sábado, 4 de julio de 2015

El Poder del Amor. Por Ashamel Lemagsa.



Amados…

Los senderos de la vida se cruzan…

A veces, nos encontramos con seres que nos extienden lazos…

Son lazos de amor, pero otras veces son los “lazos” propios del ego, que ofrecen ayuda, pero esa ayuda con una apariencia de suave lazo, se transforma en una cadena de pasión, de ira, de dolor y también de rencor…

Son nuestras respuestas, las que logran continuar con los lazos propios del corazón o cortar las cadenas del dolor…

Las cadenas se sanan y se cortan, se sueltan en el perdón!!!
Pues, es de Maestros soltar para sanar, sin culpas, sin miedo, soltar para crecer!!!

Ya es el tiempo…

Que las máscaras caen… para dejar ver los rostros de la verdad…

Son los rostros que deciden permanecer en las viejas estructuras del dolor, el miedo, la pasión del Ego y el silencio de la confusión.

También son los rostros de aquellos, otros, que aprendieron a recorrer sus propios senderos interiores de libertad, de alegría, de generosidad, de perdón, de compasión, de misericordia y ahora se muestran a la Luz de todos, sin miedo, con total serenidad y seguridad que ese es el verdadero camino de la verdad interior y de la paz.

Son los rostros de la esperanza del Hoy… el mejor momento, pues mañana es consecuencia del hoy y ayer fue un hoy que no regresa.

Entonces…

Hoy vivo mi propia libertad interior, que nada tiene que ver con las proclamas de libertad y paz globalizadas.

Tiene que ver con el corazón, con el palpitar del Amor en el fluir de la vida.

Tiene que ver con tú paz individual, con el Amor que tú tienes que dejar fluir desde el interior, bañando cada partícula de tu Ser, tanto físico como espiritual.

La Paz se construye desde nuestro corazón y desde él transformamos nuestra vida.

Permitir que el amor fluya como una corriente de vida vibrante, pura, luminosa Siempre!!!! Es el mejor ejercicio de auto sanación, que nos permite anclar definitivamente la Paz Interior.

Entonces…

Qué lleguen los huracanes, si tienen que llegar a nuestra vidas, nosotros los cruzaremos, sabiendo que la fuerza de nuestra Divinidad está contenida en nuestros corazones y es a través de nuestro Infinito Amor que lograremos llegar a mejor de los puertos… Dios.

Así, disolvemos el miedo, la confusión, las dudas, todo!!!

Así retiramos de nuestras vidas aquellas situaciones dolorosas que nada aportan de valioso, más que incrementar la desconfianza hacia los demás y las dudas hacia la capacidad innata de sortear los “huracanes”.

Nuestro Amor en expansión nos intensifica y nos potencia como Seres de Luz…

Nos abre nuevos caminos!!

Nos aleja definitivamente aquellas sombras que permanecen escondidas, tras las máscaras de mentiras “piadosas”, envidias “sanas”, ayudas para dominar, controlar o entorpecer nuestro avance hacia la libertad interior.

Amados…

Las aguas lentamente se están separando… a pesar de su lentitud se abren nuevos surcos entre las verdad y las mentiras; entre las luces y las sombras, tanto interiores como las exteriores.

Se caen los ídolos, se quiebran las estructuras, pues la Luz se abre camino, aunque algunos traten de ignorarla, otros intenten ocultarla como las nubes con el Sol…

Los fuertes vientos de la verdad arrastran y disuelven las nubes, para despejar el horizonte al Amado Sol, nuestro corazón viviente.

El corazón, siempre triunfa ante cualquier Ego, pues su energía es el Amor Ilimitado y nada ni nadie puede detenerlo en su expansión constante.

Es el Poder del Amor el que nos sana integralmente.

Es el Poder del Amor el que saca a la Luz… nuestras propias sombras, para sanarlas en el Amor Crístico.

Es el Poder del Amor el que nos enseña a descubrir dónde se encuentra la verdad, aunque no siempre se manifieste desde su misma esencia Divina.

A veces, la verdad se manifiesta, pero somos nosotros los que no estamos preparados para recibirla.

Todo es evolución, nosotros, somos una parte de ese todo, lo integramos, somos parte de él, pero lo percibimos como si fuera la totalidad, es el ego quien nos hace creer que esa parte ínfima es todo y nosotros los “únicos”.

Hasta que un día, el corazón se abre paso en el Amor hacia nosotros mismos, sin el Ego de por medio, es el instante de la verdad.

Cuando caen las mascaras, llega la verdad, las cadenas se cortan y los vientos del amor, disuelven las nubes del ego/mente.

Este es tu gran instante…
Disfruta del Amor ilimitado que llega a ti desde tu misma esencia Crística que se manifiesta en el Poder del Amor!!!

Hasta nuestro próximo encuentro…

Con Amor Ashamel Lemagsa.



1 comentario:

  1. Gracias Ana por este trabajo sobre el Amor. Enhorabuena y un abrazo

    ResponderEliminar