miércoles, 23 de septiembre de 2015

EL LADO CUÁNTICO DE TU VIDA.



“No puedo aceptar la mecánica cuántica, porque me gusta pensar que la luna está ahí, 
incluso si no la estoy mirando."
Dr. Albert Einstein

--------------------

Introducción a la Ciencia cuántica 

"La doctrina de que el mundo se compone de objetos cuya existencia es independiente de la conciencia humana, resulta estar en conflicto con la mecánica cuántica y con hechos comprobados por la experimentación."
Dr. Bernard d'Espagnat


Las concepciones de la mecánica y la física cuántica abren una visión del mundo muy similar a la de los místicos de todas las épocas y lugares. La ciencia cuántica trabaja, tanto para la ciencia elemental, como para sus aplicaciones prácticas, sin embargo, esta ciencia niega la existencia de un mundo físico real que sea independiente de su observación, es necesario un observador para que este mundo exista. La teoría cuántica se supone que es válida para todo; los cosmólogos cuánticos la aplican a la totalidad de los fenómenos del universo. En La fórmula de Einstein lleva implícita un carácter místico, hubimos analizado la transformación entre energía y materia. En este nuevo ensayo, tomamos nota de por qué la humanidad está comenzando a vislumbrar el lado cuántico de su existencia. Único camino posible, ante las faranduleras teorías de un paraíso e infierno, castigos y premios, o milagros y resurrecciones. El materialismo, que ha arrasado por siglos cualquier otra idea, hoy comienza, -a través de las crisis humanas, tanto sociales como existenciales-, a sonar su despertador de consciencias, hacia una comprensión y un conocimiento amplificado sobre la realidad misma y la razón de la vida en el universo. No hay forma de escapar, aunque inventen las bombas nucleares más poderosas. Vivir en un sin sentido, apropiándose de los recursos, maniatados a oscuridades interiores, presos del miedo y de los prejuicios, de los complejos y de inseguridades fantasiosas. Cuando la tierra pone sobre la mesa lo suficiente para la subsistencia de todas las especies, los humanos creen que tienen que enriquecerse como un fin existencial. No hay camino posible desde allí, porque existe un plan, y estamos entrando en la fase cuántica, donde entendemos que materia y energía, son lo mismo. El lado cuántico de tu vida, será un misterio que sólo tú mismo podrás descubrir.

--------------------
Lo cuántico es tangible e intangible

“El gran misterio es: ¿cómo ese pedazo de carne que es el cerebro consigue generar consciencia? Ni siquiera somos capaces de imaginar qué esperamos obtener como respuesta a esta pregunta… ¿Una fórmula? ¿Una imagen? No sabemos. Ni idea.”
Dra. Susan Greenfield

Cuando pensamos en términos de nuestra realidad, nos remitimos a lo que pensamos, a lo que nos sucede adentro de nuestra mente. Así, creemos en lo que vemos, lo que tocamos, y lo que podemos analizar e identificar. Pero, todo lo tangible que podemos descubrir, sucederá desde lo intangible, o sea desde los pensamientos. Nadie sabe de qué materia están hechos estos pensares, pero nacen en el cerebro, mediante procesos eléctricos y sinapsis. Esos pensamientos aparecen por sí mismos, nadie los controla, excepto en un proceso de meditación, y se inflaman si los cargamos de emociones. Por ello, vivimos cada día de nuestra vida, moviéndonos de lo intangible a lo tangible y viceversa, de manera que según nuestra inteligencia, nuestra realidad material, y nuestra realidad consciente, estaremos en lo tangible o en lo intangible. Es válido aclarar, que ambas zonas, tangible e intangible, son cuánticas, porque la materia está compuesta por átomos (energía), y lo que no es materia también es atómico. Sólo que cada uno cambiará su forma y visibilidad según su conformación, disposición y distribución de sus moléculas.

La partícula rebelde

"Los átomos o partículas elementales en sí mismas no son reales, 
sino que forman un mundo de potencialidades o posibilidades, 
en lugar de cosas o de hechos."
Dr. Werner Heisenberg

La porción más pequeña de algo, se denomina partícula. Una partícula arrojada al azar y al aire tendrá millonésimas posibilidades de caer en un determinado punto. Supongamos que estamos de espalda a esa partícula y la arrojamos, como nosotros no estamos observando esa partícula, podrá caer en cualquier lugar con infinitas posibilidades, es decir, cualquier punto de un espacio determinado podrá ser su punto de caída. En cambio si observamos esa partícula, solo podrá caer en un punto determinado. Así, nuestra observación consciente, que corresponde a la zona intangible, cambiará la situación cuántica azarosa, por una situación cuántica certera.
Entonces, la partícula, que puede representar todo la materia existente en el universo, puede –y de hecho es así- cambiar su destino, su forma, su finalidad, cuando un ser consciente, desde la intangibilidad, observa y transforma, crea o modifica su comportamiento. Del mismo modo, se podrá evolucionar la propia consciencia a través de la observación de uno mismo, aplicando el conocimiento y la comprensión. Por eso cada realidad personal, está condicionada a la observación propia de cada uno; y es desde la observación de uno mismo y de lo circundante que vamos creando cada día nuestra realidad. Y también influirá la red neuronal que hayamos creado; si creo en un dios que lo hace todo, entonces estaré a merced del dios. En cambio, si comprendo que cada uno lleva un dios a desarrollar intrínsecamente, seré el creador de mi destino, mediante mis pensamientos y emociones. Lo que pienso y siento, serán mis motores hacia donde vaya mi barca. La fórmula se cierra cuando no se es consciente de uno mismo ni de nada, entonces la vida se automatiza y se pasa a ser una pieza más de la consciencia social, y de su estructura materialista. Quien es inconsciente, también crea su propia realidad. Lo cuántico se hace cada vez más presente, sobretodo en esta etapa moderna de la humanidad. En siglos pasados, el humano no era consciente de lo cuántico de su vida y su entorno, -aunque igual le sucedía-, ya que su mente estaba atada a preconceptos, dogmas, ideas fijas, y creencias. Hoy, aunque muchos piensan como antaño, se produjo una evolución en la comprensión y el conocimiento, a través del desarrollo de su cerebro y su red neuronal. 

El observador consciente

"En el principio había probabilidades. El universo sólo podría llegar a existir si alguien lo observa. 
No importa que los observadores se hayan presentado miles de millones de años más tarde. 
El universo existe porque somos conscientes de él."
Dr. Martín Rees 

La partícula azarosa, representaría la vida en el universo, cada una de las cosas existentes, y también las consciencias del universo. Por ello, la eventualidad de ser nosotros, lo que somos, es totalmente infinita, dada la cantidad de posibilidades y entrecruzamientos de situaciones para que eso suceda. En La Ley del espermatozoide, analizamos solamente el momento en que sucede la carrera de los espermatozoides hacia el óvulo, y ¿Por qué es lo mismo que cualquiera de ellos logre fecundar al óvulo? Esto demuestra que lo importante no es en qué cuerpo nacemos, que color de ojos, o que piel tengamos, ni tampoco el lugar o condición social; lo que le interesa a la ingeniería existencial es que salgamos de la masificación repetitiva y mecanizada, y desde el cuerpo, las emociones y los pensamientos nos convirtamos en “seres conscientes de sí mismos y de la totalidad circundante”. Y como nada se pierde en la naturaleza, si no logramos dicho objetivo, la transformación será polvo y abono para los árboles y plantas. La vida se compone de dos elementos fundamentales, lo Tangible y lo Intangible. Ambos, complementarios y dependientes. Lo Tangible serán: El cuerpo, los objetos, los bienes, los recursos materiales, etc., lo Intangible, serán: La energía, las emociones, los pensamientos, los cuerpos invisibles, la consciencia, el alma, el amor. Tanto en lo Tangible como en lo Intangible, encontramos: Lo Ilusorio y lo Permanente. Lo Ilusorio es aquello que termina, que no dura en el tiempo, se desvanece y finalmente desaparece. Y lo permanente es lo que perdura, lo que trasciende las formas y el tiempo. 

Ontología cuántica

"Cualquier persona que la mecánica cuántica no lo ha sorprendido, 
es que aún no la ha entendido."
Dr. Niels Bohr

La ontología. “Onto”, en griego significa ser; y “logos” es tratado, con lo cual según su etimología se ocupa del estudio del ser. De este modo la concibió el filósofo griego Aristóteles, o sea, como la ciencia que se ocupa del ser en cuanto tal. La Ontología es una Metafísica general, que se ocupa del ser en su universalidad, sentando principios válidos para todo lo existente. La realidad manifestada por la materia y los objetos pertenecen al mundo de lo tangible. Lo ontológico, en cambio, corresponde al mundo del desarrollo del ser, de nuestra esencia, o sea, lo intangible. En la zona cuántica, dos personas entrelazadas entre sí, sea por parentesco, por unión emocional, o lo que fuere, podrán transmitirse pensamientos, de tal manera, que esa interconexión sucede en una zona irreal, no material. Nuestro cerebro, funciona igual que una galaxia donde se pueden crear estrellas, soles, planetas, etc.; o incluso destruir y desaparecerlos y convertirlos en agujeros negros, y demás cuestiones conocidas. Del mismo modo, el cerebro también puede crear lo que desea. Excepto cuando nuestro cerebro es limitado, cuando no es infinito; condicionado por los prejuicios, relatos sociales, fantasías y fabulaciones. ¿Cuántas miles de cosas se pueden crear en tu cerebro? ¿No has escuchado una sinfonía?, ¿No has leído un bello poema?, ¿No has levitado cuando amabas?
Ser ontológico, es comprender que “la realidad”, a la que nos aferramos enardecidamente, no es más que el resultado de una partícula que cayó en un determinado lugar al ser observada por una inteligencia cósmica, y que hoy dependerá de nuestra observación hacia donde se dirigirá: hacia su evolución o hacia su desaparición.


Red neuronal
"La Red neuronal puede desarrollarse 
y crear estados de consciencias diferentes."
Dr. Alfred Ripoll

La forma descubierta y conocida en que se generan los pensamientos, es entre neuronas que se transmiten y conectan entre sí formando una red neuronal. ¿Y qué conforma esa red neuronal? Existe, para la supervivencia del cuerpo, una red básica de neuronas. Pero, en la medida que crecemos y vamos adquiriendo emociones nuevas, pensamientos creativos y acciones físicas no repetitivas, estaremos desarrollando una nueva red. Así, para cada circunstancia estamos activando una red neuronal determinada. Entonces si en base a emociones y pensamientos negativos, genero una red fija, funcionará como una antena que conectará mi entorno y gestará situaciones acordes. Así, alguien con una red turbia, cargada de pensamientos y emociones oscuras, transmitirá esa energía a quien se acerque a dicha red. Eso lo vivenciamos cuando decimos que el otro tiene una onda negativa y nos causa rechazo. La observación puede ser negativa o positiva, y según la polaridad de mi observación, los resultados serán igualmente de la misma polaridad. La consciencia universal, creadora, hacedora, etc., está totalmente en conexión con la red neuronal, donde habita la vida y el control de un cuerpo, emociones y pensamientos. Por ello, el desarrollo de tu red neuronal, tu zona intangible, determinará tu vida, tu visión, tu evolución. Si no crees en nada, ¿cómo crees que puedes visualizar algo más que la materia? No es posible ello. Pregúntale a un toro ¿por qué embiste? Y es porque su red neuronal es básica, elemental. Pregúntale a un poeta ¿Por qué escribe? Y será porque su red neuronal es más evolucionada que la de un toro. Por eso, la meditación, el análisis y el estudio de mi realidad, del darme cuenta, de la observación de mí mismo, y el descubrir los secretos de la vida, crea una red neuronal cuántica, conectada con la consciencia cósmica. Si simplemente vivo al borde del colapso, en materialismo permanente, perjudicando a otros, ahogándome en mi nubarrón interior, en la superficialidad de la vida, no seré diferente a cualquier animal vivo que sólo come, duerme, se reproduce y muere. Su red neuronal es limitada, incluso muchos seres nacen y viven sin red neuronal. Dichas redes han ido variando evolutivamente en las diferentes etapas del hombre en el desarrollo de su historia social y su estructura físico-mental. No es lo mismo una Red neuronal de un pitecántropo, que de un hombre antiguo, o feudal, o del siglo XVIII, o la del humano moderno. Existe una evolución producto de la tecnología y del conocimiento científico. Por todo esto, es válido decir que en el cerebro humano están las puertas para atravesar la tangibilidad de la vida, hacia lo intangible de la existencia. La red neuronal seguirá evolucionando y cada vez más y más aprisa, la humanidad se alejará de su estado animal, como lo tratamos en La Ley del mamífero, para transformarse en un ser cuántico, intangible y de plena consciencia de sí. 

Abundancia cuántica

“En el universo todo, las probabilidades de ser y existir, 
de una u otra manera, son infinitas”
Dr. Miguel D´Addario

En tu lado cuántico, las posibilidades son infinitas, y la mente limitada no puede ser infinita, y se reduce a cosas superfluas de la vida. Así, cada uno se ata a una profesión para poder comer, a durar en el tiempo, a enfermarse por miedos y a someterse a designios de otros. La sociedad inventa deseos vacíos, sin sentido, efímeros, que no sirven más que para consumir, malgastar tu dinero y depender o esclavizarte de esa manera. La amistad, el amor, la fraternidad, la solidaridad, la alegría, el regocijo interior, y demás, son cosas que nacen cuando eres abundante, pleno y cuando eres tú mismo. Cuando dudas o especulas o solo piensas en ganar unos céntimos a cualquier precio, te pierdes el cielo, la magia, el milagro y la esencia. Los que se apropian de todos los recursos creen que eso los lleva a algún lugar, hacia su evolución o trascendencia. Pero, ¿has visto alguna transferencia bancaria desde una cuenta hacia una tumba? Porque abundancia, no es acumular riquezas como nos han enseñado. La materia es asistente de la consciencia, por eso nadie puede llevarse nada, absolutamente. En cualquier caso, la materia podrá ayudarte en tu evolución. Porque la tierra es rica y abundante, lo da todo: Formas, colores, sonidos, olores, etc., y todas las maravillas que no pueden ver aquellos atados a lo material, que significa, atados a los miedos, a sus oscuridades. Y tu lado cuántico se abre cuando a cada paso que das y según tus necesidades, te va sucediendo la abundancia. Y cuando no necesites tu odio, ni tu oscuridad, ni tu lado ensombrecido, tus deseos se reducirán a un plano secundario. Quizá ya hayas levantado vuelo hacia lo infinito cuántico, o quizá aún estés postrado ante la materia.


El Tao cuántico

"Una mente que se ata a los diez mandamientos, no es una mente infinita, 
y una mente que no es infinita, no puede ver más allá de la materia"
Ramtha (Del Film: “¿Y tú qué sabes?)

La vida es un misterio, y lo que sí sabemos es lo que tenemos ahora: Cuerpo, Emociones y Pensamientos, y por otros estudiosos revelados, conocemos que hay centros energéticos a lo largo del cuerpo, que hay leyes que nos condicionan, tanto en la materia como en la energía. Nuestra consciencia nace impúber y es menester desarrollarla, a pesar del ruido social que está limitando constantemente nuestra realidad interior. Tao es un momento eterno, un espacio infinito, un único lugar existente. Y dentro de él habitamos todos, en permanente cambio, evolucionando. Porque cada cosa existente en ese Tao está siempre cambiando: las estrellas, las galaxias, planetas, formas y biosistemas; todo cambia y se transforma. Cada célula de tu cuerpo es Tao, ellas usan su propia inteligencia para conformar cada parte del cuerpo, y obedecen a tu red neuronal, si piensas óptimamente, estarás óptimo en todo tu ser; si decaes, todo declina. El Tao cuántico es comprender nuestra misión y función en la tierra, no más. El dinero, los bienes, y cualquier materia, no nos sirven para descubrir el lado cuántico de la vida. Es necesario el conocimiento certero, dar el salto hacia la nada, hacia lo impalpable, hacia la parte invisible de la existencia. La necesidad de que suceda algo sorprendente es parte de nuestro ego empobrecido y que no nos deja ver que vinimos a transmutar, desde un ser corpóreo transitar hacia un ser incorpóreo. No estamos terminados, conclusos, no; debemos forjarnos hacia adentro nuestro, si deseamos trascender la muerte. 

Conclusión


La materia es necesaria, como la energía; y ambas son dos formas diferentes de una misma raíz. El dinero es un instrumento de cambio, y no es un fin, sino un medio de supervivencia para nuestra vida. Entonces un coche suntuoso, lo vemos como un lujo separado de todo, y más allá de que fue creado por vanidad, pertenece a la naturaleza como todo lo que existe o todo lo que podamos transformar y crear. Los componentes de ese coche, chapa, pintura, motor y cada elemento fueron creados con elementos naturales o artificiales transformados de los anteriores. Así, todo lo que vemos alrededor creado por el humano, nació de lo natural. Pero para ser rico esencialmente, hay que ser abundante, creer en la vida, en uno mismo, tener alta la autoestima y no dejarse avasallar por los derroteros o las envidias. E igualmente, la miseria nace desde nuestra visión del mundo, con pensamientos cerrados y cómodos, y no de una mente infinita que es capaz de crear lo que desea. Por eso, cada ser vivo con cerebro, tiene una red neuronal básica que se desarrollará según sus pensamientos y emociones y vivencias corpóreas. Si mi mente es limitada, mi abundancia también; un perro no puede resolver una ecuación, porque su red neuronal no se lo permite. Un humano limita sus capacidades cuando no abre su mente y por eso se ata al materialismo, y no puede ver otro camino. No hay forma ni manera, que la tiranía del materialismo actual sobreviva a sus objetivos, porque la transformación está en marcha, el plan es otro, y ni los Tiranosaurios Rex con sus poderosísimas máquinas corpóreas de matar, han sobrevivido a sus propósitos. Los nuevos paradigmas científicos, alejados de viejas ideas religiosas y filosóficas, serán el ángel exterminador, que darán lugar a una nueva consciencia existencial y por ende, social. Por ello, cuántico, es ver más allá de lo tangible, pero conociendo que aun lo que puedo tocar, los objetos, lo existente, lo que siento y pienso, lo que soy, es absolutamente cuántico. Por eso, cuando mueras, lo único que quedará de ti en esta vida, será tu memoria en otros seres, y esa memoria, que es cuántica, pertenece al lado intangible de la existencia. 


EL LADO CUÁNTICO DE TU VIDA" - by Dr. Miguel D´Addario and Dr. Alfred Ripoll.
http://abreadoquines.blogspot.com.es

1 comentario:

  1. Para adquirir el libro EL LADO CUÁNTICO DE TU VIDA, EN:

    http://a.co/3cJbcvF

    https://www.createspace.com/6801551

    Saludos

    ResponderEliminar