miércoles, 1 de febrero de 2017

Metafísica: CLASE II-11 - ¿QUÉ COSA ES LA VISUALIZACIÓN?. Por Alexiis.


La verdadera visualización es el Atributo y Poder de la Visión de Dios, actuando en la mente del hombre.
Cuando uno visualiza conscientemente en su mente un deseo que quiere plasmar, está usando uno de los medios más poderoso para atraerlo a la manifestación y la experiencia visible y tangible. Existe mucha confusión e incertidumbre en la mente de los muchos, respecto a lo que ocurre textualmente cuando uno visualiza, o forma un cuadro mental de algo que uno desea. No existe forma alguna en el universo que no haya sido mantenida conscientemente a manera de un retrato de la idea contenida en él. Aún el pensamiento abstracto contiene un cuadro, o por lo menos una imagen que constituye el concepto mental de la idea.

Te voy a dar un ejercicio por medio del cual se puede desarrollar, controlar conscientemente y dirigir las propias actividades visualizadoras, para obtener resultados definidos. Doy varios pasos en el proceso, que cada estudiante puede usar en cualquier momento, o en todo momento. Esta práctica, cuando es aplicada, trae resultados tangibles, visibles.

El primer paso es el de determinar lo que se desea manifestar. Por supuesto que esto sea algo honorable, constructivo, digno del tiempo y esfuerzo. Asegúrate del motivo que impele a traer semejante creación al exterior. Debes ser honesto contigo y con el resto del mundo. No simplemente el de gratificar un capricho de los apetitos sensuales, recuerda que existe una gran diferencia entre el uso, el deseo y el apetito o capricho. El uso implica el cumplimiento de la Gran Ley Universal del Servicio.

El deseo es la Actividad Expansiva de Dios, a través de la cual mantiene la constante manifestación y es la perfección engrandeciéndose. El apetito es simplemente el hábito establecido por la gratificación constante de la naturaleza sensoria, y no es sino la energía enfocada y calificada por las sugerencias que viven de las actividades exteriores de la vida.
Asegúrate muy bien que no tienes por dentro, disimuladamente, alguna sensación de que agradaría beneficiarte a expensas de otro. Un verdadero estudiante, y únicamente el verdadero estudiante, sacará provecho del siguiente entrenamiento. Tomará las riendas y resuelve disciplinar y controlar conscientemente su Ser Inferior. Él escoge lo que ha de permanecer, o salir, de su mundo, a través del proceso de visualizar en su mente, diseñar y traer a la manifestación un plan determinado de vida.
El segundo paso, es el de declarar el plan en palabras, tan claro y concisamente como sea posible. Escríbelo. En esta forma estarás grabando un registro de tu deseo en el mundo exterior, visible y tangible.

El tercer paso, es el de cerrar los ojos y ver dentro de tu mente una imagen mental de tu deseo, en su perfecta condición de actividad terminada de crear y ver un cuadro dentro de tu propia conciencia es el atributo Divino de la Vista actuando en ti. La actividad de Ver y el Poder de Crear, son atributos a tu Ser Divino, el cual tú conoces y sientes en ti, en todo momento. La Vida y Poder de Dios están actuando dentro de tu conciencia para impulsar hacia fuera al mundo exterior, el cuadro que tú estás viendo y sintiendo dentro de ti.

Sigue recordándole a tu intelecto que la habilidad de visualizar es un atributo de Dios, o sea el Atributo de la Vista. El Poder de Sentir, experimentar y asociar con el cuadro perfeccionado, es el Poder de Dios. La sustancia. Luego, tú sabes que Dios es el hacedor, la acción y el hecho. Úsala en el exterior, para formar tu cuadro y proyecto; es la sustancia pura de Dios, de toda acción constructiva, que jamás haya sido lanzada al mundo de la manifestación. Cuando tú usas así todos los procesos constructivos es imposible que tu plan o proyecto NO salga al mundo visible.

Relee tu plan o tu deseo tantas veces como te sea posible durante el día y siempre justamente antes de dormirte, inmediatamente después de contemplar tu deseo dentro de tu conciencia, una impresión completa permanece en tu conciencia humana y sin ser molestada, durante un número de horas, permitiendo que se grabe profundamente en la actividad exterior, y dejando que se acumule y genere la fuerza que la ha de impulsar a la experiencia exterior de vida. De esta manera puedes llevar todo deseo o cuadro a tu conciencia para que entre el GRAN SILENCIO del sueño. Allí será cargada con el más grande poder y Actividad de Dios, los cuales están siempre en el Corazón del Gran Silencio.

POR NINGUNA CIRCUNSTANCIA DEBES COMENTAR TU DESEO O VISUALIZACIÓN CON ALGUNO

Esto es imperativo, ya que tú debes comprender que cuanto mayor sea la cantidad de energía generada y acumulada por tu visualización, tu contemplación, tu sentimiento y la realidad de tu cuadro, tanto más rápidamente saldrá a tu experiencia exterior.
Miles de deseos, ambiciones e ideales hubieran sido manifestados si los individuos no los hubieran discutido con familiares y amigos. Cuando tú decides demostrar una experiencia por la vía de la visualización conscientemente dirigida, tú te conviertes en la Ley - de Dios -, la Ley del Uno, para quien no hay oposición. Tú tienes que formular tu propia decisión y apoyar tu propio decreto con toda tu fuerza. Esto significa que no debes vacilar. Por esto debes saber y sentir que es Dios quién está deseando, sintiendo, sabiendo, manifestando, controlando todo lo que se refiere a ello.

Esta es la "LEY DEL UNO", Dios y únicamente Dios. Hasta que esto no sea comprendido plenamente, jamás podrás obtener tus manifestaciones, ya que en el minuto en que entre un elemento humano, lo estarás sacando de las manos de Dios, y por supuesto, no puede expresarse ya que lo neutralizas con las cualidades humanas de tiempo, espacio, lugar y mil condiciones imaginarias, no reconocidas por Dios.
Nadie podrá conocer a Dios, mientras considere una fuerza opuesta a Él, ya que en el momento en que reconozcas que dos fuerzas no pueden actuar al mismo tiempo, estarás neutralizando la actividad. Cuando se manifiesta una neutralización no se tiene nada. No remanifiesta nada. Cuando se reconoce a Dios - El Uno -,se obtiene la Perfección manifestando instantáneamente, ya que no hay nada que se o ponga y lo neutralice. No hay elemento tiempo. Así es como "se te establece" (como lo expresa la Biblia) pues no hay nada que se oponga a lo decretado por Dios.

No podrán jamás mejorar las condiciones de aquel que desee la perfección mientras siga reconociendo un poder contrario al de Dios, o que hay algo dentro o fuera de sí mismo que pueda impedir o que se exprese la Perfección de Dios. El mero conocimiento de alguna condición imperfecta, y eso es lo que pueda expresar menos que Dios, implica la elección deliberada de una condición imperfecta, y eso es lo que se llama la "CAÍDA DEL HOMBRE".

Esto es deliberado e intencional, porque el individuo es libre en todo momento de pensar lo que le de la gana de pensar. Y a propósito, no requiere más energía pensar en la Perfección que pensar en la imperfección.
Tú eres el Creador localizado para diseñar y crear la perfección de tu mundo y tu sitio del Universo. Si deseas expresar la Perfección y el Dominio, debes saber y reconocer únicamente la Ley del Uno. El Uno existe y controla completamente en todas partes del Universo. Tú eres la Vida auto-consciente. Tú eres la única Suprema Presencia de la Gran Llama de Amor y Luz. Tú, únicamente, eres el que escoge y decreta las cualidades y las formas que desea vaciar en tu vida, pues eres el único energizador de tu mundo y todo lo que concierne. Cuando tú piensas y sientes, una parte de tu energía vital sale a sostener tu creación. Saca pues de tu cabeza toda duda y temor de que no pueda cumplirse aquello que estés deseando y visualizando. Si acaso tales pensamientos y sentimientos (que después de todo no son sino emanaciones humanas) que no contienen la perfección, lograrán entrar a tu conciencia, reemplázalos instantáneamente por el pleno conocimiento de tu Ser y tu mundo como la "Vida de Dios", el Uno.

De allí en adelante no te preocupes más, excepto cuando te pongas a visualizar. No declares un tiempo o momento determinado para la realización. No existe sino el AMOR. El momento inmediato. Toma esta disciplina, úsala y te verás manifestando un poder en acción sin resistencia alguna que no puede falla, ni jamás ha fallado.

Recuerda siempre que tú eres Dios visualizando, tú eres la inteligencia Divina dirigiendo, Tú eres el Poder de Dios impulsando, Tu sustancia es la Sustancia de Dios. Cuando tú realices esto y lo contemples a menudo, todo el Universo acude a cumplir tu deseo, tu mandato, tu cuadro, ya que es todo-constructivo y de acuerdo con el Plan Divino Original de la Vida Auto-consciente. Si el lado humano nuestro se pone verdaderamente de acuerdo con el Plan Divino y lo acepta, no pueden existir ni tardanza, ni fracaso, ya que toda energía posee la cualidad inherente de la perfección dentro de ella, y acude a servir a su Creador. Perfección es la única predestinación que existe.
Cuando tu deseo o tu análisis son constructivos, tú eres Dios contemplando Su propio proyecto. Cuando Dios, be, es un decreto irrevocable de aparecer ya. En la creación de este sistema de mundos Dios dijo: "HÁGASE LA LUZ", y la Luz apareció. No tardó eones en crear la Luz. El mismo Dios Magno está en ti ahora, cuando tú ves y hablas. Es SU ATRIBUTO DE VISIÓN Y VOZ lo que está actuando en ti a través de ti.

Si tú logras comprender lo que esto significa, puedes ordenar en el nombre de Su Pleno Poder y Autoridad, ya que tú eres SU CONCIENCIA VITAL. Es únicamente la conciencia del ser en tu vida, la que puedes ordenar, visualizar o desear un plan perfecto. Todo proyecto o plan es suyo. De manera que tú sabe que Dios está actuando, mandando: "QUE ESTE DECRETO SEA CUMPLIDO AHORA" y se cumple.

LA IMPORTANCIA DE LA VISUALIZACIÓN

La visualización verdadera consiste en guardar interiormente la representación mental de lo que deseáis ver manifestarse. Este esfuerzo debe hacerse conscientemente y os hará Maestros de vuestras vidas y vuestros entornos.
La Ley de Vuestro Ser quiere que toda imagen, situada y guardada constantemente ante vuestra consciencia mental, se manifieste en vuestra experiencia.

El proceso de visualización no ha sido bien comprendido: es simplemente una actividad por la que hacéis que se realicen vuestras propias representaciones mentales. Cada idea contiene una imagen; incluso una idea abstracta crea una representación mental que corresponde a vuestro concepto de esta idea. En general, la mente externa no es consciente de que la imagen está ahí - por ello la necesidad de observar constantemente la mente y de hacer el esfuerzo consciente de guardar la imagen correcta de la visión.

Es preciso crear el estado de consciencia y guardarlo para que nada pueda obrar en vosotros sin vuestro control.
Si no mantenéis la ida de que no hay sino Dios en Acción, la poderosa Presencia YO SOY, entonces millares de sugestiones tratarán de acaparar vuestra mente, porque son vuestros los privilegios y la responsabilidad de escoger.

Es necesario escoger, saber lo que queréis y visualizarlo después. Por la visualización, Dios ha provisto a la mente humana de un medio de socorro, permitiendo que se polarice al contacto de la Realidad de la Perfección Divina, a través de la Presencia YO SOY. La ideación crea imágenes sin cesar. El esfuerzo consciente para controlar esta visualización mental es un poderoso medio de superar infinitamente el hábito de la masa de la humanidad de dejar errar su mente de un asunto a otro.

Esta visualización interior sin discriminación es causa del estado caótico de los asuntos humanos.
La visualización dirigida hacia un fin definido es el medio todopoderoso para llevar la manifestación lo que deseáis. Aceptad, de una vez por todas que cuando el deseo es constructivo, es la Presencia YO SOY la que está en acción para manifestar la voluntad divina. El poder divino es el que proyecta la visión de la perfección. Lo que deseáis realizar es lo único a considerar, a condición de que no traiga perjuicio para nadie. En el nombre de Cristo, el Poderoso YO SOY, ordenar que nada ni nadie sea lesionado y, después, persistid hasta la realización.

La visualización consciente de los rayos de Luz, rodeando lo alto de la cabeza, forma la Corona, ofreciendo una Copa para recibir la Fuerza del Gran Sol Central que circula a través de la individualidad.

EL DINERO

No es un crimen ser rico, y no hay virtud alguna en ser pobre, el mal consiste en acaudalar el dinero, impidiendo que circule libremente par que llegue hasta el que lo necesite.
La conciencia de la Prosperidad hay que formarla. Primero hay que ir negando todas las viejas y falsas ideas de carestía, de restricción, de dependencia en los canales fijos.
Cada vez que tengan un deseo o una necesidad, y que se encuentren comparando lo que tienen en la cartera, con el costo de lo que están deseando, deberán repetir mentalmente o a viva voz el siguiente pensamiento: "Vamos a pensar que Dios NOS LO QUIERE DAR y que sólo está esperando el momento para darnos la sorpresa", así irán formando la conciencia de prosperidad.

Ya ustedes saben que la Verdad es que en el espíritu todo está ya dado, concedido y esperando que los reclamemos; y que por eso enseñamos a dar las gracias antes de que aparezca. Pero esta idea se empeña en eludir. El subconsciente no tiene discernimiento. Para él, tu palabra es Ley. Lo que te oye decir, lo que ve en tu pensamiento, el cuadro que te imaginas, son órdenes que él se esmera en cumplir con más pronta exactitud. Lo único que lo sacude es la voz del Yo Superior. Las altas vibraciones de la Verdad desmoronan lo petrificado (cristalizado decimos) en el subconsciente, y que le costarían años de psicoanálisis para llegar a descubrirlas. Y aún así el psicoanalista te dirá que si no se sustituye con algo el clavo que acaba de sacar, se vuelve a recaer en el mismo mal. Por esto es que la Metafísica primero niega el mal, luego afirma la Verdad para ir sustituyendo lo que se va borrando, por lo más alto y potente: la Verdad, que no habrá que borrarla jamás.

La afirmación simple, infantil, que te di para que la aprendas, si es posible de memoria, encierra una intención triple. La primera, que te vayas formando la idea de que todo proviene de Dios, o sea de la Sustancia Divina, y se te vayan quitando esas ideas de los canales fijos. Tus canales fijos son, o bien el salario que recibes, o lo que sea que te provee con la suma de dinero con que haces tus gastos. Toda la raza está acostumbrada a pensar que si estos llegaran a fallar, ocasionarían la ruina. Pocos se dan cuenta de que los canales de la prosperidad y de la abundancia son infinitos porque son de Dios, y son Dios. Ignoran lo que ya tú sabes, que toda necesidad viene ya equipada con el material que requiere para llenarla, o sea (como se dice en metafísica) la oferta y la demanda son una. En la tierra son dos cosas opuestas. En la Verdad son una sola y misma cosa.

La segunda intención que lleva la afirmación que te di es, que te vayas acostumbrando a que la voluntad de Dios es magnánima: que Dios ansía que tengas precisamente ESO que estás necesitando o deseando, porque el deseo y la necesidad de algo se producen en el momento que se está preparando para gozarlo o aprovecharlo. Ni un minuto antes, ni un minuto después. Y si hace años que estás anhelando, o sintiendo la falta de algo, ese "algo" tiene los mismos años tocando a tu puerta, para que acabes de recibirlo, y es tu subconsciente el que lo está rechazando y haciéndolo esperar, por cumplir la orden que le diste, el aceptar tú la idea de que te sería imposible realizar tu deseo; o bien porque, lo consideraste demasiado costoso, prohibitivo o demasiado difícil. La frase maravillosa es: "Toda manifestación que tú puedes CONCEBIR te la he dado ya". La heredad es lo que nadie nos puede arrebatar. Es nuestra por derecho.

La tercera intención que lleva la afirmación que te di está en la frase: "… y sólo está esperando el momento para darnos la sorpresa". La demostración siempre está hecha y preparada para aparecer. Sólo está esperando el momento oportuno. Hay infinidad de motivos que obstruyen la salida o que destruyen el momento oportuno, y la manifestación tiene que esperar que haya otro momento oportuno. Uno de los motivos más comunes y corrientes es la inconsistencia, o falta de firmeza una vez que se ha pensado, invocado, reclamado y hecho el tratamiento.
O bien el estudiante siente dudas; o bien cede a la tentación de salir a conversarlo; o bien expresa con sus palabras conceptos que nievan la Verdad que declara en el tratamiento. Todo esto es muy natural. No hay que impacientarse ni con uno mismo ni con la tardanza de la demostración. No somos perfectos y estamos aprendiendo a serlo. El subconsciente no tiene culpa de estar pesado y achatado en viejas ideas y costumbres.

Otro defecto muy común es el de pensar que hay que estar repitiendo el tratamiento para que se haga. Esto equivale a estar continuamente abriendo el horno para darle una vuelta con la cuchara a una torta que se está horneando. Un tratamiento se hace una sola vez, lo más excelente que se pueda. Se ve la Verdad y se declara. Se dan las gracias, y se le deja a Dios la realización. Cuando venga a la mente el pensamiento de aquello que estamos necesitando y que no acaba de realizarse, se hace "un tratamiento al tratamiento", o sea que se dice: "Yo ya hice el tratamiento y no tengo por qué angustiarme ni preocuparme, gracias, Padre". Puedes dar gracias infinitas tanto como quieras,. Eso sí reafirma la demostración, y es regocijo.

La frase del tratamiento te pone a esperar la sorpresa que te va a mandar Dios, en el momento en que menos lo esperas, y esta expectativa entusiasta es la fe que mueve montañas. No lo confundas con la esperanza. La esperanza es una hermana pobre de la fe. La esperanza es angustia mezclada con dudas. La fe es expectativa gozosa. Dos cosas muy diferentes.
Cuando se está manifestando falta de abundancia hay que ponerse a trabajar en ese aspecto. Hay que meditar mucho sobre la abundancia. Allí donde el hombre no roza con su pensamiento de escasez se manifiesta la abundancia en términos de derroche. En las selvas.

El pensamiento angustiado tiene que ser eliminado, y hay que adoptar el abandono perfecto de la naturaleza, y cuando a esta actitud se añade la realización de que se poseen recursos ilimitados, se habrá cumplido con la Ley Divina de la Prosperidad.
Para lograr esta actitud de abandono de toda preocupación, hay que meditar sobre la abundancia divina, manifestada. Hay que examinarse para ver dónde se está poniendo freno inconscientemente a la prosperidad y la abundancia. Hay que afirmar, contra toda evidencia, que somos hijos, herederos de todo lo que posee el Padre, y que no solamente Él ansía vernos manifestar riquezas y satisfacciones, sino que TODA LA HUMANIDAD NOS DESEA LO MISMO. Que NADIE quiere privarnos, ni hostilizarnos, porque toda la humanidad contiene a Dios y Dios no se divide en dos para desarmonizar con Él mismo.

Hay una manera de producir lo que remedia una necesidad inmediata. No sirve para producir abundancia constante, pero que sí produce lo que tape el hueco del momento. Es hacerse un cuadro mental, hecho de pura imaginación, y verse recibiendo cantidades de dinero, de billetes y monedas, tanto que no se sabe qué hacer con ellos. Hay que verse llenando la cartera, depositándolo en el banco, repartiendo y sintiendo la satisfacción de poder dar y hacer feliz a otros. Pero hay que hacer hasta por sentir con los dedos el grano del papel, el crujir de los billetes, el peso de las monedas, etc. hay que repetir esto mucho para que el subconsciente se impresione y lo reproduzca. No hay que preguntarse "¿Y por dónde me puede llegar?". El canal se le deja a Dios. Esto último es tal vez lo que queda de valioso cuando se ha terminado de gastar el dinero que va a llegar, o sea la constatación de que los canales de Dios son infinitos e inesperados. No se olviden de insistir en que venga bajo la Gracia y de manera perfecta.

MEDITACIÓN 6-A

Duración: 2 Semanas. Leer por día por lo menos una vez cada afirmación

1) YO SOY EL SABER Y LA ILUMINACIÓN QUE ESTÁ AQUÍ Y ESTÁ ALLÁ; EN LA VIGILIA Y EN EL SUEÑO ESCUDRIÑÓ LO QUE NECESITO SABER
Cuando entramos conscientemente en contacto con la Presencia Divina, nada nos será negado. Cualquier cosa que YO SOY ordena, mientras el cuerpo duerme, debe ser obedecida. El alma, mientras el cuerpo duerme, hace contacto consciente con lo que necesita saber para resolver sus problemas.
Y en verdad al día siguiente al despertarse encuentra y siente que todos los problemas y dificultades tienen ya la solución fácil y sencilla.

2) YO SOY LA OMNIPOTENCIA PROTECTORA QUE GOBIERNA LA MENTE DE ESTE SER
Esta afirmación protege al ser querido de todo peligro. Cuando se usa la fórmula YO SOY, se produce invisible e instantáneamente la actividad inmediata; porque YO SOY está presente en todas partes y es TODO en todo.
Debemos grabar y si es posible clavar en la mente objetiva, en el intelecto que al decir YO SOY ponemos en acción los atributos del Padre.
Cuando tengamos esta conciencia, la Actividad Instantánea, toma lugar allí y el Poder de la Presencia llena la mente y el cuerpo con la Omnipotencia Protectora y le otorga salud y bienestar.

3) YO SOY EL PODER QUE PROTEGE Y DIRIGE ESTE VEHÍCULO HASTA QUE LLEGUE CON SEGURIDAD A SU DESTINO
Esta invocación ilumina al conductor o conductores del vehículo para tomar el camino o la zona de seguridad. Cuando sufrimos accidentes es porque ponemos demasiada fe y confianza en nuestro intelecto o mente objetiva.

4) YO SOY LA SALUD PERFECTA QUE IRRADIA AHORA Y SIEMPRE EN CADA ÓRGANO DE MI CUERPO
Porque el hombre sin salud no puede llegar a ninguna parte ni puede realizar nada de sus ideales. Debemos tener esta confianza en el "PADRE", con quien somos UNO y nunca seremos defraudados. Debemos repetir siempre YO SOY LA ACTIVIDAD PERFECTA E INTELIGENTE EN ESTE CUERPO y debemos saber que estas invocaciones pueden ser utilizadas para nuestro propio provecho y para el de los demás, que es lo más importante; porque el que da recibe y el que sana, impersonalmente e incógnitamente, él será sano y salvo de todo mal.

5) YO SOY LA ÚNICA PRESENCIA QUE ACTÚA EN ESTE MUNDO
Grabemos esto profundamente en la mente para utilizarlo en cualquier dificultad. Con esta convicción ninguna molestia o traba puede resistir. Esta convicción debe ir hasta la imaginación, la facultad creadora del YO SOY Creador INFINITO que dentro de nosotros obra.
Repitamos las afirmaciones con mayor convicción y pensemos que antes no lo habíamos sentido; pero ahora ya lo sabemos, ya lo sentimos con todo el poder, y que somos los amos en la propia vida y comenzamos a vivir esto.

6) YO SOY LA ILUMINACIÓN DE MI MENTE Y DE MI IMAGINACIÓN
Cuando se borra de la mente todo lo superfluo y la convicción da un paso hacia la imaginación creativa que nos impulsa a ser todo lo que somos, entonces ya podremos obrar lo que el mundo llama milagros.
La imaginación del hombre es un rayo de la Facultad Creadora Infinita YO SOY. Más, esta facultad hará todo lo que nosotros queremos que haga. Y si nosotros no la dirigimos, ella nos dice según de acuerdo con lo que hemos leonado de tradiciones raciales, supersticiones, enfermedades y fracasos.

7) YO SOY EL PODER QUE ANIQUILA TODO TEMOR, DUDA Y TODA INCERTIDUMBRE DE MI CORAZÓN Y MENTE
Esta afirmación va a nuestra imaginación y queda grabada por nuestra voluntad. La imaginación no puede razonar, no es razonadora y está sujeta a la razón.
Mantengamos esta afirmación y usémosla con frecuencia y quitará del camino propio y ajeno todo obstáculo y obstrucción.

martes, 27 de octubre de 2009

alexiis-metafisica.blogspot.com.a

No hay comentarios.:

Publicar un comentario