, es una mutación, ya no se puede regresar al lugar que hemos soltado, es decir, cambian las estructuras internas, pues ya no somos ni seremos lo que éramos antes de dicha transformación.

Transformarse, es transmutarse, es soltar, para iniciar un estado nuevo.

Los cambios que transforman, son aquellos que nacen desde nuestro interior, es un renacer, guiado por nuestro Ser Superior o si ustedes quieren llamarla, nuestra Divinidad.

Nada es “casual”, todo llega en el instante preciso y cuando estamos preparados para dicha transformación.

Por ello, se concretan y nos cambian nuestra mirada interior hacia un tiempo distinto…

Más luminoso, más compasivo, más comprensivo de las Leyes Universales que guían nuestra vida y de la Humanidad.

Finalmente, recuerden…

Toda transformación nos conducirá como preparación a otras transformaciones más profundas o distintas a la que habíamos tenido, pues todos somos Seres en Evolución y las transformaciones se suceden siempre como preludio de la siguiente que está latente.

Los Amo.

Con Amor,  Ashamel Lemagsa.

 



Capítulo 1

Cómo diferenciar un cambio de una transformación.

 

 

Amados…

Las diferencias están manifestadas por sus resultados y origen de los mismos.

Los cambios de costumbres, quizás pueden ser el disparador de las transformaciones, pero estas últimas, nacen en nuestro interior. Surgen lentamente, como una plantita que crece entre las rocas hasta llegar a ser un bello árbol a través del tiempo, de la superación de tormentas, de ataques de insectos y hasta del humano.

 

La sabiduría está latente, como una semilla enterrada desde milenios en nuestra Alma, un día comienza a surgir a la Luz, para nuestro deleite y de todos aquellos que saben apreciar el desarrollo natural de la vida.

Vivir es lograr transformarse tantas veces hasta Ser una Luz tan poderosa, que ninguna “sombra” logra desviar su trayectoria hacia una evolución mayor.

En nuestro interior, las semillas descansan en el amor infinito del corazón, cuando las liberamos ascienden desde nuestra Luz prístina, conectándonos con nuestro Ser Superior.

 

Si soltamos hábitos o costumbres que nos intoxicaban, es un gran paso para tu bienestar general, pero recuerda que para transformarse la energía debe nacer en tu interior.

No siempre un cambio te lleva a una transformación, son disparadores, pues las transformaciones son aperturas al amor consciente en todo momento y en el aquí y ahora.

Lo sientes desde el corazón, la mente pasa a ser una herramienta del corazón que guía tu andar desde la intuición.

Se intuye desde el amor que emana el corazón que una transformación interior nos otorgó una visión integral de la vida, mente, emociones y acciones funcionan en coherencia  por la energía transformadora del amor.

 

¿Es difícil transformarse?

Depende de cuan arraigada está tu mente/ego en el sendero de tu vida, si estás enfocado en escuchar a tu ego, sus reacciones y los mecanismos mentales, que despliega para justificar lo injustificable.

Quizás vas a demorar  tu despertar transformador  un tiempo más, hasta que comprendas que el ego, es un personaje, que posees para esta vida, con un diseño determinado por la herencia, la sociedad y la educación recibida, pero si lo observas desde tu interior, te darás cuenta que puedes guiarlo hacia una reflexión compasiva.

Recuerda, tu personalidad puede estar dominada, por tu ego, según el poder que tú le diste, sólo tú puedes liberarte desde tu propia Fuente de Luz y redirigir la energía desde el corazón a la mente/ego.

El ego no se elimina, se educa desde el amor infinito nacido del corazón, que es nuestra Fuente de Energía Divina.

 

 

 


 Capítulo 2

El ego y sus muros.

Amados…

Todos nacemos con un ego, aquellos que dicen que lo eliminaron, es una falacia, pues el ego no desaparece, él también en cierta manera “evoluciona”, cuando logramos conducirlo hacia al amor, soltando las amarras mentales caprichosas, para guiarlo hacia las energías que emana el corazón.

 

Cuando el ego nos gobierna, nuestra personalidad se muestra en sus aspectos más oscuros, aparece el orgullo, la vanidad, la ira, la prepotencia, la mentira, pues todo gira en torno al egocentrismo…

 “Sé más que tú”, “Soy más que aquel”, “Soy más valioso que tú”

A veces estas expresiones no se dicen directamente al otro, pero estás implícitas en las actitudes, sentimientos y pensamientos rumiantes.

 

El ego crea sus propios muros para enaltecerse a sí mismo, separarse de las críticas que recibe del exterior, es decir, de aquellos que lo reflejan sea en luz, haciéndolo sentir en sus carencias y errores o en la sombra potenciando sus propios errores y sombras.

 

Cuando logramos comprender que el ego no puede eliminarse, pero si se puede conducir a través del amor, los muros van disolviéndose, pues no tiene que defenderse de nada, simplemente la personalidad comienza a aceptar la guía del corazón, en su energía,  aparece la intuición, como un faro, que nos guía por los caminos de la reflexión compasiva, del amor infinito.

Es una tarea ardua, pero se puede lograr con fe, paciencia y dándonos tiempo para la transformación.

 

¿Cómo saber diferenciar, cuándo el ego domina nuestra vida?

 

Cuando sentimos que una opinión nos hiere o una sugerencia  de cualquier persona de nuestro entorno, nos hace sentir que fuimos agredidos, justificando nuestra respuesta de ira hacia aquel que nos “agredió”.

Nos sentimos heridos, ofendidos, levantamos el “muro” que nos separa del otro, pues detrás del muro se afirma el ego descontrolado, que puede expresarse con ira, arrogancia, crueldad y hasta violencia.

El ego responde a través de sus muros, como mecanismo de defensa, pues se siente “herido injustamente”.

 

Entonces…

 

¿Cuál es el camino para encausar al ego?

 

Si lo negamos se enaltece y refuerza sus muros.

Todo es energía de luz y sombra, según nuestro enfoque, serán nuestras emociones, pensamientos y acciones.

Por ello, afirmo que la manera más acertada para que el ego se conduzca adecuadamente no es a través de la razón y la mente, pues ellas saben de muros, que lo separan del amor.

La intuición nace del corazón, es la herramienta del amor infinito, aprender a escucharla es conducirse desde la Divinidad.

La mente será una herramienta que el corazón utilizará para crear en el aquí y ahora, una vida de libertad, responsabilidad, compasión, paz y amor.

Recuerden…

Ante una situación que se sienten incómodos, no respondan en “automático”, pues así lo hace el ego, sin medir consecuencias hacia los demás ni hacia sí mismo.

Mantengan un instante de silencio, busquen en su interior al corazón, su energía, la intuición los guiará con la respuesta más adecuada, que siempre será la mejor para resolver esa situación.

Respiren profundo y… ¡¡¡¡¡Agradezcan!!!!!!

La bendición de sentir las respuestas de la Divinidad.

 

 

 


  

Capítulo 3

Cómo el ego suelta los muros.


Amados…

Hemos hablado de las características del ego y sus muros, de la intuición que se conecta con el corazón, fuente eterna del amor Divino.

Cuando logramos comprender que el amor es una energía de altísima frecuencia, que todo lo abarca y trasciende nuestro entorno, entonces, el concepto del amor cambia radicalmente.

Ya no lo sentimos como el “yo” o el “tú”, sino como el Todo, pues abarca absolutamente todo.

Ustedes se preguntarán…

Por qué hay tanto odio, rencor, miedo y venganza en una parte de la humanidad, que nada tiene que ver con el amor, que también fluye en la vida.

El ego de cada ser humano en descontrol, sin la guía del corazón, funciona desconectado de él, como consecuencia de ello, no logra unificar con amor la vida, por eso separa, compara y distorsiona la realidad, construye muros para auto justificarse de sus errores.

El ego juzga y critica, por no enfrentarse a sus propias falencias y miedos.

El miedo es una barrera muy compleja, pues fluye en nuestro ADN desde  épocas ancestrales y nos llega a nuestro presente, sin saber por qué lo sentimos, como por ejemplo, la aversión a ciertas situaciones, personas o hechos que no deberíamos sentir, pues no le encontramos una causa formal o concreta en nuestra actual vida.

El miedo sea nuestra propia creación, heredado o contagiado de la sociedad, así como lo sostenemos, tenemos la capacidad de soltarlo.

 

¿Cómo?...

 

Sabiendo diferenciar entre el miedo que pertenece al instinto de supervivencia, que cumple una función de advertencia ante un peligro inminente, por ejemplo, acercar una mano al fuego hasta llegar a quemarnos, nos detiene el miedo a lastimarnos actúa como un mecanismo de supervivencia, nos advierte del peligro a través del miedo o el temor al daño físico, retirando la mano para evitar una quemadura.

Los miedos que heredamos de nuestros ancestros, a una enfermedad, accidente o simplemente características muy específicas de personalidad como los celos, la impulsividad, se pueden superar cambiando nuestro enfoque, comprendiendo que en nuestro interior poseemos la fuente de Luz Divina y a través de ella y con la fuerza de nuestra voluntad de cambiar ese rasgo de nuestro carácter que nos daña a nosotros y a nuestro entorno.

Es un trabajo de cada día, ser conscientes que ser celoso, por ejemplo, es una barrera que esconde el miedo a estar solo y que la soledad deja de existir, cuando aprendernos a sentirnos en paz con nosotros mismos.

Los miedos sociales, generalmente son impuestos para que la sociedad continúe bajo un esquema de hábitos, tradiciones o costumbres que le conviene a todos aquellos que ejercen poder político, económicos o religiosos.

Los miedos sociales podemos soltarlos, haciéndonos conscientes que no nos pertenecen, pues somos seres libres, con Voluntad Divina, toda situación que no resuena en nuestro corazón, es porque no nos pertenece, por lo cual podemos soltarla sin dificultad.

 

Los miedos podemos superarlos, todo dependerá de nuestra capacidad de  hacernos conscientes y reconocernos como seres poderosos y Divinos, viviendo una experiencia humana de superación constante de obstáculos tanto personales como sociales o familiares.

Siempre debemos tener presente el… “Yo Puedo” decirlo desde el amor de nuestro corazón con la fuerza de nuestra Divinidad, afirmando con fe…

Yo Puedo, porque en mí está viva y radiante la Divinidad, que siempre guía mi consciencia desde el Amor del Corazón.

 



 

Capítulo 4

Las transformaciones desde nuestro interior.


Amados…

Las transformaciones nacen en nuestro interior y se originan cuando aceptamos que esas transformaciones forman parte de nuestra evolución, que somos más que un cuerpo físico, somos Luz que tiene que desplegar sus alas hacia nuevos territorios espirituales y que deben reflejarse en nuestra realidad cotidiana.

Cuando nos hacemos conscientes que para seguir avanzando debemos realizar un “cambio”, que en realidad deberíamos llamarlo transformación interior.

Cuando aceptamos que, algo en nosotros nos obstaculiza el camino del progreso y que ese “algo” que nos impide avanzar, nosotros tenemos la capacidad de retirarlo en paz.

Recordemos que la meditación, la lectura, las sanaciones en cualquiera de sus técnicas y origen, pueden actuar como disparadores, para que nosotros lleguemos a una transformación, siendo conscientes que no llega desde afuera, se inicia y ejecuta desde nuestro interior, por ello observemos, la siguiente realidad…

La humanidad cada día participa más en técnicas de meditación, cambios en una alimentación más saludable, busca sanaciones con cristales, aromas, colores, realiza cursos de autoconocimiento, pero aún no se llega a una transformación global de consciencia desde el interior de cada ser humano.

 

Pues, entonces… ¿Qué nos falta comprender?

La transformación será cuando se realice desde nuestro interior con fuerza de voluntad y fe, que podemos ejecutarlo, por nosotros mismos, aquí en este presente y debe ser visible en nuestro ser y hacer cotidiano de manera permanente, estable y armoniosa, de lo contrario es un “cambio temporal” y aún nuestro ego nos está boicoteando nuestra evolución espiritual.

Hoy las energías Planetarias nos reclaman soltar lo que ya no podemos continuar sosteniendo o no se puede cambiar, como por ejemplo, nuestro pasado.

También nos indican no aferrarnos al “posible futuro” como una tabla de salvación para sanar, progresar o evolucionar, esta actitud de empujar las situaciones hacia un futuro anhelado, implica postergar una transformación que puede realizarse en el aquí y ahora.

Debemos centrarnos en el presente, pues es lo único real y auténtico, desde él realizamos las transformaciones, es por ello que cualquier técnica, ritual o sanación puede o no funcionar, si lo enfocamos en el presente que realmente vivimos cada día y siempre desde el Amor nacido del corazón.

Puede que tu presente no te agrade, que lo sientas hostil, pero recuerda, que es tu creación y depende de ti el transformarlo desde tu interior.

El tiempo es hoy, ayer es pasado, el futuro un interrogante. Puede que te lleve más tiempo de lo deseado y los resultados lo sientas que se demoran en manifestarse, pero ten paciencia y fe, pues si tu siembra es desde el corazón los frutos siempre llegan desde el amor y la paz.

Todo dependerá de ti, tú eres el verdadero dueño y creador de tu destino, por ello, así como hoy puede desagradarte lo que estás viviendo, hoy también puedes comenzar un trabajo desde tu interior para transformarlo.

Enfoca tu energía en el amor, que nace en el corazón y déjate guiar por la intuición, ella es la herramienta de nuestra Divinidad, la mente quedará subordinada al corazón, al amor infinito.

El corazón le dará las prioridades a la mente, la guiará desde la comprensión, la reflexión, la empatía, la compasión.

El ego no tendrá necesidad de crear muros ante la adversidad o las críticas, pues no juzgará a nadie, simplemente todo lo sentirá desde el amor infinito y la paz interior.

Comprenderemos que las “heridas” son experiencias, que atravesamos para continuar evolucionando, que cada quien juega su propio juego, nosotros no somos ni más ni menos que observadores que respetamos las transformaciones de los otros, como las propias, que a veces podemos funcionar como maestros y otras como alumnos, que podemos funcionar como espejos de luz o de sombra, pues estas dos energías están presentes en nosotros, que predomine una o la otra dependerá de nuestro enfoque interior que se reflejará en el exterior.

Los cambios que nos transforman, no son casuales, son el resultado de nuestro esfuerzo, voluntad y amor a la vida, de esta forma evolucionamos  hacia una integración interior más elevada.

Ser conscientes de las causas y consecuencias de nuestros pensamientos, emociones y actos cotidianos nos hace responsables de nuestro presente.

Finalmente, no nos auto engañemos con los falsos profetas, los textos “mágicos”, las profecías milagrosas, pues los únicos “cambios” que nos transforman son aquellos que nos sacan a la luz nuestras propias sombras, para que las transformemos conscientemente desde el corazón en Luz, en Amor, y en Paz.

 

 


  

Capítulo 5

Un breve aporte final.

 

Amados…

Todos mis textos, son una síntesis de mis propias experiencias y siempre le dejo un espacio libre a cada lector, para que realice su propio trabajo interno, con total libertad, pues solo él sabe hasta dónde llegar y de la forma que siente cómo debe hacerlo.

De mi parte escribo breves aportes, que cada quién, puede tomarlo, soltarlo o compartirlo.

A través de los años, fui comprendiendo, que mucho de lo que se comparte en las redes sociales, como mensajes espirituales, no son tan así, pues  llevaban en su interior mensajes que desvían u obstaculizan la libertad de decisión de la Humanidad para una transformación interior, que también algunos denominan “despertar de consciencia”

Descubrí meditaciones globales donde se manipulaban las energías de los participantes.

Canalizaciones en las cuales, el supuesto “Maestro” que daba el mensaje, no era el que decía ser, dejando al canalizador en soledad, cuando los informes que daba no solo no se cumplían en tiempo y forma, sino que los efectos de incertidumbre que dejaban en los seguidores era absoluta.

Sanadores que no sanaban…

Lentamente, comprendí que lo único real estaba en mi interior, que yo era la responsable y dueña absoluta de mi fuerza de voluntad, para transformarme.

Que tenía Luz, pero además había sombras en mi interior, que ambas coexistían desde un origen cósmico, que prevalecían unas sobre otras según el enfoque y conducción que le daba… Corazón/mente.

Cada situación traumática, dolorosa, triste que se presentaba en mi vida, hasta en las felices, saltaban las luces y las sombras para reflejar lo que yo era y lo que debía transformar desde mi interior.

 

Comprendí que los cambios exteriores, no producían una transformación hacia un estado de sabiduría mayor, pues requería si o si, de una aceptación de la realidad que vivía y sentía, para posteriormente hacerme consciente de lo muros que debía disolver y así liberar la energía de mi corazón.

 

Esta es una tarea larga, pero sus resultados llegan cuando, en el sendero de la vida aparecen situaciones, que antes te “detonaban” pero ahora encuentras desde tu interior la respuesta y la compresión, que la lección se repite para que reflexiones en paz interior, que todo tiene un sentido superior para ayudarte a evolucionar, para que aprendas a ser libre desde tu corazón.

 

Recuerda…

Las cadenas pueden ser mentales, emocionales o situaciones donde tu responsabilidad te conduce a los límites que jamás te hubieras imaginado que ibas a transitar, sean cual fueran esas cadenas, recuerda que en tu interior, late el corazón libremente, escúchalo…

Cada latido te indica que existes más allá de la materia y te conectas libremente con el Cosmos.

Nada exterior a ti te limita!!!!!

Los Amo!!!!!

Finalmente…

Agradezco el apoyo incondicional de mi familia terrenal y de mi familia Cósmica, que siempre me alentaron para que continúe escribiendo.
Gracias, gracias gracias!!!!!!

Están todos!!!! En mi Corazón!!!!!

Con Amor, Ashamel Lemagsa.

Fin.




martes, 15 de noviembre de 2022

Libro: "Transformación interior, mucho más que un cambio." Capítulo: 5 " Un breve aporte final." De Ashamel Lemagsa.

 


Amados…

Todos mis textos, son una síntesis de mis propias experiencias y siempre le dejo un espacio libre a cada lector, para que realice su propio trabajo interno, con total libertad, pues solo él sabe hasta dónde llegar y de la forma que siente cómo debe hacerlo.

De mi parte escribo breves aportes, que cada quién, puede tomarlo, soltarlo o compartirlo.

A través de los años, fui comprendiendo, que mucho de lo que se comparte en las redes sociales, como mensajes espirituales, no son tan así, pues  llevaban en su interior mensajes que desvían u obstaculizan la libertad de decisión de la Humanidad para una transformación interior, que también algunos denominan “despertar de consciencia”

Descubrí meditaciones globales donde se manipulaban las energías de los participantes.

Canalizaciones en las cuales, el supuesto “Maestro” que daba el mensaje, no era el que decía ser, dejando al canalizador en soledad, cuando los informes que daba no solo no se cumplían en tiempo y forma, sino que los efectos de incertidumbre que dejaban en los seguidores era absoluta.

Sanadores que no sanaban…

Lentamente, comprendí que lo único real estaba en mi interior, que yo era la responsable y dueña absoluta de mi fuerza de voluntad, para transformarme.

Que tenía Luz, pero además había sombras en mi interior, que ambas coexistían desde un origen cósmico, que prevalecían unas sobre otras según el enfoque y conducción que le daba… Corazón/mente.

Cada situación traumática, dolorosa, triste que se presentaba en mi vida, hasta en las felices, saltaban las luces y las sombras para reflejar lo que yo era y lo que debía transformar desde mi interior.

 

Comprendí que los cambios exteriores, no producían una transformación hacia un estado de sabiduría mayor, pues requería si o si, de una aceptación de la realidad que vivía y sentía, para posteriormente hacerme consciente de lo muros que debía disolver y así liberar la energía de mi corazón.

 

Esta es una tarea larga, pero sus resultados llegan cuando, en el sendero de la vida aparecen situaciones, que antes te “detonaban” pero ahora encuentras desde tu interior la respuesta y la compresión, que la lección se repite para que reflexiones en paz interior, que todo tiene un sentido superior para ayudarte a evolucionar, para que aprendas a ser libre desde tu corazón.

 

Recuerda…

Las cadenas pueden ser mentales, emocionales o situaciones donde tu responsabilidad te conduce a los límites que jamás te hubieras imaginado que ibas a transitar, sean cual fueran esas cadenas, recuerda que en tu interior, late el corazón libremente, escúchalo…

Cada latido te indica que existes más allá de la materia y te conectas libremente con el Cosmos.

Nada exterior a ti te limita!!!!!

Los Amo!!!!!

Finalmente…

Agradezco el apoyo incondicional de mi familia terrenal y de mi familia Cósmica, que siempre me alentaron para que continúe escribiendo.
Gracias, gracias gracias!!!!!!

Están todos!!!! En mi Corazón!!!!!

Con Amor, Ashamel Lemagsa.

Fin.

 


viernes, 11 de noviembre de 2022

Libro: "Transformación interior, mucho más que un cambio." Capítulo 4 Las transformaciones desde nuestro interior. De Ashamel Lemagsa.

 


Amados…

Las transformaciones nacen en nuestro interior y se originan cuando aceptamos que esas transformaciones forman parte de nuestra evolución, que somos más que un cuerpo físico, somos Luz que tiene que desplegar sus alas hacia nuevos territorios espirituales y que deben reflejarse en nuestra realidad cotidiana.

Cuando nos hacemos conscientes que para seguir avanzando debemos realizar un “cambio”, que en realidad deberíamos llamarlo transformación interior.

Cuando aceptamos que, algo en nosotros nos obstaculiza el camino del progreso y que ese “algo” que nos impide avanzar, nosotros tenemos la capacidad de retirarlo en paz.

Recordemos que la meditación, la lectura, las sanaciones en cualquiera de sus técnicas y origen, pueden actuar como disparadores, para que nosotros lleguemos a una transformación, siendo conscientes que no llega desde afuera, se inicia y ejecuta desde nuestro interior, por ello observemos, la siguiente realidad…

La humanidad cada día participa más en técnicas de meditación, cambios en una alimentación más saludable, busca sanaciones con cristales, aromas, colores, realiza cursos de autoconocimiento, pero aún no se llega a una transformación global de consciencia desde el interior de cada ser humano.

 

Pues, entonces… ¿Qué nos falta comprender?

La transformación será cuando se realice desde nuestro interior con fuerza de voluntad y fe, que podemos ejecutarlo, por nosotros mismos, aquí en este presente y debe ser visible en nuestro ser y hacer cotidiano de manera permanente, estable y armoniosa, de lo contrario es un “cambio temporal” y aún nuestro ego nos está boicoteando nuestra evolución espiritual.

Hoy las energías Planetarias nos reclaman soltar lo que ya no podemos continuar sosteniendo o no se puede cambiar, como por ejemplo, nuestro pasado.

También nos indican no aferrarnos al “posible futuro” como una tabla de salvación para sanar, progresar o evolucionar, esta actitud de empujar las situaciones hacia un futuro anhelado, implica postergar una transformación que puede realizarse en el aquí y ahora.

Debemos centrarnos en el presente, pues es lo único real y auténtico, desde él realizamos las transformaciones, es por ello que cualquier técnica, ritual o sanación puede o no funcionar, si lo enfocamos en el presente que realmente vivimos cada día y siempre desde el Amor nacido del corazón.

Puede que tu presente no te agrade, que lo sientas hostil, pero recuerda, que es tu creación y depende de ti el transformarlo desde tu interior.

El tiempo es hoy, ayer es pasado, el futuro un interrogante. Puede que te lleve más tiempo de lo deseado y los resultados lo sientas que se demoran en manifestarse, pero ten paciencia y fe, pues si tu siembra es desde el corazón los frutos siempre llegan desde el amor y la paz.

Todo dependerá de ti, tú eres el verdadero dueño y creador de tu destino, por ello, así como hoy puede desagradarte lo que estás viviendo, hoy también puedes comenzar un trabajo desde tu interior para transformarlo.

Enfoca tu energía en el amor, que nace en el corazón y déjate guiar por la intuición, ella es la herramienta de nuestra Divinidad, la mente quedará subordinada al corazón, al amor infinito.

El corazón le dará las prioridades a la mente, la guiará desde la comprensión, la reflexión, la empatía, la compasión.

El ego no tendrá necesidad de crear muros ante la adversidad o las críticas, pues no juzgará a nadie, simplemente todo lo sentirá desde el amor infinito y la paz interior.

Comprenderemos que las “heridas” son experiencias, que atravesamos para continuar evolucionando, que cada quien juega su propio juego, nosotros no somos ni más ni menos que observadores que respetamos las transformaciones de los otros, como las propias, que a veces podemos funcionar como maestros y otras como alumnos, que podemos funcionar como espejos de luz o de sombra, pues estas dos energías están presentes en nosotros, que predomine una o la otra dependerá de nuestro enfoque interior que se reflejará en el exterior.

Los cambios que nos transforman, no son casuales, son el resultado de nuestro esfuerzo, voluntad y amor a la vida, de esta forma evolucionamos  hacia una integración interior más elevada.

Ser conscientes de las causas y consecuencias de nuestros pensamientos, emociones y actos cotidianos nos hace responsables de nuestro presente.

Finalmente, no nos auto engañemos con los falsos profetas, los textos “mágicos”, las profecías milagrosas, pues los únicos “cambios” que nos transforman son aquellos que nos sacan a la luz nuestras propias sombras, para que las transformemos conscientemente desde el corazón en Luz, en Amor, y en Paz.

 Los Amo!

Con Amor, Ashamel Lemagsa.

Continuará...



domingo, 6 de noviembre de 2022

Libro: "Transformación interior, mucho más que un cambio". Capítulo 3 "Cómo el ego suelta los muros". De Ashamel Lemagsa.

 


Capítulo 3

Cómo el ego suelta los muros.

 

Amados…

Hemos hablado de las características del ego y sus muros, de la intuición que se conecta con el corazón, fuente eterna del amor Divino.

Cuando logramos comprender que el amor es una energía de altísima frecuencia, que todo lo abarca y trasciende nuestro entorno, entonces, el concepto del amor cambia radicalmente.

Ya no lo sentimos como el “yo” o el “tú”, sino como el Todo, pues abarca absolutamente todo.

Ustedes se preguntarán…

Por qué hay tanto odio, rencor, miedo y venganza en una parte de la humanidad, que nada tiene que ver con el amor, que también fluye en la vida.

El ego de cada ser humano en descontrol, sin la guía del corazón, funciona desconectado de él, como consecuencia de ello, no logra unificar con amor la vida, por eso separa, compara y distorsiona la realidad, construye muros para auto justificarse de sus errores.

El ego juzga y critica, por no enfrentarse a sus propias falencias y miedos.

El miedo es una barrera muy compleja, pues fluye en nuestro ADN desde  épocas ancestrales y nos llega a nuestro presente, sin saber por qué lo sentimos, como por ejemplo, la aversión a ciertas situaciones, personas o hechos que no deberíamos sentir, pues no le encontramos una causa formal o concreta en nuestra actual vida.

El miedo sea nuestra propia creación, heredado o contagiado de la sociedad, así como lo sostenemos, tenemos la capacidad de soltarlo.

 

¿Cómo?...

 

Sabiendo diferenciar entre el miedo que pertenece al instinto de supervivencia, que cumple una función de advertencia ante un peligro inminente, por ejemplo, acercar una mano al fuego hasta llegar a quemarnos, nos detiene el miedo a lastimarnos actúa como un mecanismo de supervivencia, nos advierte del peligro a través del miedo o el temor al daño físico, retirando la mano para evitar una quemadura.

Los miedos que heredamos de nuestros ancestros, a una enfermedad, accidente o simplemente características muy específicas de personalidad como los celos, la impulsividad, se pueden superar cambiando nuestro enfoque, comprendiendo que en nuestro interior poseemos la fuente de Luz Divina y a través de ella y con la fuerza de nuestra voluntad de cambiar ese rasgo de nuestro carácter que nos daña a nosotros y a nuestro entorno.

Es un trabajo de cada día, ser conscientes que ser celoso, por ejemplo, es una barrera que esconde el miedo a estar solo y que la soledad deja de existir, cuando aprendernos a sentirnos en paz con nosotros mismos.

Los miedos sociales, generalmente son impuestos para que la sociedad continúe bajo un esquema de hábitos, tradiciones o costumbres que le conviene a todos aquellos que ejercen poder político, económicos o religiosos.

Los miedos sociales podemos soltarlos, haciéndonos conscientes que no nos pertenecen, pues somos seres libres, con Voluntad Divina, toda situación que no resuena en nuestro corazón, es porque no nos pertenece, por lo cual podemos soltarla sin dificultad.

 

Los miedos podemos superarlos, todo dependerá de nuestra capacidad de  hacernos conscientes y reconocernos como seres poderosos y Divinos, viviendo una experiencia humana de superación constante de obstáculos tanto personales como sociales o familiares.

Siempre debemos tener presente el… “Yo Puedo” decirlo desde el amor de nuestro corazón con la fuerza de nuestra Divinidad, afirmando con fe…

Yo Puedo, porque en mí está viva y radiante la Divinidad, que siempre guía mi consciencia desde el Amor del Corazón.


Con Amor, Ashamel Lemagsa.

Continuará...

 

 

domingo, 30 de octubre de 2022

Libro "Transformación interior, mucho más que un cambio. Capítulo 2" El ego y sus muros". De Ashamel Lemgasa.

 



 Capítulo 2

El ego y sus muros.

 

Todos nacemos con un ego, aquellos que dicen que lo eliminaron, es una falacia, pues el ego no desaparece, él también en cierta manera “evoluciona”, cuando logramos conducirlo hacia al amor, soltando las amarras mentales caprichosas, para guiarlo hacia las energías que emana el corazón.

 

Cuando el ego nos gobierna, nuestra personalidad se muestra en sus aspectos más oscuros, aparece el orgullo, la vanidad, la ira, la prepotencia, la mentira, pues todo gira en torno al egocentrismo…

 “Sé más que tú”, “Soy más que aquel”, “Soy más valioso que tú”

A veces estas expresiones no se dicen directamente al otro, pero estás implícitas en las actitudes, sentimientos y pensamientos rumiantes.

 

El ego crea sus propios muros para enaltecerse a sí mismo, separarse de las críticas que recibe del exterior, es decir, de aquellos que lo reflejan sea en luz, haciéndolo sentir en sus carencias y errores o en la sombra potenciando sus propios errores y sombras.

 

Cuando logramos comprender que el ego no puede eliminarse, pero si se puede conducir a través del amor, los muros van disolviéndose, pues no tiene que defenderse de nada, simplemente la personalidad comienza a aceptar la guía del corazón, en su energía,  aparece la intuición, como un faro, que nos guía por los caminos de la reflexión compasiva, del amor infinito.

Es una tarea ardua, pero se puede lograr con fe, paciencia y dándonos tiempo para la transformación.

 

¿Cómo saber diferenciar, cuándo el ego domina nuestra vida?

 

Cuando sentimos que una opinión nos hiere o una sugerencia  de cualquier persona de nuestro entorno, nos hace sentir que fuimos agredidos, justificando nuestra respuesta de ira hacia aquel que nos “agredió”.

Nos sentimos heridos, ofendidos, levantamos el “muro” que nos separa del otro, pues detrás del muro se afirma el ego descontrolado, que puede expresarse con ira, arrogancia, crueldad y hasta violencia.

El ego responde a través de sus muros, como mecanismo de defensa, pues se siente “herido injustamente”.

 

Entonces…

 

¿Cuál es el camino para encausar al ego?

 

Si lo negamos se enaltece y refuerza sus muros.

Todo es energía de luz y sombra, según nuestro enfoque, serán nuestras emociones, pensamientos y acciones.

Por ello, afirmo que la manera más acertada para que el ego se conduzca adecuadamente no es a través de la razón y la mente, pues ellas saben de muros, que lo separan del amor.

La intuición nace del corazón, es la herramienta del amor infinito, aprender a escucharla es conducirse desde la Divinidad.

La mente será una herramienta que el corazón utilizará para crear en el aquí y ahora, una vida de libertad, responsabilidad, compasión, paz y amor.

Recuerden…

Ante una situación que se sienten incómodos, no respondan en “automático”, pues así lo hace el ego, sin medir consecuencias hacia los demás ni hacia sí mismo.

Mantengan un instante de silencio, busquen en su interior al corazón, su energía, la intuición los guiará con la respuesta más adecuada, que siempre será la mejor para resolver esa situación.

Respiren profundo y… ¡¡¡¡¡Agradezcan!!!!!!

La bendición de sentir las respuestas de la Divinidad.

Los Amo!

Con Amor, Ashamel Lemagsa.


Continuará...